Denuncian que se desconoce paradero de diputado Gilber Caro

Caro resultó detenido varias veces durante el año pasado bajo acusaciones, aunque nunca de manera formal, de estar involucrado en "sedición" o "terrorismo"

La defensa del diputado venezolano Gilber Caro denunció este miércoles que se desconoce el paradero del parlamentario desde su encarcelamiento el 20 de diciembre pasado junto a su asistente de prensa, Víctor Ugas.

«Denunciamos que no sabemos donde está», dijo a la prensa la abogada Theresly Malavé desde las puertas del Palacio de Justicia de Caracas.

«Si el tribunal le decretó la privativa (de libertad) el día 22 (de diciembre), porque fue detenido el día 20, quiere decir que no sabemos dónde está Gilber Caro desde el 22 de diciembre, esto es alarmante», añadió.

Caro resultó detenido también varias veces durante el año pasado siempre bajo acusaciones, aunque nunca de manera formal, de estar involucrado en «sedición» o «terrorismo».

Hace poco más de seis meses estuvo 51 días tras las rejas sin que se conocieran los motivos de su detención.

Desesperación sin nombre

Por su parte, la madre del diputado, Melania de Caro, dijo a periodistas que teme por la vida de su hijo más que por su detención.

«Lo que más me preocupa es que no sé el paradero de él, ansío siquiera saber dónde él está (…), tememos por la vida de él y del otro muchacho», señaló en alusión a Hugas.

En ese sentido, Malavé señaló que espera que ambos «estén vivos, que no estén torturados (y) que definitivamente les digan a sus familias dónde se encuentran», porque la desesperación que padecen sus madres «no tiene nombre».

Caro pertenece al partido Voluntad Popular (VP), del líder opositor Leopoldo López y del que formaba parte hasta el pasado domingo Juan Guaidó, a quien más de 50 países reconocen como presidente encargado de Venezuela.

La oposición denunció a finales de diciembre que el Gobierno de Nicolás Maduro detuvo a Caro para dificultar la reelección de Guaidó como presidente del Parlamento en la sesión del pasado domingo, lo que finalmente ocurrió con 100 de los 167 votos en juego en una sesión paralela celebrada en la sede del diario «El Nacional».