<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Cuba celebra 60 años de revolución en una América Latina que gira a la derecha

Fuente de inspiración para la izquierda de América Latina, la revolución cubana conmemora hoy su 60 aniversario, confrontada a dificultades económicas y cada vez más aislada ante el avance del modelo liberal capitalista en la región.

Por azar del calendario, esta histórica conmemoración coincide con la investidura del ultraderechista Jair Bolsonaro en Brasil, un país que se vuelca a la derecha, como lo hicieron antes Argentina, Chile y Perú.
Santiago de Cuba, en el sureste del país,  llamado la “cuna de la revolución”, acogerá el acto central de las festividades, que se anuncian discretas y sin dignatarios extranjeros, con un esperado discurso del expresidente Raúl Castro hacia las 5:00 pm, hora local, en el cementerio que guarda las cenizas del padre de la revolución cubana, Fidel Castro.
Raúl estará acompañado por el nuevo presidente Miguel Díaz-Canel, de 58 años de edad, que lo reemplazó en abril y quien, a diferencia de los hermanos Castro, no combatió a la dictadura de Fulgencio Batista.
“60 Y Más. Viva la Revolución Cubana, Viva Cuba (…) Felicitaciones para el pueblo cubano en el nuevo año”, tuiteó el lunes Díaz-Canel.
Pero ¿hay razones para festejar? “El legado histórico de la Revolución Cubana parece muy desgastado, tanto desde el punto de vista político como económico”, señala Jorge Duany, director del Instituto de Investigaciones Cubanas de la Universidad Internacional de la Florida.

Nuevos desafíos

Más crítico que Duany, el opositor Vladimiro Roca asegura que la revolución se va a extinguir por su propio peso: “En primer lugar, ya la juventud está cansada, no cree en nada de esto, y en segundo ya no tiene apoyo ninguno en el exterior”.
Amada y odiada, los seguidores de una revolución que inspiró a la mayoría de los movimientos de izquierda en América Latina destacan sus logros en educación y salud, pero sus críticos le achacan un desastroso manejo de la economía, la falta de libertades civiles y la existencia de presos políticos.
Tras un 2018 marcado por dificultades económicas, Díaz-Canel auguró en Twitter que éste será un año de desafíos, combate y victorias.
El gobernante sostiene que la batalla más importante es la economía, que apenas creció 1,2% en 2018, muy por debajo del 5% necesario para impulsar el desarrollo económico de la isla, según expertos locales.
Otrora primer productor mundial de azúcar, la isla debió importarla recientemente desde Francia. Y en los finales del año los cubanos enfrentaron la escasez de harina y huevos.
“Cada año el gobierno importa alrededor de 2.000 millones de dólares en alimentos y estos gastos no resuelven la seguridad alimentaria en el país”, subraya Marlene Azor, exprofesora de la Universidad de La Habana, en un informe del Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina.
«El modelo de ‘bienestar’ que se exportó durante décadas por el gobierno de Cuba como paradigmático de desarrollo demostró su estancamiento y regresión a partir de la pérdida de los subsidios soviéticos y del resto de los países del bloque comunista de Europa del Este», dijo Azor.

Nueva Constitución

Para actualizar el modelo económico, Cuba someterá a referendo el 24 de febrero una nueva Constitución, que reconoce el papel del mercado, la propiedad privada y la inversión extranjera en su economía.
Sin embargo, la nueva Carta Magna asegura que Cuba jamás retornará al capitalismo, y ratifica el destino comunista de su sociedad y el sistema de partido único.
Enfrentada a la política hostil de Donald Trump y el recrudecimiento del embargo que Washington aplica contra la isla desde 1962, el panorama de los aliados de La Habana no es nada halagüeño: Venezuela está en una profunda crisis y lucha para asegurar sus entregas de petróleo a la isla.
Y si bien el presidente Vladimir Putin calificó el domingo a Cuba como un socio estratégico y aliado de confianza, en sendos mensajes enviados a Raúl Castro y a Díaz-Canel, no está dispuesto a subsidiarla como lo hizo la Unión Soviética. Tampoco lo hará China.
Finalmente, Corea del Norte, país que visitó Díaz-Canel en noviembre, planea firmar en enero un acuerdo de comercio y colaboración en La Habana, según la agencia oficial Prensa Latina, pero en la mira de Estados Unidos y la comunidad internacional ¿Que tanto podrán cooperar la isla y el aislado régimen comunista de Asia? Ciertamente, no se vislumbra el fin, pero tampoco un avance de la revolución.]]>

TSJ acuerda despojar a Guaidó de presidencia del Parlamento

El máximo tribunal, que nunca ha fallado en contra de las peticiones del resto del chavismo, declaró al diputado Luis Parra como presidente de la Asamblea Nacional (Congreso) y despojó de su cargo a Juan Guaidó. También prohíbe la existencia de lo que califica como "parlamento virtual"