Daniel Ceballos: "Yo sí me voy a reunir con Nicolás Maduro"

Aspirante a la gobernación de Táchira, quien fuera preso político de esta administración aclara que está dispuesto a hacer política con una actitud más pragmática. Ceballos pide que los otros aspirantes por la oposición se midan en primarias, pero al mismo tiempo sectores de Voluntad Popular solicitan su expulsión del partido. El exalcalde de San Cristóbal reapareció alborotando el terreno

Daniel Ceballos: "Yo sí me voy a reunir con Nicolás Maduro"

Vuelve a la arena política regional Daniel Ceballos, recordado como el irreverente y controversial exalcalde del municipio San Cristóbal (Táchira), electo para el periodo 2013-2017 y que luego fue suspendido y destituido por una decisión del Tribunal Supremo de Justicia acusado de desacato, durante las protestas del 2014.

Ceballos fue de los primeros presos políticos de Nicolás Maduro señalado de rebelión civil. Ahora regresa y lanza su candidatura a la gobernación del estado Táchira. Pero con una actitud diferente: reconoce a Nicolás Maduro como presidente y a Venezuela la ubica dentro un sistema que califica como “democracia debilitada”.

La aparición de Ceballos en la política regional ha generado duras críticas en los sectores de oposición. Ceballos llega de la mano de las tarjetas de los partidos Pro Ciudadanos y Min Unidad, asociados al chavismo. Aunque el exalcalde de San Cristóbal afianza el apoyo político en la tarjeta de su partido Voluntad Popular, en la organización no han caído muy bien sus nuevas consideraciones sobre Maduro y ya se cursó la solicitud al Coordinador Nacional de VP, Leopoldo López, de que considerara la expulsión de Ceballos de las filas del partido.

La petición fue hecha por el diputado a la Asamblea Nacional de 2015, (en el exilio) Sergio Vergara, uno de los fundadores del partido en la región, quien argumentó que lo hizo consecuencia de “una serie de acciones que el candidato adelanta con apoyo de organizaciones secuestradas por la dictadura como MIN Unidad, partido secuestrado en 2015 para confundir al electorado opositor y a través del cual el candidato admite haber solicitado al legitimo CNE el pasado 15 de julio la organización de unas primarias en el Táchira”.

Vergara también explicó en la carta que se hizo pública que Ceballos, “habría sostenido reuniones, según una agenda que publicara en sus redes sociales, que incluyen a Eduardo Fernández, rectores del CNE, representantes del írrito TSJ y del secuestrado Ministerio Publico, Franklyn Duarte de la Directiva de la AN ilegitima de Luis Parra, Claudio Fermín y Gabriel Peña Nava y Felipe Mujica, y particularmente haberse reunido con Leocenis García, de Pro Ciudadanos recibiendo la postulación de esa organización, sin que tal situación haya sido desmentida o desestimada, contraviniendo los estatutos de nuestra organización política”.

En la carta se lee que las actuaciones de Daniel Ceballos, “no representan el sentir de la naturaleza de la organización que fundamos en 2009 en el Táchira para enfrentar a la dictadura y alcanzar la mejor Venezuela. En tal sentido y conforme a lo que establecen los estatutos de nuestra organización solicito formalmente la expulsión de Daniel Ceballos de las filas de nuestra organización”.

-¿Cómo surge su candidatura a la gobernación del Táchira?

-Debo aclarar que no estaba inhabilitado políticamente. Esto forma parte de la desinformación que existe en los sectores políticos sobre mi situación. He estado fuera de micrófonos y de la palestra política debido a unas medidas cautelares. Una vez se escogió el nuevo Consejo Nacional Electoral (CNE) y formaron parte de él algunas personas con características similares a las mías en términos de su juicio, esto me dio un marco para participar en la contienda política a pesar de continuar con un juicio abierto. No tengo una sentencia firme que me inhabilite. Fue una decisión personal la de participar en política y la Constitución no limita mi participación.

-¿Dónde estuvo y qué hizo durante el tiempo que pasó alejado de la política?

-Cuatro años y medio pertenecen a la cárcel. Luego me he desempeñado como ingeniero agrónomo y desarrollé un proyecto que tiene que ver con uno de los potenciales que tiene el Táchira: el cacao.

Durante dos años he ubicado, seleccionado y cultivado uno de los cacaos de mayor calidad. Tenemos más de 100 productores organizados en medio de una tarea titánica que implica el abandono en el que se encuentra el campo venezolano, sin fuentes de financiamiento, ni investigación.

Además de promover el trabajo del campo nos hemos esforzado en llevar tecnología y formas de mantener la vanguardia en esta área. Por eso no me desconecté del Táchira, estaba trabajando.

Cualquier político venezolano debería sentir lo que significa tener a su cargo una nómina y al mismo tiempo sostener a la familia. Aquí, parte del problema es la cultura del político que nunca ha administrado, que no sabe lo que es gestionar activos y siempre piensa en la manera de que le envíen dinero para ejecutar las ideas fabulosas que se le ocurren. Estar en el sector privado enseña a saber el origen del dinero y que cualquier decisión depende de la planificación y gerencia de los recursos. Esa oportunidad que tuve me preparó y me hace madurar en muchos aspectos que no había podido experimentar previamente por dedicarme a la política.

-¿Qué hizo cambiar la imagen del Daniel Ceballos irreverente que en 2014 enfrentó a Nicolás Maduro, y hoy lo reconoce como presidente de un país que, según, vive una democracia debilitada?

-Existen hoy unas reglas de juego que no las define la oposición sino la coalición gobernante que tiene una constitución global en la región, en el país y en lo local. La cancha en la que estamos jugando tiene las velas de un solo equipo, el árbitro que nos pita en contra y una multitud que pareciera no creer en nuestro equipo, por lo tanto, quien decide jugar, meterse en la cancha para tocar la pelota, necesita ajustarse a esas condiciones.

No estoy diciendo que soy ajeno al sufrimiento, he padecido en carne propia junto a mi familia esta situación. Esta vez quiero intentar algo distinto porque hemos inventado tantas cosas y hemos cometido tantos errores y hoy deben reconocerse para poder avanzar. Vamos a impulsar ese cambio en una dinámica que nos lleve a participar y recobrar la confianza de los ciudadanos en el voto y recuperar la institucionalidad.

Aquí tampoco se trata de recuperar espacios, tenemos que ganar y hacer propuestas que acompañen a las personas en la búsqueda de soluciones, tenemos que volver a hacer política porque nos hemos alejado de ella.

-¿A qué se refiere con hacer política?

-Imaginemos que en un caso hipotético llego a la gobernación del Táchira, ahí empieza el dilema entre ir o no ir a la reunión que convoca Nicolas Maduro… Desde el día uno no quiero tener ese dilema y quien vaya a votar por mi debe saber que Daniel Ceballos se va a reunir con Nicolás Maduro. El correr la arruga es parte del problema y nos convierte en contradictorios.

-¿Es un nuevo Daniel Ceballos?

-Es un nuevo reto y cada nuevo reto requiere de un nuevo Daniel Ceballos. Nos preparamos, capacitamos y tenemos talentos para el nuevo reto.

-¿Quién lo apoya políticamente en este nuevo reto?

-A mí me está apoyando Voluntad Popular, soy de Voluntad Popular, un partido que no ha decidido si va o no a las elecciones, pero nosotros regionalmente hemos tomado la decisión de participar y lo hemos elevado a Caracas, porque creemos que la decisión es regional, es local, porque este proceso del 21 de noviembre debe ser de las regiones.

Caracas no debe hacer más que ayudar a buscar condiciones y hacer que estas elecciones se den de la mejor forma para que la gente participe. Además de generar confianza y plataformas de participación unitaria solidas.

Debemos apoyar toda la gestión que se va a hacer desde el CNE, más allá de las contradicciones en las que se cree se pueda caer. Si decidimos ir a elecciones el árbitro debe ser el CNE, y es deber nuestro fomentar la participación y la confianza en esa institución. Además, que están Márquez y Picón, dos claros opositores.

-A usted lo acompañan las tarjetas de los partidos Min Unidad y Prociudadanos bastante cuestionadas y lo vinculan con Leocenis García, y Franklyn Duarte ¿Qué tiene que decir al respecto?

-Que hay que dar una oportunidad para buscar espacios de integración. La estrategia de dividirnos, golpearnos y lastimarnos no ha hecho por nosotros nada bueno y vale la pena intentar algo distinto. ¿Por qué descartar a quienes hacen política si puedes escuchar y entender?

-¿Aun cuando las acciones ejecutadas por estos actores de la política sean puestas en entredicho por la dirigencia opositora?

-La vida me ha enseñado muchas cosas de forma dura. Entre las cosas que he aprendido es que el pasado es una piedra inamovible y que por más que intentemos moverla buscando fuerzas, no vamos a lograr que se mueva. Mirar por el retrovisor vale la pena para recordar lo aprendido, pero es una dirección incorrecta del tiempo. La dirección correcta es hacía adelante, al futuro. La estrategia de pelearnos, dividirnos, atacarnos, no nos ayuda y favorece al gobierno.

Si todos los políticos nos unimos y buscamos nuestros puntos en común, lograremos muchas cosas. En mi candidatura voy a aceptar a todo aquel que sienta el mismo amor que yo siento por el Táchira, esos serán bienvenidos.

-¿No ha pensado en una nueva arremetida que no le permita gobernar y lo lleve de nuevo a la cárcel?

-Nadie está exento de la cárcel en este país y quienes pasamos por ella no tenemos la intención de volver a la cárcel. Parte del desafío, del reto, está en cambiar esta situación, en revertirla.

Si los venezolanos diariamente tienen que enfrentarse a múltiples situaciones como falta de transporte para ir al trabajo, sueldos bajos, pésimos servicios públicos, y aun así salen cada día a trabajar y con esas condiciones siguen viviendo, pues exactamente pasa igual con la política. Esto es lo que hay, quisiera mejores condiciones, tal vez que me firmaran un documento donde se garantice que Daniel Ceballos no ira a la cárcel de nuevo, pero no lo tengo y esto no puede frenar mi intención de hacer un aporte. Hay que buscar inteligencia para saber hacer las cosas.

-¿Cree que hasta ahora no se han hecho las cosas con inteligencia?

-La inteligencia es un activo bien importante al que se debe acudir en todo momento y muchas veces el problema no es de inteligencia sino de visión. El Táchira no se ha gobernado con una visión de largo plazo, sino a corto plazo y se generan problemas complejos. El corto plazo te impide ver las opciones y te convierte en una presa fácil de las circunstancias. El corto plazo te hace enfrentarte a todo lo que parezca una amenaza. El corto plazo tiene la urgencia, la presión, y todo esto va en contra.

-Se dice que con su candidatura usted llega para dividir a la oposición y facilitar el camino al candidato del PSUV a la gobernación, ¿es cierto?

-Ante eso debo resaltar que esta sociedad es víctima de la confusión que se promueve para generar desconfianza. La falta de medios de comunicación que puedan presentar fuentes y generar información validada ha permitido que cualquiera detrás de un teclado pueda ser capaz de emitir comentarios, chismes que generen cualquier matriz de opinión interesada. Frente a esto es muy difícil hacer ver la verdad. La mentira puede darle varias vueltas al mundo mientras la verdad solo avanza unos metros, pero a largo plazo la verdad saldrá a la luz.

Estoy aquí para hacer una contribución que creo poder hacer a los tachirenses, a quienes les debo y me debo. De ninguna manera estaría de acuerdo en que ese candidato del PSUV gobierne al Táchira.

-¿Someterá su candidatura a primarias?

-El 15 de julio pasado fui el único que pidió elecciones primarias ante el CNE. Esperé a que alguien que estuviera dentro de la unidad lo hiciera y no pasó. Han venido hablando de primarias de la boca para afuera. Solicité primarias con la tarjeta de MinUnidad, que el CNE hace poco liberó, así como devolvió la de la MUD. Ellos me apoyaron y con ellos hice la solicitud.

Todos los candidatos que están haciendo campaña sin ser candidatos están haciendo el juego del álbum de barajitas y competir a ver quién tiene más tarjetas y este no es momento para las tarjetas, es momento para que los liderazgos se expresen.

-¿Se ha comunicado con los demás candidatos por la corriente opositora a la gobernación?

-A todos los he llamado, les he escrito WhatsApp, he pautado reuniones con todos, con algunos ya me he reunido y mi planteamiento ha sido las elecciones primarias.

No creo en la tesis de que hay varias oposiciones, aquí hay que consolidar un solo frente. Llamé, me comuniqué, escribí y pasé WhatsApp para pautar reunión con un candidato de AD que se llama Heriberto Labrador, con William Méndez, Fernando Andrade y con Laidy Gómez, ahí están el grueso de los candidatos a la gobernación del Táchira por la oposición.

A todos les he pedido que evaluemos seriamente ir a las primarias y todos me han respondido. Con algunos he fijado fecha para reuniones, otros me han pedido excusas porque no se encuentran cerca. Considero estos encuentros fundamentales para fijar una fecha, establecer un decálogo o código de ética en el que establezcamos hacer política para la gente y que las primarias trasciendan para lograr la unidad sólida que lleve a plantear soluciones a los problemas de los tachirenses.

Una vez consolidado este frente común se puede defender al Táchira de un gobierno representado por cualquiera de los candidatos del PSUV.

-¿Ve resistencia por parte de los otros aspirantes para ir a unas primarias?

-Todos están interesados en defender una parcela, en ser líderes de pequeños espacios y representar liderazgos de minorías, y hay que apostar es a liderar el Táchira. Apostar a ser el líder del Táchira, incluso por encima de la oposición y no basta con llegar a la gobernación, hay que liderar a todos los tachirenses.

Se pueden poner las necesidades de la gente como prioridad y no la de los políticos y el desafío está ahí: que nuestra agenda sea la gente.

-¿Qué garantía tiene de llegar a la gobernación y no conseguir las mismas limitaciones de la actual gobernadora del Táchira?

-Me niego a creer que se trate de poner sobre la propuesta al hombre o la mujer que sea capaz de presionar los botones indicados.

Creo que hay un problema de fragmentación del Estado y de pérdida de instituciones, por eso una tarea importante es tener la oportunidad de elegir y una vez que lleguemos al espacio en contienda, reinstitucionalizarnos. No es cierto que no se puede hacer nada. La gente nos demuestra que se puede salir adelante resistiendo en las peores condiciones.

Se debe lograr unificar a todos los que hacen vida en el Táchira: empresarios, gremios, instituciones públicas y universidades. Creo en la gestión a partir de los activos que tenemos, lo que queda de país y es nuestra tarea organizar, generar soluciones locales y más allá de la frontera, para atraer a la gente que ya está haciendo algo.

La gente que está trabajando el campo no tiene financiamiento, gasolina, vías de comunicación y ahí están, siguen produciendo.

-¿Cuál es el obstáculo que frena a los candidatos de la oposición para ir a unas elecciones primarias?

-El obstáculo está en la atomización de la oposición. Hay tantos partidos, tantas cabezas y tal el nivel de pluralismo que complica la toma de decisiones. En este momento esa horizontalidad hace que sea más difícil la toma de decisiones.

Corresponde a los candidatos tener la iniciativa y autonomía para tomar la decisión, más allá de las líneas que envíen desde Caracas y las peleas intestinas que surjan en alguna parte. Es necesario y para lograr esto hay que apagarle el teléfono a Caracas.

-¿Democracia o dictadura?

-Dictablanda, termino que acuñó un filosofo de Caracas: se refiere a una democracia debilitada que representa lo que tanto se ha criticado.

ONU determina que sistema de justicia también viola Derechos Humanos en Venezuela

Entre los casos impunes que la Misión revisó se encuentran los que documentó en 2020 que involucran a fuerzas de inteligencia del Estado que sometieron a detenidos de ambos sexos a desapariciones forzadas de corta duración, tortura, incluida la violencia sexual, y ejecuciones extrajudiciales. No se encontró evidencia de que funcionarias y funcionarios de alto nivel hayan sido investigados o procesados en estos casos, ni en ningún otro que haya investigado desde entonces.