De Interés

El Taller Experimental TET celebra 50 años haciendo del teatro una forma de vivir

Este año se cumplen 50 años desde que el Centro de Creación Artística (Taller Experimental de Teatro ) conocido por sus siglas como TET llegó para marcar el panorama teatral venezolano. Con una propuesta que concibe al teatro como un espacio de investigación y creación escénica integral, Guillermo Diaz Yuma, su actual director anhela una sede propia para dar cabida a los sueños por venir.

Publicidad
El TET, templo del teatro venezolano, E celebra 50 años de labor ininterrumpida

Si usted se acerca en Caracas por los lados de la iglesia San Pedro en Los Chaguaramos -pequeña réplica de la original en el Vaticano- podrá encontrar hacia la fachada sureste una entrada y una escalera que conduce a una suerte de cripta. Pero este lugar es en realidad una liberadora sala de teatro: el Luis Peraza, sede provisoria del Taller Experimental de Teatro (TET) donde funciona desde el año 1989.

Es el espacio TET, templo grotowskiano en Venezuela (seguidores del método del maestro Jerzy Grotowski, que veía este arte como una liturgia con el actor como protagonista). Aquí al individuo se le forma como artista integral de teatro en un permanente ejercicio de atención, conciencia crítica y humildad.

Asi Eduardo Gil fue su fundador y más adelante sumaría a Guillermo Díaz Yuma – actual director gerente- a Francisco Pancho Salazar y a Elizabeth Albahaca co-fundadores.

En el marco de la celebración cincuentenaria, estrenarán este 5 de agosto el Circulo de Tiza Caucasiano, de Bertoldt Brecht, escogida como trabajo final del taller de la décima promoción del Grupo de Formación del Centro TET.

La pieza está dirigida a cuatro manos por Guillermo Diaz Yuma y Joe Justiniano.

El taller de formación del TET, una de sus más constantes contribuciones a las artes escénicas en Venezuela, tiene una duración de tres años; en tres etapas, «donde los participantes, a partir del reconocimiento de sus capacidades, superan limitaciones, dificultades y exploran el arte del actor». Cada etapa concluye con un ejercicio teatral y la tercera y última etapa finaliza con un montaje profesional.

Esta vez es en «El Círculo de Tiza», donde encuentran un reflejo en la Venezuela actual.

El TETE presenta El Círculo de Tiza
Últimos ensayos de El Círculo de Tiza, con los graduandos del TET. Foto: Daniel Hernández/El Estímulo

«La décima promoción del taller de formación decide mostrar una realidad aparentemente ficticia que toca estos temas, pobreza, abuso de poder, corrupción, inhumanidad, etc y así confrontar al espectador con lo que somos como sociedad.

Considerada una de las creaciones de la madurez de Brecht, la obra habla de la mezquidad, la avaricia: a partir del enfrentamiento entre dos “ koljoses” por una tierra. La victoria será recreada con una vieja leyenda. El taller de formación llevará a escena este espectáculo con 21 actores.

«El arte no es un espejo para reflejar la realidad, sino un martillo para darle forma»

Bertolt Brecht

El TET, patrimonio de las artes escénicas en Venezuela

El actor, director, miembro fundador, director general del TET Guillermo Diaz Yuma nos lleva por un viaje en el tiempo para contar la historia del TET.

-Nacimos en la UCV amparados por la Dirección de Cultura. Eduardo Gil no era aun profesor cuando la DC lo contrató para que fundara el Taller Experimental de Teatro de la UCV. Gil, alumno de Nicolas Curiel,-director del Teatro Universitario- venía llegando de la experiencia de formación en Europa y la Escuela Nacional de Teatro, dependiente del Instituto Nacional de Bellas Artes ( INCIBA) lo contrató como profesor. Allí lo conoci, porque yo era alumno de la ENT.

El TET siempre ha sido un grupo estable, con una proyección en el tiempo: la figura del subsidio era un punto de apoyo. En el caso del TET como les afectó el fin de esa política?

– Si bien nunca fue permanente, la figura del subsidio a finales de siglo XX empezó a flaquear, producto de la crisis económica- En el 2014 ya había desaparecido. Ha tenido sus buenos momentos y deficientes momentos, pero en ninguna república el apoyo a la cultura artística ha sido política sólida del Estado.

TETE cumple 50 años, su director Yuma
Guillermo Díaz Yuma, director del TET: una vida dedicada a esta emblemática compañía teatral. Foto: Daniel Hernández/El Estímulo

¿Cómo los afectó eso en su dinámica de laboratorio y que les aportó la experiencia de la separación, de la imposibilidad de estar juntos no solo entre el propio grupo si no lejos del espectador?

-No hemos parado de trabajar, ni siquiera en el momento más severo de la pandemia. Por ejemplo con el grupo de formación, trabajamos por zoom. Decidimos una estrategia presencial haciendo escenas con pequeños grupos, en días y espacios diferentes para no propiciar la posibilidad de contagio y respetando las medidas de bioseguridad. Lo que sí se detuvo fue el trabajo con los niños y los adolescentes, pero la creación de las obras no. Hubo momentos de no vernos, pero siempre buscando la manera de continuar el trabajo

La industria de la televisión fue una importante fuente de trabajo para los actores…¿les afectó su desaparición? De que vive un hombre de teatro venezolano?

-Nosotros hemos estado mas vinculados al cine que a la televisión o la radio como en el caso Carlos Sánchez Torrealba. Todos tenemos otra profesión. Fui docente en el ministerio de Educación y en el Instituto Pedagógico, ese era mi sustento. El TET es un voluntariado, aunque hay ocasiones en que ese trabajo trae consigo recursos. Nosotros somos una asociación sin fines de lucro, unidos porque hay proyecto que queremos realizar. Y eso va desde poner dinero de nuestro bolsillo hasta conseguir los patrocinantes privados o de embajadas, etc.

El TETE  prepara El Círculo de Tiza,
Alumnos del TET ensayando poco antes del estreno de El Círculo de Tiza. Foto: Daniel Hernández/El estímulo

¿Cómo han cambiado las temáticas que abordan los creadores de la escena desde que comenzaron hasta la fecha?

-Un grupo que tiene casi 50 años varia en su temática. Varia de acuerdo a la obra que se escoge para trabajar. Va al ritmo de quienes estemos allí. Los temas son los mismos, son temas humanos que varían según la intensidad de la historia que vas viviendo. El tema tiene que ver con lo que vives, con lo que sientes, con lo que pasa en el mundo, con lo que pasa en Venezuela, en la misma comunidad de actores del grupo y eso es lo que hace que cambien las temáticas, pero en tanto tiempo si te pones a ver las temáticas son casi las mismas. Está el tema de la familia como pequeño cosmos donde se mueven todas las cosas que a los seres humanos nos afectan en grande. La nuclear o la familia de una comunidad, un grupo de gente que tiene algo en común.

Sobre las líneas de investigación del TET: hablan de textos dramáticos y textos dramáticos contemporáneos ( con énfasis en el genero del absurdo y la tragedia) , y la poesía. ¿Podría ahondar en esas definiciones?

-La indagación en el texto poético está vinculada con los inicios del TET: una manera de trabajar -con mucho auge en los años 60 y los 70. Nosotros en el TET tenemos nuestra marca: el grupo de actores con el director o los creativos que estén trabajando en un proyecto, crean un texto dramático .- Tal como hizo Sara Azócar, hace unas semanas con Todos los poemas son verdad: los cuentos, relatos, el tema, la música, la historia, todo es decisión de ese grupo. En eso profundizó Eduardo Gil. La otra línea es el texto literario que propuso Elizabeth Albahaca, a partir de novelas, de allí salieron: Fredydurke, El proceso de Kafka, Demonios de Dostoievski, o el Diario de un Loco de Gogol. Y la otra línea es el texto dramático: a partir de un dramaturgo y el género que se escoja, comedia, drama, tragedia, absurdo etc. hacemos el ensamble del director y los actores para crear la obra.

¿Qué planean para festejar los 50 años?

-Hemos tenido una programación desde comienzo del año. Hemos hecho varias obras con el Centro de Formación. Divirtiéndonos.Celebrando y creando cosas para eso estamos.

El TETE celebra 50 años
El director Guillermo Díaz Yuma con la X Promoción del Centro de Formación del TET. Foto: Daniel Hernández/El Estímulo

¿Si tuviera que definir como es un integrante del TET cuales serian esas características?

-Por venir del centro de formación actoral, la mayoría de ellos están a la disposición de hacer cualquier trabajo relacionado con el quehacer teatral, no solamente son actores o actrices, o directores. Son los que llamo los plásticos: la gente que diseña la escenografía, el maquillaje, la iluminación, que acompañan la actuación y la dirección, el elemento técnico o el cuidado de un espacio. Son personas dispuestas a trabajar en lo que sea que tenga que ver con un teatro, desde barrer un espacio, limpiar un baño, hasta escribir o dirigir una obra. Se mueve en todos los aspectos porque el teatro lo haces tú. Es tratar de hacer un ser independiente, no dependiente de otro, pero si solidario con el otro. Acompañante de otro y provocador de compañía.

¿Cómo es el perfil del espectador del TET? ¿ Han formado espectadores?

-Hay gente que ha visto al TET desde las primeras obras, quedan muy pocos pero existen. Hemos tenidos espectadores que nos acompañan muchísimos años. Por ejemplo El circo más invisible del mundo, es una pieza que estuvo en repertorio 14 años: hay gente que la vio siendo adolescente y luego llevó a sus hijos. Es la fortuna de tener un espacio teatral físico, que te ubica en un sitio concreto: el teatro Luis Peraza. Sí hemos formado espectadores: desde la estructura formativa, donde están los talleres para niños, jóvenes y el taller de adultos. Ese proceso desde niños hasta adultos también es una labor de formación de espectadores, porque no solo es la persona interesada en el teatro, sino la familia. El niño educa, el espacio educa. Es una experiencia compartida.

El TET estrena El Círculo de Tiza, de Brecht
Ensayos de El Círculo de Tiza, de los graduandos del TET. Una pieza pertinente también en la Venezuela actual. Foto Daniel Hernández/El Estímulo

Con la pandemia, el sector cultural del mundo se vio muy afectado y en especial las artes performativas: salas de teatro cerradas. El regreso no ha sido sencillo. ¿Cuál es el aliciente para continuar haciendo teatro?

-El aliciente es que el teatro tiene una fuerza increíble, porque siempre que ha pasado algo el sigue ahí. Cuando apareció la radio me cuenta mi papá que la gente decía que la radio iba a acabar con el teatro, con el cine igual. Antes de la radio, existía el teatro. El teatro se ha mantenido ahí fuerte, respondiendo a las guerras, a las crisis económicas. En los bombardeos en medio de la guerra había funciones de teatro. A veces eso no es entendido… ¿Dónde dejas el alimento del alma, no es solamente la fiesta., sino que también esta el arte como alimento del espíritu que lleva al ser humano a pensar positivamente en cómo solucionar las cosas para ir siempre hacia adelante. El teatro griego en sus obras muestra que estaban profundizando sobre sus problemas para que quienes lo vieran pudieran tomar decisiones.

Pasillos del TET, un templo del teatro venezolano. Foto Daniel Hernández/El Estímulo

¿Cuál es ese sueño que la agrupación aun no ha cumplido?

-El sueño no cumplido para mi- habría que preguntarles a cada uno del grupo- es tener una sede propia. En el Luis Peraza vamos a cumplir 30 años. Antes, en otros espacios no menos de cuatro años. Cuando uno va a España y va a la casa de Picasso ve a un creador en un sitio donde toda su imaginación podía desarrollarse en la práctica. Un hombre que pintaba hasta cuatro cuadros a la vez, porque tenía un espacio donde desarrollar la imaginación. Eso demuestra que estando en un sitio tú puedes evolucionar en lo que te planteas creativamente.

Publicidad
Publicidad