<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Declaraciones de Maduro sobre Grecia ponen a inversionistas nerviosos

Pese a que el gobierno venezolano ha sido enfático sobre su disposición a honrar sus compromisos de deuda, los recientes comentarios del presidente Nicolás Maduro hacen que los inversionistas no descarten la posibilidad de que el país copie la experiencia griega.

Declaraciones de Maduro sobre Grecia ponen a inversionistas nerviosos

El banco de inversión Barclays dedicó su más reciente nota sobre Venezuela a las palabras de Maduro sobre Grecia y la victoria del “no” en el referendum consultivo que se realizó el pasado domingo. “(Nicolás Maduro) Felicitó al pueblo griego y al presidente Tsipras en la decisión de rechazar el último programa propuesto por los acreedores y que derrotó a lo que él llamó terroristas financieros internacionales”, reseña la firma.

“Luego de ver el ejemplo del pueblo griego hoy, hacia allá tenemos que ir. Hoy Grecia le ha dado una lección al mundo. Hoy Grecia le ha dicho a los terroristas financieros del Fondo Monetario, del Banco Central Europeo, de Berlin y las élites de Europa: El pueblo griego no se arrodilla”, expresó Maduro al culminar el desfile conmemorativo del 5 de julio.

Aunque Barclays destaca la vaguedad de los comentarios, indicó que el hecho de que puedan ser interpretados de formas tan diversas podría aumentar la ansiedad en los mercados sobre Venezuela. “Aunque hasta ahora el gobierno venezolano ha mostrado fuerte disposición a pagar su deuda, no podemos descartar la posibilidad de que haya un viraje en su visión”, sostuvo.

Una de las interpretaciones citadas por la firma es que Maduro llame a un referedum similar para recoger la opinión de la población sobre si Venezuela debería seguir pagando su deuda, dado a que la crisis económica del país se ha endurecido con la caída de los precios del petróleo.

Barclays opina que las restricciones al acceso a las divisas han ayudado a cerrar el déficit de caja y considera que Venezuela podrá enfrentar sus compromisos en 2015, pero la ausencia de reformas económicas de fondo dejarían al gobierno en una posición muy complicada de cara a 2016.

Otra alternativa manejada por el banco es que los comentarios del presidente sean solo parte de su retórica anticapitalista. “El gobierno continúa hablando de una guerra económica contra el país, liderada por la burguesía doméstica y los terroristas financieros internacionales, mientras busca un chivo expiatorio para contener el costo político de la crisis”, reseña el texto.

Los hechos demuestran una historia muy diferente a esta retórica. La firma reiteró que el gobierno y las agencias relacionadas han estado comprando una gran porción de los bonos de corto vencimiento.

Supuestamente, Pdvsa está acumulando dinero fuera de las reservas internacionales para cumplir con los compromisos de pago (ya lleva a aproximadamente $2.000 millones). Más aún, a pesar de la resistencia de las autoridades a enfrentar la crisis económica, han estado implementando medidas para asegurar los pagos de octubre y noviembre, incluyendo financiamiento adicional de China y otras fuentes, así como la venta de activos.

Concluye que declaraciones tan a la ligera sobre asuntos delicados, como la situación financiera de Grecia, “no es la estrategia más prudente”. A pesar de las aparentes contradicciones entre la retórica y los hechos, la firma señala que no puede descartar la posibilidad de que el gobierno de Venezuela considere interesante la experiencia griega y empiece a elaborar una narrativa que le sirva de excusa ante un posible default.

“El gobierno está pagando un costo político muy alto por la crisis económica y puede perder las próximas elecciones parlamentarias. Siempre hemos opinado que los costos de un eventual default son mucho más altos que los beneficios y que pueden poner en riesgo la sostenibilidad del gobierno. Sin embargo, la aritmética política siempre es diferente”, advierte.