<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

De Grazia se defiende ante las acusaciones de Maduro: “Soy creyente y amo mi país”

La crisis que vive el estado Bolívar por el constante impacto de grupos irregulares que operan en la entidad por el control del oro, ha sido denunciada en repetidas ocasiones. Una de las voces que más lo ha hecho ha sido la de Américo De Grazia, diputado a la Asamblea Nacional, y crítico frecuente contra el presidente Nicolás Maduro.

De Grazia se defiende ante las acusaciones de Maduro: “Soy creyente y amo mi país”

Sin embargo, para el mandatario hay intervención por parte del parlamentario y el partido político Causa R, que respalda a Andrés Velásquez, candidato a la gobernación de Bolívar, al financiar a estas bandas de que se desenvuelven por la región.
“Deben extinguirse y desaparecer”, señaló el 2 de noviembre Maduro, algo que rápidamente respondió De Grazia.
“Desaparecer es una política criminal de Estado”, escribió en su cuenta de Twitter. “La usaron las peores dictaduras de Argentina, Brasil, Chile y Uruguay. No es una palabra inocente. Fue clave en la ‘Operación Cóndor’, hoy instrumentada por la Narcodictadura de Maduro”.
El diputado aclaró no que no está vinculado a los grupos irregulares que operan en el sector y que no está del lado de la violencia: “no tengo armas de ningún tipo, ni las he usado jamás, ni deseo hacerlo. No uso chofer ni escolta. Intento permanentemente vencer mis miedos para que este no me paralice. Soy creyente y amo mi país”.
A su juicio, “denunciar y enfrentar estos hechos genera las amenazas de muerte de parte de Maduro, por eso le robaron la gobernación al pueblo de Bolívar y a Andrés Velásquez”.
 
Asimismo, detalló que cuenta con cuatro versiones sobre lo que consideró fue una “orden” dada por el mandatario: “el ELN me ejecute. Simulen un atraco. Simulen un enfrentamiento o me hagan prisionero”.

]]>

Beirut, la irreverente: ¿por qué no empezamos?

Puede que Beirut sea la ciudad del mundo con más contrastes históricos. Los sentimientos contradictorios que despierta solo puede entenderlos quien la ha vivido desde el fondo de su ser. En este texto, el venezolano-libanés Tony Frangie comparte su mirada única sobre esa ciudad que ayer vivió de nuevo el horror y que, como siempre ha hecho, llamará al fénix que habita en ella para resurgir