<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

De Hitler a Trump y Putin: una lista de insólitos candidatos al Nobel de la Paz

Para que una candidatura al Nobel de la Paz sea válida tiene que ser presentada por miembros de asambleas nacionales y gobiernos; miembros de tribunales internacionales; rectores de universidad, profesores de ciencias sociales, historia, filosofía, derecho y teología o directores de institutos de investigación sobre la paz e institutos de política exterior. Se supone que las candidaturas son secretas, pero a algunos les interesa hacerlas públicas.

De Hitler a Trump y Putin: una lista de insólitos candidatos al Nobel de la Paz

El Premio Nobel de la Paz es uno de esos hitos anuales que copan portadas, previsiones e incluso apuestas. Este galardón, que se ha otorgado a 98 personas y a 20 organizaciones desde su creación, en 1901, se entrega «a la persona que haya trabajado más o mejor en favor de la fraternidad entre las naciones, la abolición o reducción de los ejércitos alzados y la celebración y promoción de acuerdos de paz», según el testamento del mismísimo Alfred Nobel. Organizaciones como el Comité Internacional de la Cruz Roja, Amnistía Internacional o ACNUR y personajes como Malala Yousafzai, Kofi Annan, Willy Brandt o Barack Obama forman parte de este selecto club. Algunos han sido más o menos polémicos, dada la naturaleza política de este premio, que lo convierte en el más controvertido de los Nobel.

Para que una candidatura al Nobel de la Paz sea válida tiene que ser presentada por miembros de asambleas nacionales y gobiernos; miembros de tribunales internacionales; rectores de universidad, profesores de ciencias sociales, historia, filosofía, derecho y teología o directores de institutos de investigación sobre la paz e institutos de política exterior. Se supone que las candidaturas son secretas, pero a algunos les interesa hacerlas públicas.

En 2020, la polémica está servida desde que un parlamentario noruego propusiera a Donald Trump como candidato al Premio Nobel de la Paz de 2021 por su apoyo al acuerdo entre Israel y Emiratos Árabes Unidos. El parlamentario en cuestión, Christian Tybring-Gjedde, explicó que el acuerdo entre ambos países era «muy significativo» y por eso proponía al polémico presidente estadounidense entre los candidatos al premio. Pero esta no ha sido la única candidatura que ha suscitado controversia. A lo largo de la historia se han propuesto incluso dictadores y otros indeseables para este prestigioso galardón. Los repasamos.

Adolf Hitler, propuesto en 1939

De Hitler a Trump: una lista de insólitos candidatos al Nobel de la Paz 1

Foto: AP

Poco antes de que estallara la Segunda Guerra Mundial, en 1939, Adolf Hitler fue propuesto para el Nobel de la Paz. Además, fue un socialdemócrata quien lo propuso, el parlamentario sueco Erik Gottfrid Christian Brandt, quien sugirió al Comité noruego que otorgara el premio al Führer. Brandt alegó el «ardiente amor por la paz» de Hitler, una consideración cuando menos curiosa teniendo en cuenta que la Alemania nazi acababa de anexar Austria y de invadir las regiones de Checoslovaquia conocidas como los Sudetes. La carta de Brandt proponiendo a Hitler provocó un escándalo en Suecia, donde muchos no percibieron el sarcasmo. Y es que Erik Brandt era, en realidad, un antifascista declarado que lo que buscaba era crear polémica y protestar contra la candidatura al Nobel del primer ministro británico Neville Chamberlain, artesano de los acuerdos de Múnich de 1938 por los cuales Checoslovaquia se cedió en parte a los alemanes. Brandt nunca pretendió que la nominación se tomara en serio. Y, aunque la propuesta finalmente se retiró, Hitler permanece en el registro de candidatos al Nobel de la Paz. Más tarde, el Führer sería recordado, entre otras cosas, por ser el responsable directo del asesinato de seis millones de judíos.

Iósif Stalin, propuesto en 1945 y 1948

De Hitler a Trump: una lista de insólitos candidatos al Nobel de la Paz 2

Foto: AP

El dictador soviético no fue candidato una vez, sino dos. La primera, en 1945, nada más terminar la Segunda Guerra Mundial, cuando fue nominado por el historiador y ministro de Exteriores noruego Halvdan Khon. Lo hizo por los esfuerzos del ruso para poner fin a esta contienda. Stalin no logró el Nobel en esa ocasión y tres años después volvió a ser candidato. En 1948, fue el profesor universitario checo Wladislav Rieger quien volvió a proponer a Stalin para el galardón. Tampoco logró ganarlo. No sabemos si fue por este doble rechazo, pero el dictador soviético decidió en 1949 crear una suerte de rival para el Nobel: el Premio Stalin de la Paz entre los pueblos. Sea como fuere, en favor de aquellos que lo propusieron debemos decir que en aquel momento no se conocían, al menos en toda su dimensión, los horrores del gulag soviético ni las graves consecuencias del Holodomor ucraniano. Esperemos.

Benito Mussolini, propuesto en 1935

De Hitler a Trump: una lista de insólitos candidatos al Nobel de la Paz 3

Foto: AP

El líder fascista italiano Benito Mussolini fue propuesto por un profesor de Leyes del Instituto de Derecho Internacional de París, Gilbert Gidel, además de por un grupo de profesores de la universidad alemana de Giessen. Se desconoce el motivo, lo que sí se conoce es que il duce fue propuesto tan solo unos meses antes de invadir Etiopía. Muy pacífico.

Fidel Castro, propuesto en 2001

De Hitler a Trump: una lista de insólitos candidatos al Nobel de la Paz 4

Foto: Charles Tasnadi | AP

Otro dictador, esta vez de izquierdas, que fue candidato al Nobel fue Fidel Castro. Además, en pleno albor del siglo XXI. El exdirigente cubano fue propuesto en 2001 por el diputado izquierdista noruego Hallgeir Langeland, quien alegó que, «a pesar de ser un país pequeño, pobre y boicoteado por Estados Unidos, Cuba había logrado ayudar a decenas de países en desarrollo». No lo logró. Aquel año, en el que se conmemoraba el centenario del galardón, lo recibió Kofi Annan, por aquel entonces secretario general de la ONU.

Michael Jackson, propuesto en 1998

De Hitler a Trump: una lista de insólitos candidatos al Nobel de la Paz 5

Foto: Joel Ryan | AP

Más allá de dictadores, hay otros personajes curiosos que han sido propuestos para este galardón. Es el caso de Michael Jackson. El rey del pop fue propuesto en 1998 por unos parlamentarios rumanos, aunque no se sabe bien por qué. El Comité del Nobel no estudió siquiera la propuesta. Una vez fallecido, sus seguidores volvieron a presentar su nombre en 2009, pero el Comité del Nobel lo rechazó de inmediato porque no acepta a personas que ya no tengan pulso.

Henry Kissinger, propuesto en 1973 y ganador del Nobel

De Hitler a Trump: una lista de insólitos candidatos al Nobel de la Paz 6

Foto: AP

Henry Kissinger, secretario de Estado norteamericano durante el Gobierno de Richard Nixon, es el único de esta lista que no fue solamente candidato, sino que ganó de facto el Nobel. La Academia lo premió por «ayudar a finalizar la Guerra de Vietnam». En realidad, Kissinger prolongó esa contienda dos años más y la extendió a Camboya. Kissinger lo compartió con su contraparte vietnamita, Le Duc Tho, quien, sin embargo, rechazó el Nobel. Vaya por Dios. Este ha sido uno de los premios Nobel de la Paz más polémicos, junto con el de Yasir Arafat y el de Barack Obama. Cabe recordar que en 2009, cuando el galardonado fue Obama, éste no llevaba ni un año en la Casa Blanca.

Donald Trump, propuesto en 2018 y 2020

De Hitler a Trump: una lista de insólitos candidatos al Nobel de la Paz 7

Foto: Andrew Harnik | AP

Donald Trump se ha propuesto recibir el Nobel, y por partida doble. Parece que tiene a un buen amigo en Christian Tybring-Gjedde, el parlamentario noruego que lo propuso en 2018 y que vuelve a proponerlo en 2020, precisamente un par de meses antes de las elecciones presidenciales en Estados Unidos. En la primera candidatura, se subrayaba la histórica cumbre con Corea del Norte. Ahora, lo que se pone en valor es el acuerdo de paz entre Israel y Emiratos. Lo que queda claro con esta lista es que ser candidato al Nobel es relativamente fácil; lo difícil es conseguirlo. Que se lo digan a Kissinger. ¿Sí o no?

Este artículo fue publicado originalmente en The Objective.