<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

¿Cuáles son señales de riesgo a estar atentos para prevenir el suicidio adolescente?

Cuando alguien llega a pensar en algo tan extremo como el suicidio, es que hay algo muy grave detrás. Por eso, es importante que haya una respuesta a tiempo y que el entorno familiar, el contexto más cercano, esté muy atento a las señales de riesgo. Cada persona es un mundo y estas señales no tienen por qué ser siempre las mismas, pero sí hay ciertos comportamientos a los que se puede estar atento para prevenir consecuencias más graves.

¿Cuáles son señales de riesgo a estar atentos para prevenir el suicidio adolescente?

Las señales ante una posible depresión son la bandera de alarma. El suicido ha sido considerado un tabú durante mucho tiempo. Se decía que hablar de ello podía generar un efecto llamada y, por este temor, era un tema silenciado. Y si hablamos de suicidio adolescente, incluso peor. Sin embargo, en los últimos años se empezó a hablar del tema como un problema de salud pública que hay que reconocer y que hay que solucionar. Y para ello, lo primero y lo más importante es la prevención.

Durante el confinamiento, las llamadas de adolescentes a la Fundación ANAR en España sobre ideaciones e intentos de suicidio crecieron de una manera preocupante, pasando del 1,9% de media el año pasado al 8% de las consultas en este periodo, según explica para The Objective la directora del teléfono ANAR, Diana Díaz.

«Es un dato muy significativo, porque las situaciones que se estaban dando durante este tramo eran muy extremas, eran muy graves, muchos de los menores de edad no encontraban dentro de su entorno más cercano el apoyo necesario, la salida que necesitaban por algún problema grave», dice Díaz haciendo referencia a la crisis por la COVID-19 en España, pero lo que ya es una situación extrapolable –aunque en sitios con un nivel más crítico– a muchos países del mundo.

Cuando alguien llega a pensar en algo tan extremo como el suicidio, es que hay algo muy grave detrás, insiste. Por eso, es importante que «haya una respuesta a tiempo» y que «el entorno familiar, el contexto más cercano, esté muy atento a las señales de riesgo».

Cada persona es un mundo y estas señales no tienen por qué ser siempre las mismas, pero sí hay ciertos comportamientos a los que se puede estar atento para prevenir consecuencias más graves.

Aislamiento social

Algo a lo que los padres deben prestar atención, explica Díaz, es a las relaciones sociales de los adolescentes, en concreto a si estas empiezan a ser más escasas de lo habitual. «El aislamiento es muy sintomático». Por eso, llama a estar atentos si el adolescente deja de salir o hablar con sus amigos, si cada vez se relaciona menos o solo lo hace a través de las redes sociales, porque puede ser un síntoma de que algo está pasando.

En esto coincide Fernando González, psiquiatra y presidente de Sepyna, una de las dos sociedades específicas de psiquiatras y psicólogos infantiles en España. «Uno de los elementos de observación es que haya cambios bruscos en el carácter que conlleven un aislamiento brusco, el chico está mucho más metido en su mundo, que deja de salir, este aislamiento es un síntoma grave», señala.

Las señales de riesgo a las que debemos prestar atención para prevenir el suicidio adolescente 1

Foto: Varun Gaba | Unsplash

Cambios bruscos de ánimo e impulsividad

Otra señal de que la persona puede estar experimentando sufrimiento son los cambios de ánimo bruscos. «Los padres pueden detectar eso, si lo encuentran más retraído, más melancólico, más aislado», dice Díaz.

Normalmente, los cambios de ánimo relacionados con los intentos o ideas de suicidio suelen ir en esa dirección, señala Díaz, pero también puede ser que estén más irritables, o más impulsivos. «Hay muchos adolescentes que tienen una conducta más impulsiva de la cuenta, y la impulsividad puede ser peligrosa», apunta.

Sobre esto, González señala que «hay otro tipo de conductas bruscas, como que de repente ante una situación de enfado se autolesione, o empiece a dar golpes y rompa cosas, que tenga un comportamiento violento importante».

También puede ocurrir, en adolescentes que tienen ideas de suicidio, que «se pongan en situaciones de grave riesgo, aunque no tengan un componente en principio claramente suicida, como, por ejemplo, una fuga del hogar», señala González.

Demasiado tiempo en internet

Hoy en día es habitual que un adolescente pase mucho tiempo en internet, pero es importante prestar atención a si ese tiempo aumenta o sustituye a otras actividades.

«Se produce un efecto llamada entre los propios adolescentes, que están utilizando internet para encontrar chats, foros, personas que hablan de este tema como una justificación, como la salida de un problema, como un modo de operar adecuado», advierte Díaz.

Consumo de sustancias

Otro aspecto que destaca el psiquiatra especialista en infancia es el consumo intenso de algunas sustancias. «El cannabis fundamentalmente suele ser una forma de apagar el sufrimiento», explica.

Esto suele tener «un componente de evitación o de negación de ese malestar», explica González.

Las señales de riesgo a las que debemos prestar atención para prevenir el suicidio adolescente 2

Foto: GRAS GRÜN | Unsplash

¿Qué podemos hacer ante estos signos?

Lo más importante, según señalan ambos expertos, es buscar ayuda especializada. Tanto si ya ha ocurrido un intento de suicidio como si solo son señales que nos han llamado la atención, «como padre, como familia, debo pedir ayuda a profesionales siempre», señala Díaz. «Este tema se tiene que tratar siempre de manos de psicólogos expertos en temas de suicidio», insiste, y apunta que el teléfono ANAR está siempre disponible para ofrecer apoyo tanto a los adolescentes como a la familia.

«Tenemos que dar un mensaje de que efectivamente existen recursos», dice la directora del teléfono ANAR. «Los recursos existen, hay que potenciar lo que ya existe para que se conozca, porque muchas veces no se conocen».

En la sanidad pública, defiende González, estos casos «se consideran una prioridad». «Hay que tomarlo como especialmente importante y debe ser una responsabilidad también de los sistemas públicos priorizar eso por delante de la atención a otro tipo de demandas o problemas».

Por su parte, Díaz añade que es importante también no evitar el tema y, en caso de que el adolescente verbalice ideas sobre desaparecer, no continuar con su vida o comentarios similares, hablarlo y no pasarlo por alto. «Tener esa conversación no va a motivar más a esa persona, eso es un mito. Si una persona me da pistas de que se encuentra muy mal y de que está pensando en suicidarse, en desaparecer, es muy bueno abrir la vía del diálogo serenamente».

«Muchas de las personas que se encuentran mal en ese momento y están pensando en desaparecer no están encontrando una persona que le dé una respuesta, que les escuche, que se siente tranquilamente a hablar, a buscar la solución, y eso es lo que se necesita muchas veces, hablar del problema que está detrás, hablar de para qué has pensado en el suicidio, el para qué es lo importante», añade.

Este artículo fue publicado originalmente en The Objective.

Informe ONU: El poder encubre caso de joven violado con un fusil por la GNB

Un hombre de 21 años fue violentado sexualmente tras ser detenido y golpeado en el marco de la represión a las protestas ciudadanas de 2014 en la ciudad de Valencia. El informe "Conclusiones detalladas de la Misión internacional independiente de determinación de los hechos sobre la República Bolivariana de Venezuela" incluye el caso en su recopilación de violaciones a los derechos humanos durante el gobierno de Nicolás Maduro