Cine y TV

El Gabinete de Curiosidades, perfecta combinación entre terror y fantasía

El estilo de Guillermo del Toro es inconfundible en esta, una de sus obras más refinadas. Se trata de un recorrido oscuro, espeluznante y hábil por el terror. Pero también, por el sentido de la belleza y el dolor del director

Publicidad
Gabinete de curiosidades

“La oscuridad que vive en mí es peligrosa”, dice Lilith Ritter (Cate Blanchett), mientras la cámara la observa en un primerísimo primer plano. Los ojos de la actriz brillan con una malicia venenosa, mientras sonríe, con una placidez inquietante.

Frente a ella, Carlisle (Bradley Cooper), es una presa, un rehén aturdido por el poder de un tipo de maldad sofisticada que Del Toro muestra en todo su esplendor. Se trata de un cambio de registro en la filmografía del director, aunque no, de temática y concepto. Para el realizador, la maldad, lo seductor y el miedo siempre han sido parte de un escenario confuso y atrayente que sostiene la mayor parte de su obra.

Sobre todo durante las últimas décadas, cuando lo terrorífico y la belleza están emparentados de manera indisoluble en la obra del cineasta. Para Del Toro, el terror es un pariente cercano del amor. Lo es, tanto como para confundirse entre sí, pero sobre todo, para elaborar un discurso latente debajo de los gritos de fantasmas, demonios y otras apariciones escalofriantes.

Tal vez por ese motivo, en el capítulo titulado “Dreams in the Witch House” de la antología El Gabinete de Curiosidades que produce para Netflix, la oscuridad lo es todo. Un hombre desesperado (Rupert Grint), intenta encontrar una forma de entablar comunicación con lo que sea ocurra más allá de la muerte. Pero lo que parece un acto de desesperación, se transforma en algo más tétrico a medida que avanza la trama.

Gabinete de Curiosidades

Dirigido por Catherine Hardwicke, la cámara es una observadora obsesiva, que utiliza los detalles en medio de la penumbra para contar su historia. Como adaptación de H.P. Lovecraft que es, el argumento avanza en círculos, se mueve por la belleza de lo inexplicable y lo terrorífico. La extraña combinación, crea la sensación que hay un universo mayor moviéndose fuera de pantalla. A la vez, enlaza la idea sobre las penumbras emocionales y simbólicas con sorprendente eficacia.

No es el único corto del programa que brinda la sensación que el miedo puede ser, también, algo hermoso. Una singularidad inexplicable que tiene su propia armonía al expresarse. Cada uno de los capítulos de la antología El Gabinete de Curiosidades de Guillermo del Toro, es, de hecho, una pieza rara. Tal y como comenta el director en el breve monólogo que precede cada segmento, el “terror tiene diferentes rostros”. Se trata de un recurso directo para dejar claro que las narraciones que se mostrarán a continuación, son facetas de una misma cosa.

De una concepción poderosa, singular y a menudo, emocional, sobre lo temible y lo que provoca escalofríos. La primera gran obra del realizador mexicano para Netflix — antes claro, de la esperada Pinocchio — es una colección de singulares miradas sobre la oscuridad. Tanto la interior como exterior de cada uno de sus personajes. De los escenarios que atravesarán y al final, las lecciones que obtendrán — o no — de los sucesos que enfrentarán.

Los pasillos siniestros de la mente

Con dos capítulos diarios (que se estrenarán a partir del 25 de octubre), la antología de Guillermo del Toro está concebida como un evento sucesivo. De modo que de alguna forma, los dos primeros episodios se sostienen entre sí, para ampliar el universo del director de manera progresiva. Lo que brinda la oportunidad al show de originar una atmósfera cada vez más distintiva y siniestra.

Además de la adaptación de Hardwicke de Lovecraft, en la recopilación de cortos también se incluye otro relato del escritor llevado a la pantalla. De la mano del realizador, Keith Thomas, la historia de “Pickman’s Model” encuentra una nueva dimensión. La percepción sobre lo siniestro se transforma en un pulso angustioso entre la realidad y lo onírico. El recordado Crispin Glover (Volver al Futuro) crea un personaje angustioso, que el guion sostiene, con quizás, uno de los mejores producciones de la selección. En especial, por celebrar y construir una versión sobre lo macabro, relacionado con la naturaleza humana y sus pequeñas fracturas de codicia, perversión y voracidad.

Ana Lily Amirpour dirige “The Outside”, una metáfora sobre el horror que comienza por un objeto en apariencia sencillo. Pero en realidad, el argumento es de una complejidad sofocante y cada vez más claustrofóbica. A través de su torturada protagonista, el corto analiza el desarraigo y el miedo a la soledad desde los códigos del terror. Al mismo tiempo, construye la sensación angustiosa que el mundo puede ser una caja de horrores. Pero de nuevo, el argumento tiene la precisa cualidad de narrar lo temible desde un espacio inédito, cuidadoso y siempre, sofisticado.

Quizás, la trama más singular es la de “The Viewing” de Panos Cosmatos. El argumento reflexiona acerca de la fascinación colectiva por los misterios llega a niveles inquietantes. El director de Mandy, aprovecha entonces los extremos de la obsesión por el lujo y la necesidad de evasión, para crear una historia temible. No obstante, lo más llamativo, es la forma en que la trama profundiza y analiza la concepción colectiva sobre lo extraño. Con la misma estética extravagante de su película más reconocida, Cosmatos encuentra en este extraño trayecto hacia lo desconocido, un escenario ideal.

Belleza, sufrimiento y terror en El Gabinete de Curiosidades

Uno de los puntos más sorprendentes de la antología, es su variedad de visiones sobre el horror. Ya el director había anunciado, el hecho que su recopilación de ocho historias, con un pequeño grupo de extraordinarios directores, rendiría homenaje al género. Una basada en el particular punto de vista del director mexicano sobre las tinieblas espirituales y sus consecuencias.

Pero la producción hace más que eso. También, recorre la naturaleza del bien, el mal, la oscuridad y la belleza a través de una insólita colección de historias. Además, con una ejecución brillante que convierte a la serie en una mirada inusual de varios géneros a la vez. Al mismo tiempo, en un recorrido emocional sobre lugares oscuros de las ansiedades y emociones colectivas.

Gabinete de Curiosidades

Todo, a través de una exploración elocuente del terror como emoción. ¿Qué es la bondad o lo maligno? ¿Quiénes son los verdaderos monstruos en un mundo cínico? Se tratan de obsesiones habituales en la obra Guillermo del Toro, que en la antología toman nueva sustancia. En especial, cuando el show parece enfocado en la posibilidad que todo lo produce temor, amor, dolor y desarraigo, se trasladan a escenarios semejantes.

Desde relatos sobrenaturales — desde un punto de vista original — hasta la ciencia ficción. Nada falta en esta exploración de cómo el tiempo, la condición de lo humano, los errores y virtudes individuales, crean un mundo emparentado con lo sobrenatural. Por supuesto, todos los temas están unidos por lo espeluznante. También, por algunos espacios en blanco. Esta no es una antología fácil de comprender y esa parece ser la intención de Del Toro.

Gabinete de Curiosidades

El tiempo, un laberinto infranqueable

El Gabinete de Curiosidades de Guillermo del Toro, es algo más que una colección de historias terroríficas. En realidad, es una percepción sobre el género muy cercano a una expresión artística autoral de considerable profundidad. El hombre conocido por humanizar a los monstruos, elabora con cuidado un mapa a través de los lugares más singulares de la mente, los temores y el tiempo. Todo, a través de la convicción, que incluso en medios de las tinieblas, hay un destello de hermosura.

“La búsqueda de lo realmente radiante no se detiene con la muerte” dice uno de los personajes de “The Autopsy” el corto dirigido por David Prior. Sin duda, la frase que resume de forma más precisa, el efecto como conjunto de la producción.

Publicidad
Publicidad