Cristiano Ronaldo no recomienda el refresco pero sí el pollo frito

Cristiano Ronaldo condenó, ante la mirada pública, el consumo de un refresco de cola que es patrocinante de la Eurocopa y le provocó pérdidas por 4.000 millones de dólares. Pero hace poco recomendaba el consumo de pollo frito, y de un balde entero. Paradójicamente, la gran ganadora es Pepsi-Cola

Cristiano Ronaldo no recomienda el refresco pero sí el pollo frito

Con una acción y una frase, Cristiano Ronaldo criticó el consumo de refresco de cola. Pero hace pocos años, recomendaba el consumo de pollo frito, y no de una pieza: de un balde entero.

En la previa del partido de la Eurocopa entre Hungría y Portugal, justo antes de empezar la rueda de prensa, Cristiano Ronaldo retiró las dos botellas de Coca-Cola que habían puesto delante de él. La marca de refresco es patrocinante del evento deportivo. Hasta ese momento, se entiende lo que hizo: el cotizado futbolista está protegiendo su imagen comercial. Coca-Cola no es su cliente, así que no está dispuesto a que lo fotografíen con las botellas.

El problema vino después, cuando Ronaldo mostró su botella de agua y dijo “Agua. Coca-Cola no”.

La recomendación saludable contra Coca-Cola resulta paradójica cuando lo vemos comer, feliz, un tobo de pollo frito KFC y luego decir “so good” (muy bueno). Y fueron varios los comerciales de la marca de comida rápida donde aparece el llamado CR7. Es lógico que haga todo eso: KFC sí era su cliente.

Por cierto, en todos los videos de los comerciales de KFC y Cristiano Ronaldo aparece un enorme vaso lleno de refresco de cola.

Pepsi, ¿ganadora?

Paradójicamente, el gran ganador de todo es Pepsi-Cola, archirrival de Coca-Cola, que aumentó su valor en bolsa. También en las redes sociales, algunos usuarios concluían que prefería Pepsi.

También se viralizó una imagen de Pepsi, en la que sin hacer referencia a nada, jugaba con la imagen inducida. Un muñequito tipo vudú, vestido con el color rojo tradicional de Coca-Cola, aparece tirado en un riel de tren. Y arriba dice “Pepsi Max”.

A contar calorías

Según la Tabla de Composición de Alimentos de Uso Práctico, elaborada por la nutricionista venezolana Bethania Blanco, 100 ml de refresco carbonatado con azúcar tiene 48 calorías. Las botellas que Ronaldo tenía enfrente tenían unas 250 ml cada una. Total, 500 ml. El vaso con refresco de los comerciales de pollo frito, también tienen una cantidad similar.

Según el portal nutricional FatSecret, 100 gramos de pollo rebozado y frito tiene unas 273 calorías. Eso equivale, aproximadamente, a una pieza grande. El tobo de los comerciales trae unas 12 piezas. Este mismo portal calcula las calorías de la Coca-Cola en 44 por cada 100 ml, casi lo mismo que la nutricionista venezolana.

Además de KFC, el jugador también ha sido imagen de productos como Herbalife (lo que le valió críticas en redes sociales) y de la marca de panes y bollería Bimbo.

Las pérdidas de un sponsor

Un futbolista de la talla de Cristiano Ronaldo tiene derecho a proteger su imagen a nivel comercial, pero no a costa de marcas que patrocinan el evento donde juega. Y sus palabras “Coca-Cola no” le causaron al sponsor de la Eurocopa una pérdida de 4.000 millones de dólares en el valor de la compañía.

Quince horas después del gesto de Ronaldo, abrieron las bolsas de valores europeas. Y la pérdida en la acción de Coca-Cola fue continuada.

Según el diario Marca, la acción de Ronaldo “provocó una brutal caída del 1,6% para la compañía”. Añadió que, en términos económicos, “Coca-cola pasó de valer 242 mil millones de dólares a 238 mil millones”.

Es posible que Cristiano Ronaldo, al retirar las botellas de refresco y decir que tomen agua, estaba pensando más como papá que como un influencer. Ya alguna vez había contado que le preocupaba la afición de su hijo mayor a la “Coca-Cola y la Fanta” (además de las papas fritas y el chocolate, según el portal Mujer Hoy). Pero las consecuencias de su acción quedan, y son importantes.

Pogba lo copia

Cristiano Ronaldo es un verdadero influencer, y sus acciones no solo repercutieron en la economía de las marcas sino, también, en algunos jugadores.

Ayer, Paul Pogba, oriundo de Costa de Marfil que juega con la selección francesa, retiró la botella de la cerveza Heineken del atril desde donde daba la rueda de prensa en la Eurocopa.

Pogba lo hizo sin la decisión de Ronaldo. Primero miró para los lados, como buscando aprobación. Luego quitó la botella de cerveza pero… dejó las de Coca-Cola. Y no dijo nada. Se quedó mirando con la boca semiabierta.

La UEFA, evidentemente, tiene un serio problema con sus carísimos patrocinantes.

Falta ver si Coca-Cola tomará alguna acción legal contra la UEFA o contra el jugador porque, realmente, pagó un caro patrocinio para que le hicieran una “antipublicidad”.