<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Crisis sectorial obliga a Renault a salir de Venezuela

Dos intentos fallidos por reiniciar ensamblaje y tres años sin recibir licencias de importación hicieron mella en el aguante de la firma francesa, que buscará un socio que represente la marca en el depauperado mercado local.

Crisis sectorial obliga a Renault a salir de Venezuela

Luego de tres años sin recibir autorización alguna para importar vehículos terminados y tras el fracasado intento por restablecer el ensamblaje en el país, la automotriz francesa Renault decidió cesar sus operaciones en Venezuela y estaría en la búsqueda de un socio que asuma la representación de la marca en el mercado local.

La información extraoficial –voceros de la empresa no estuvieron disponibles para declarar- se da a conocer luego de que la filial de la firma europea redujera al mínimo el personal en su filial nacional, que desde el año pasado quedó reducido a apenas tres jefes de área (Operaciones, Mercadeo y Calidad) y un pequeño grupo de asistentes.

“Desde diciembre pasado cesamos nuestra relación con Renault cuando no se renovó el contrato por dificultades financieras”, señaló Alexander Ferrer, director de Open Mind, firma que por más de una década manejó las comunicaciones de Renault en el país, y quien afirmó desconocer cuántas personas laboran en la vapuleada sucursal criolla.

De acuerdo con la publicación especializada La Guía del Motor, Renault Venezuela estaría en la búsqueda de un socio que represente a la marca en el país, toda vez que por ley las firmas automotrices están obligadas a prestar servicios de posventa por al menos 10 años después de su retiro del mercado.

– Intentos fallidos –

Como la mayoría de las marcas importadas, Renault ha sentido los embates de la más fuerte recesión que vive la industria automotriz local en más de 50 años. De hecho, en 2014 y en lo que va de 2015 la firma no ha vendido un solo vehículo, luego que en 2012 le fueran entregadas las últimas licencias para el arribo de unidades terminadas.

No obstante, en 2013 el gobierno entregó a la empresa permisos especiales para la importación de 468 unidades ensambladas en Colombia, lote que fue entregado directamente para su adjudicación a través del estatal programa Venezuela Productiva.

Con casi 60 años de presencia en Venezuela, Renault llegó a convertirse en la marca importada de mayor venta en Venezuela luego de que en 2007 (año récord del mercado) llegó a colocar 28.430 unidades, cifra que significó 8,4% de las colocaciones de vehículos importados y 5,7% de las ventas totales para ese año.

Representada desde sus inicios en 1956 por la empresa Automóvil de Francia, a principios de la década de los años 60 Renault establece un convenio con el venezolano Grupo Covenal para iniciar el ensamblaje de vehículos, producción que mantuvo hasta 1991, cuando los nuevos dueños de la firma deciden prescindir de la producción local y dedicarse a la importación.

Sin embargo, el arraigo de la marca es tal que en 2009 Renault Venezuela firmó un preacuerdo con la filial local de la productora china Great Wall para el establecimiento de una planta de ensamblaje conjunta, proyecto que requería inversiones de unos 55 millones de dólares y estaría listo en 2012. No obstante, el gobierno nunca autorizó a Great Wall para iniciar la producción y terminó por expropiar de manera forzosa las instalaciones para ampliar la producción de la ensambladora estatal Chery Venezuela.

A finales de 2012 y esta vez con el propio gobierno como socio, Renault anuncia su intención de establecer una planta de ensamblaje mixta, empresa en la que la francesa haría toda la inversión y el Estado sería propietario del 51% del total accionario. Pero al igual que en la anterior oportunidad, la intención nunca llegó a concretarse y el proyecto fue abandonado.

En los últimos 50 años, Renault ha vendido más de 130.000 unidades en Venezuela, de las cuales unas 60.000 fueron vendidas entre 2005 y 2013.La firma llegó a tener una red de 23 concesionarios, de los cuales unos seis cerraron sus puertas o cambiaron de ramo en los últimos cinco años.

 

Lecciones bolivianas

Sencillo y simplista es ver el resultado de las elecciones en Bolivia desde la óptica polarizante. Ramón Guillermo Aveledo propone otra mirada que permite, incluso, extraer un aprendizaje. O varios: para cada bando hay