Cuánta importancia tienen los módulos

Cuánta importancia tienen los módulos

25 módulos de trabajo cumplió la selección venezolana Sub 20 que alcanzó el inolvidable subcampeonato del mundo en Corea del Sur en 2017. Más de dos años de preparación (sin contar el tiempo previo de reunión cuando la misma selección fue categoría Sub 17) que comenzaron con encuentros para identificar quiénes podrían integrar el combinado nacional y luego para dar forma ya al plantel que acudiría primero al sudamericano de la categoría y luego a la cita orbital. El camino es complicado. Son muchas semanas de trabajos, de compartir concentraciones, de aislamiento muchas veces. Dos años reunidos recibiendo la navidad y el nuevo año con un grupo de compañeros y no con la familia. Una batalla sana entre los que están, primero por quedar entre los elegidos y luego por ser titulares. El tiempo aquí juega un papel vital. Además, en una edad en la que la cabeza está en plena captación de información y formación de la personalidad, la orientación del cuerpo técnico es esencial para acompañar la integralidad del crecimiento del jugador, no solo con el balón en los pies, sino también como un ciudadano ejemplar. Hay mucho de por medio en una concentración de preparación y en los módulos. Más allá de la inversión económica que puede hacer la FVF con el apoyo de los clubes, ahí se respiran valores, experiencia, trabajo, rodaje, familiarización, compañerismo, aprendizaje, entrenamientos, compartir. Ha quedado por demás demostrado, que todo ello conduce al éxito. Para los técnicos, sirve para conocer, trabajar en las deficiencias, pulir las virtudes, consolidación de la identidad de juego, ensayos, asimilación de ideas. Hay tantos elementos que benefician no solamente al país o a la selección, sino al mismísimo futbolista. Es lógico que los clubes, propietarios de la ficha de los jugadores, entidades que les pagan sus salarios, pretendan retenerlos si los módulos coinciden con compromisos de competición. Sin embargo, en la mayoría de los casos, les conviene que los suyos sean llamados, por la revalorización de su ficha. Para muestra, Wuilker Fariñez: el meta prácticamente no vio acción en el Torneo Apertura (Eduardo Herrera fue figura en el arco de Caracas ante su ausencia) y su figura se disparó gracias a sus actuaciones con las selecciones que defendió, luego de pasar semanas enteras en distintos módulos de trabajo. Valió la pena. Sin embargo, hay quienes no lo entienden así. En el último módulo Vinotinto Sub 20 (el 14°, celebrado en Acarigua), no estuvo el jugador de Zamora Christian Makoun. Es la segunda ocasión en que el futbolista se ausenta de un módulo, sin cumplir los requisitos necesarios para obtener un permiso (solicitar de manera oficial a la FVF la no convocatoria por una causa justificada). El jugador se encuentra fuera del país realizando una prueba, luego de obtener su nacionalidad belga. La pretensión es que Zamora pueda vender pronto al codiciado y polivalente muchacho, algo por demás comprensible, sin embargo son cada vez menos los partidos que disputa con su club (4 titularidades en 6 encuentros de 14 que ha jugado el club barinés en el Apertura), no realizó la pretemporada completa (un viaje a Europa a comienzos de año fue el motivo) y no asistió a dos módulos de selección para los cuales ha sido convocado. Prácticamente no juega. Si bien es cierto que los intereses en la proyección de la carrera del futbolista son por demás legítimos, también es verdad que se deben cumplir todas las formalidades exigidas por las selecciones nacionales y no menospreciar un llamado a un “simple módulo” por cualquier otro factor. Evidentemente se están pasando por encima una serie de formas que deben ser respetadas, así como el beneficio que para el propio Makoun puede servir mostrarse con la Selección Nacional, la mayor vitrina que pueda tener un futbolista venezolano luego del histórico logro en 2017. No es coartar la proyección de nadie. Es simplemente mantener un orden, respetar los mecanismos. Hay jugadores que están haciendo un esfuerzo enorme para vestir la camiseta de la Selección (el pasado lunes 23 de abril los jugadores de Mineros y Carabobo se trasladaron desde Puerto Ordaz a Acarigua luego del partido para poder estar en el módulo, un viaje realmente agotador) y también merecen respeto. Los módulos han sido una conquista muy importante de los seleccionadores ante la FVF que han brindado resultados palpables. Desaprovecharlos no debe estar en el presupuesto de nadie.]]>

Alberto Arvelo, un cineasta seducido por los desafíos creativos / Entrevista

El director venezolano no solo se aventuró a registrar, en tiempo real, la última aventura artística y obra “imposible” del maestro Carlos Cruz-Diez, a través de su fascinante documental Free Color. Además, junto a Gustavo Dudamel, recientemente lideró en Los Ángeles el montaje de la ópera Fidelio, de Beethoven, que por primera vez en la historia pudo ser escenificada y presenciada por una audiencia con discapacidad auditiva.

"Top Gun: Maverick", el poder del entretenimiento

La película de Joseph Kosinski es el blockbuster definitivo. Ese parece ser el objetivo de una producción que se sostiene sobre una vitalidad asombrosa, ajena al posible ingrediente de nostalgia. Tom Cruise, que recibió una ovación de seis minutos en Cannes y un reconocimiento a su carrera, emerge como un héroe cinematográfico fuera de lo común