Denuncian daño ambiental irreversible en el parque Sierra de La Culata

La Azulita es la capital del Municipio Andrés Bello, meca andina de la escalada en roca para los deportistas y origen de cuencas de agua protegidas por el régimen de ABRAE. Hoy, en el Día Mundial de la Protección de la Naturaleza, señalamos que en esta población del estado Mérida la tala de árboles, invasiones de espacios resguardados y cierre de fuentes de aguas ocasionan un daño ambiental que son denunciadas como ecocidio. 

Denuncian daño ambiental irreversible en el parque Sierra de La Culata

Las agresiones al Parque Nacional Sierra de La Culata (Mérida-Táchira) continúan, causando cada vez más estragos en sus suelos y aguas. Según lo han denunciado varias comunidades organizadas y asociaciones ambientalistas, esta zona protegida es víctima de un ecocidio producto de nuevas colonizaciones y la expansión de fronteras agrícolas. Los daños son irreversibles.

Una nueva alerta nace desde las voces de los vecinos del sector El Urumal y La Azulita, en Mérida, quienes a lo largo del año han denunciado la apertura de una nueva carretera de 1.800 metros de longitud que bordea el lindero del Parque Nacional.

Para su construcción se talaron árboles centenarios, taparon los cursos naturales de seis arroyos y horadaron una laguna de recolección de aguas en la naciente de la Quebrada Guerrero, de la cual se surten La Azulita y otros pueblos vecinos.

La Azulita

Este corte forzoso del agua y la preocupación de grupos ecológicos incitó una inspección a fondo por parte de funcionarios del Instituto Nacional de Parques (Inparques) y la Fiscalía Ambiental del estado Mérida. Las conclusiones de la evaluación dan cuenta de una serie de casos de violaciones a las leyes ambientales y de bosques.

Establecimiento de fincas posteriores a la declaratoria del Parque Nacional (1989) y cuyas actividades de potreros toman cada vez más terreno; cultivos con uso de agroquímicos tóxicos; tala intensa de los bosques; y nuevas invasiones y edificaciones, son algunos de los daños perpetrados en esta localidad, cuyos ecosistemas y riqueza en biodiversidad la hacen tan importante.

Tanto la carretera como todas las áreas afectadas se encuentran en el municipio Andrés Bello, el cual es protegido en su totalidad bajo la figura de Parque Nacional o Área Bajo Régimen de Administración Especial (ABRAE) por su vocación productora de agua.

La Azulita

Tradicionalmente estas actividades de campo ocurren por falta de información y falta de guardería ambiental. Esta última agravada por la impresición de  las políticas gubernamentales. El ministerio del área fue absorbido por otro despacho en 2014 y luego nuevamente recobró su autonomía como Ministerio de Ecosocialismo y Aguas.

Hoy La Azulita se ve afectada por desplazados colombianos y venezolanos que han tenido que recurrir a métodos dañinos para el entorno. La mayoría de ellos campesinos que por mera necesidad encuentran la invasión y el conuco como una manera de subsistir. Sin embargo, según denuncia Gloria Tovar de la Asociación Civil Ecoazul, la carretera que se construyó, para la cual tuvo que ser usada una retroexcavadora por 10 días, demuestra que algunos intereses económicos se esconden tras estos delitos ambientales.

urumal laguna excavacion

Asimismo, Tovar explica que los campesinos que ocupan la zona defienden su trabajo, alegando que ellos dignifican la producción nacional. Algunos de ellos cuentan con instrumentos de ocupación para uso agrícola y pecuario otorgados por el Instituto Nacional de Tierras (INTI), violando la vocación por la que se le concede el título de ABRAE a la zona.

En ese sentido, Ecoazul señala que “la producción que es insignificante ante la magnitud del daño que se genera al recurso agua y a la cantidad de personas que se afectan directa e indirectamente”. También llama la atención al hecho de que anualmente se pierden en promedio 611 hectáreas solo de La Zona Protectora de la Cuenca Alta y Media del río Capaz. La organización hace referencia a una investigación publicada por el CIARA-PNUD-GEF, durante el período 2003-2009.

info-animalitos

Es importante saber que son los bosques los que retienen 300 mil millones de toneladas de bióxido de carbono en el mundo, lo que equivale a casi 40 veces las emisiones anuales de este gas producidas por la quema de combustibles fósiles, como el carbón y el petróleo. Si un bosque es destruido, el carbono almacenado se libera a la atmósfera mediante la descomposición o la combustión de los residuos vegetales.

Este daño ecológico ocurre a pesar de que el gobierno nacional, a través del llamado «Plan de la Patria» se fijó como uno de sus objetivos «promover acciones en el ámbito nacional e internacional para la protección, conservación y gestión sustentable de áreas estratégicas, tales como fuentes y reservorios de agua dulce (superficial y subterránea), cuencas hidrográficas, diversidad biológica, mares, océanos y bosques». Además, de ser uno de los países firmante del Acuerdo de París.

Con información de Organización Ecoazul