Deserción de la Policía Nacional Bolivariana ronda el 75%

El siete de septiembre el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, graduó a 2.196 funcionarios de los cursos de formación que pertenecían los Programas Nacionales de Servicio Policial, período 2015, de la Universidad Nacional Experimental de la Seguridad (Unes). Sin embargo, desde principios de 2016 varios entes, como la comisión de Política Interior de la Asamblea Nacional, alerta que la deserción en las filas de la PNB es alta. 

Deserción de la Policía Nacional Bolivariana ronda el 75%

Al menos tres cuartas partes de esos recién graduados desertará -pedirá la baja- antes que culmine su primer año de trabajo. En un trabajo realizado para Clímax, se informó sobre el porcentaje de estudiantes que se retiran de la Unes. Ronda el 85%, y en la décima promoción de la PNB empezaron 1500 y culminaron 200.

Sobre los números de la policía nacional hay más secretismo. Las cifras oficiales no se divulgan pero se evidencian en las calles, y en las mismas palabras del presidente Maduro. Porque solicitó que en los próximos meses se gradúen al menos “30 mil funcionarios” para llegar a la meta de 60 mil el año que viene. Los últimos datos que soltó el Ministerio de Relaciones Interiores, Justicia y Paz en 2015 hablaba de 105 mil funcionarios activos en todo el país. Venezuela tiene 32 millones de habitantes según proyecciones del Instituto Nacional de Estadística.

Para la Organización de las Naciones Unidas (ONU) debería haber entre 250 y 300 policías por cada 100 mil habitantes. Si hay 32 millones de venezolanos, y al menos 105 mil policías activos, eso significa que nuestro país cuenta con el 0,0032 de un policía por cada habitante.

Los planes -contemporáneos- de reestructuración del servicio policial en Venezuela vienen de 2011. El primero, el bandera, fue la creación de la PNB luego de la desaparición de la Policía Metropolitana de Caracas. La idea consistía en unificar todos los aspectos de formación y operación de los cuerpos de seguridad civiles -policía, bomberos, protección civil-, en un mismo concepto: el hombre nuevo.

Término incluido en el “Plan de la Patria”.

Dentro de esta “unificación” están las mejoras sociales para los policías. En otras palabras, salarios. Un oficial recién graduado gana sueldo mínimo (un poco más de 22 mil  bolívares al mes). Menos de treinta y cinco dólares para un funcionario que debe ganarse el pan combatiendo el crimen en la ciudad más violenta del mundo. Según la organización mexicana no gubernamental Seguridad, Justicia y Paz. En su estudio de 2015, “la sultana del Ávila” registró 119 homicidios por cada 100 mil habitantes.

Maduro aprobó un aumento del 50% en el tabulador de salarios de todos los funcionarios policiales, y comisionó al ministro de Interior, Justicia y Paz, Néstor Reverol, a que presente en 30 días un plan para la reestructuración de la PNB en su período 2016-2018.

Por las estadísticas actuales, cabe esperar que la deserción policial, déficit de equipos y el bajo poder adquisitivo del funcionario esté dentro de ese plan de reestructuración.

Vinotinto contra Bolivia: cuando lo normal es anormal

El debut de Venezuela fue soñado. Goleó y gustó. Y lo hizo con un 11 previsible, juntando a los que ya han sido utilizados por otros técnicos. ¿Qué cambió? Parece que el rival facilitó ese primer paso de encontrar la competitividad, perdida por los movimientos de una FVF caótica. Sin embargo, ahora viene lo más difícil: impedir el típico bajón que la Vinotinto muestra luego de un logro