¿Cuánto más falta?

El valor del trabajo, el respeto a la propiedad, la importancia de la educación: perdido, extraviado todo en la maraña de la propaganda y la manipulación oficial. ¿Así seguiremos o se detendrá esto? Es lo que se pregunta Carolina Jaimes Branger

¿Cuánto más falta?

El punto de inflexión entre el antes y el después de Venezuela fue para mí la invasión a la finca-posada de la familia Quintero en Caruao. Porque lo que sucedió allí no fue una invasión cualquiera: fue la negación de toda decencia y de todos los sentimientos que honran la condición humana. Una aberración en todo sentido. Los invasores no eran anónimos: eran “amigos de la casa”, conocidos de toda la vida. Contertulios y copartícipes de celebraciones y festividades, que de la noche a la mañana se constituyeron en enemigos acérrimos y castigadores empedernidos de esa familia que sólo le ha hecho bien a la comunidad de Caruao. Según el relato de la nieta, Arianna Arteaga Quintero, por la saña y la violencia mostradas, parecía que esas personas estuvieran vengando algún terrible agravio.

Ese agravio intolerable es el ser personas de bien y parecerlo. Ser propietarios de lo suyo y emplearlo con sentido de beneficio propio y colectivo. “Terratenientes”, “oligarcas”, “escuálidos”. Ecos del mismo discurso de odio que nos han restregado en la cara día tras día. No hay noción de méritos, ni de trabajo honrado ni atisbo de respeto a lo que se ha producido y ganado con sudor, lágrimas y a veces hasta con sangre. El que piense distinto es culpable y hay que arrasar con todo. Y si se resisten, “les quemamos la casa con ustedes adentro”.

¿Y las autoridades? El gobernador de Vargas, general García Carneiro, declaró que los Quintero “tendrían que negociar”. ¿Negociar qué? ¡No hay que negociar lo que es propio! Me pregunto: si el invadido hubiera sido un chavista pesado ¿se hablaría de “negociar”?… Esto que vivimos desde hace casi veintitrés años es abyecto, perverso, vil.

No me queda duda de que los jerarcas del chavismo tendrán que responder ante la Historia por haber desvalorizado la educación y el trabajo. Porque un país se construye educando y fomentando el trabajo, exactamente lo contrario que ha hecho este régimen. Usar la ignorancia y la fuerza como métodos de subyugar al pueblo es un crimen. Crearle la falsa ilusión de que todo lo resuelve el gobierno y que lo que uno no tiene fue porque otro se lo quitó, es simplemente vil. Esa concepción rentista exacerbada nos ha convertido a todos en pobres. En el mundo hay países ricos en recursos naturales que nadie se explica cómo ni por qué son países pobres: suscitan lástima. Entre estos últimos, por desgracia, se encuentra Venezuela.

Las injusticias no se solucionan creando otras injusticias. Se solucionan resolviéndolas. El problema de Venezuela no se trataba de sustituir unas elites corruptas por otras aún más corruptas y más voraces, porque tenían más años esperando meterle mano al botín. Cada día se hace más patente que los “revolucionarios” no querían resolver la injusticia, solo querían “agarrar el coroto” y no soltarlo. Pero para no soltarlo tenían que poner en marcha un engranaje sofisticado de dominación en lo que los cubanos son expertos.

Cada vez que alguien dice que los chavistas son brutos, ineficientes, ignorantes, me pregunto si esa persona habrá entendido el meollo del asunto. Los chavistas están haciendo a la perfección lo que se propusieron hacer desde el primer golpe de 1992: acabar con el statu quo para someter a la población. Y cada vez se acercan más a lograrlo. ¿Qué creen ustedes que pasó en Cuba? ¿Qué creen que ha pasó en Corea del Norte? ¿En Camboya? La fuerza bruta reprime para embrutecer a la fuerza. Se crean enemigos externos, consignas, la propaganda es vital. La receta es la misma en todas partes.

Las misiones “educativas” repartieron diplomas sin impartir conocimientos, pero crearon la falsa ilusión como aquella del espantapájaros del Mago de Oz. A los docentes buenos no se les dieron incentivos, sino desalientos. ¿Para qué ser profesor? ¿Cuánto gana un profesor? ¿Cómo sobrevive un profesor?…

Si se trata de hacer “justicia social” tendrían que empezar por abajo. Porque lo que están haciendo es decorar una torta que no está hecha. Y están poniendo la torta. Otra torta más. Ya habrá quien diga que “qué es una raya más para un tigre”. Pero en educación, más que en ningún otro sector, cada raya cuenta, porque cada raya es una raya. La educación es un tema demasiado importante, demasiado medular, demasiado serio para convertirlo en un instrumento de proselitismo político. Las tortas en educación andan por la calle y muchas ocupan cargos públicos, por desgracia. Y el que paga es el país…

En cuanto al trabajo, ¡qué desgracia cómo perdió su valor! Empezando por la descalificación y atropello en contra de quienes tienen algo porque se lo han ganado por laboriosa brega, pasando por el “yo robaría si mis hijos tuvieran hambre” (¿por qué no trabajar, en vez?), la arbitraria y corruptora inamovilidad laboral y terminando por las misiones y las cajas CLAP, que en vez de ser un apoyo y complemento, sustituyeron el trabajo, bajaron el nivel de vida y crearon a un grupo de personas que piensan que el Estado les debe dar todo, desde la casa hasta el papel toilette.

La falta de incentivos mató al comunismo europeo. Aquí, gracias a los altos niveles de ignorancia, todavía falta. ¿Cuánto? Dependerá de los niveles de sinvergüenzura –ganar sin trabajar- y ambiciones –educarse para prosperar- de los venezolanos.

"Esta enfermedad es un infierno. Te atrapa y te va consumiendo"

Wilson Díaz tiene 54 años y padece de síntomas asociados a la ansiedad. Vive en una comunidad rural fronteriza de Táchira, donde se habla muy poco sobre salud mental. El desconocimiento sobre enfermedades psiquiátricas reina y quienes las padecen son víctimas del estigma por parte de una sociedad que lucha por otras necesidades básicas. Esta es su historia tras recibir ayudar de Médicos Sin Fronteras

Libertadores: Es hora de atacar la causa del “casi”

¿Qué es lo que pasa? ¿Somos malos? ¿No somos competitivos? Yo estoy convencido que el asunto pasa por tema de actitud, de enfoque, de personalidad. Parecería irresponsable apelar a intangibles como la raza, la cultura futbolística y otros elementos no cuantificables o calificables, pero también tiene algo de eso | Por Carlos Domingues