Cuerpos de seguridad venezolanos y guerrilla abusan de los migrantes en la frontera

La dirigente nacional de Primero Justicia Karim Vera, reiteró el llamado a la comunidad internacional para que fije la mirada en la frontera venezolana con Colombia, donde -denuncia- se están violando los derechos de los venezolanos que a diario huyen el país en busca de una libertad que en muchos casos no logran alcanzar

Cuerpos de seguridad venezolanos y guerrilla abusan de los migrantes en la frontera

La actuación irregular de los cuerpos de seguridad venezolanos que hacen vida en los municipios limítrofes con Colombia fue denunciada por la dirigente nacional de Primero Justicia (PJ), Karim Vera, durante una rueda de prensa este jueves en Caracas: a los venezolanos que caminan kilómetros para llegar a la frontera los someten a vejaciones que van desde el tráfico de drogas hasta la prostitución -advirtió- todo auspiciado por funcionarios de seguridad quienes tienen un complot con grupos irregulares.

“Los pasos fronterizos informales se han convertido en pasillos de reclutamiento de venezolanos por parte de la guerrilla, quienes utilizan a los llamados caminantes, bien sea para actos delictivos o para trata de blancas y la prostitución de las mujeres», denunció Vera: «Los pasos ilegales hacia Colombia, conocidos como trochas, se han convertido en grandes burdeles, donde incluso nuestros hermanos venezolanos están sometidos al tráfico de drogas, auspiciado por algunos funcionarios de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana y la policía”.

La dirigente política dijo que en los límites entre Venezuela y Colombia la actividad comercial, «por así llamarlo», es muy activa, teniendo en cuenta que entre los militares y policías venezolanos y los grupos irregulares se maneja el cobro, no solo por el traslado de mercancía, también por el paso de ciudadanos de un lado a otro de la frontera.

«Frente a ese escenario, los ciudadanos se encuentran indefensos,. No tienen dónde acudir para formular denuncias respecto al tráfico de personas y al mismo reclutamiento por parte de la guerrilla porque quienes deben velar por la seguridad del país están en contubernio con los grupos al margen de la ley».

El Táchira en caída

Por otro lado, la dirigente de Primero Justicia se refirió al estado de decadencia en el que se encuentra el Táchira, situación que catalogó como inhumana: «El salario mínimo no llega ni a un dólar, la gente se está muriendo de hambre y para colmo llegaron las lluvias y con ellas el desastre y desespero para quienes no tienen un hogar en buenas condiciones donde vivir».

Otro de los desastres con los que tiene que lidiar la población tachirense es el cierre de los puentes internacionales que unen con el departamento colombiano Norte de Santander, lugar al que acude una migración pendular a diario, situación que genera la desesperación de la gente por salir o entrar al territorio, al punto de llevarlos a exponer hasta sus vidas y pasar por cualquier vía e incluso atravesar el río Táchira cuando el caudal está crecido, exponiendo la vida y en algunos casos perdiéndola.

Un llamado urgente hizo Karim Vera nuevamente a la comunidad internacional a que fije los ojos en lo que está ocurriendo en las zonas fronterizas de Venezuela: «Es muy grave lo que está ocurriendo, no podemos acostumbrarnos a evaluar el lamentable escenario como simple estadística, es necesario tomar acciones contundentes para que cesen los abusos que están llevando a los venezolanos a estar sometidos a más miseria de la que buscan escapar, en donde algunos ni siquiera logran alcanzar la anhelada libertad”.

ONU determina que sistema de justicia también viola Derechos Humanos en Venezuela

Entre los casos impunes que la Misión revisó se encuentran los que documentó en 2020 que involucran a fuerzas de inteligencia del Estado que sometieron a detenidos de ambos sexos a desapariciones forzadas de corta duración, tortura, incluida la violencia sexual, y ejecuciones extrajudiciales. No se encontró evidencia de que funcionarias y funcionarios de alto nivel hayan sido investigados o procesados en estos casos, ni en ningún otro que haya investigado desde entonces.