<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Desinformación en Venezuela (VII): La radio en Turn Off

Tras reportar en vivo lo que acontecía, el 30 de abril de 2019, Radio Caracas Radio (RCR 750 AM) fue cerrada, luego de haber transmitido su señal por 89 años. Este es solo uno de los 180 casos de cierres de radios en Venezuela

Desinformación en Venezuela (VII): La radio en Turn Off

Dentro de las múltiples estrategias que ha seguido el chavismo en Venezuela para silenciar la información, tal vez la más amplia y a la vez más silenciosa ha sido ir apagando las emisoras de radio del país. En una década se cerraron 180 estaciones, principalmente locales, como medida de retaliación por espacios de opinión o por una línea editorial crítica del régimen.

El número de emisoras de radio silenciadas en el país lo recopiló la organización Espacio Público, de la cual me honra ser cofundador. Desde esta organización se han registrado el cierre de emisoras en el país como parte de un informe más amplio para el estadounidense Comité de Protección de Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés).

Venezuela ha sido víctima de un radiocidio a gran escala como parte de una estrategia más amplia que ha caracterizado al chavismo: la hegemonía y control de las comunicaciones. Esto afecta seriamente el acceso a la información por parte de los venezolanos y genera como resultado una ciudadanía con problemas serios para poder informarse de lo ocurre en su propio país.

Todo inició en 2009

La data recopilada por Espacio Público y CPJ parte, como debe ser, de la decisión tomada en agosto de 2009, cuando en un solo día el gobierno de Hugo Chávez suspendió la licencia de 32 radioemisoras. En ese momento, tampoco conviene olvidarlo, estaba Diosdado Cabello al frente de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel).

Aquella acción fue un cambio de estrategia tras el alto costo político que terminó pagando el chavismo por el cese de la licencia de RCTV, en mayo de 2007. Al contrario de un anuncio que se hizo con medio año de antelación, lo cual le permitió al canal construir una defensa jurídica (luego elevada ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos) y generar una matriz de rechazo en la opinión pública, en el caso de las radios la medida se transmitió de forma simultánea mientras equipos de Conatel y uniformados de la Guardia Nacional se presentaron a medianoche a desconectar los transmisores.

Foto: Andrea Hernández / Colectivos chavistas se encuentran con representantes de la oposición en Conatel, La Mercedes, Caracas el 16 de febrero de 2017

El factor sorpresa se implantó como una estrategia política. Se dejaron de levantar procedimientos administrativos previos, que los afectados pudieran apelar, y al mejor estilo autoritario, el día menos pensado están en una emisora una comitiva del chavismo y hasta allí llegan las transmisiones de la emisora.

La radio continúa siendo un medio clave

Tras varios grupos focales realizados por la Asociación Civil Medianálisis en sectores campesinos y urbanos populares, en el estado Lara, detectamos una persistente esperanza de los más pobres en encontrar información en la radio en momentos de crisis. Estos venezolanos no están conectados actualmente al Internet, no tienen telefonía inteligente y los periódicos dejaron de circular.

Ante el clima de desinformación, muchos siguen acudiendo a la radio local, identificando señales que aún mantienen viva la información y opinión en sus programaciones, o buscando a referentes bien sean periodistas o generadores locales de opinión pública. Éstos últimos, en algunos casos, son líderes políticos democráticos que encuentran en la radio el último espacio disponible para difundir su mensaje.

La ola de cierres, con estos 180 casos entre 2009 y 2019, no se ha detenido en tiempos de la Pandemia de covid-19 en Venezuela. El reporte del CPJ señala que mientras los venezolanos tratan de sobrellevar la pandemia en 2020 en un contexto de continuo desabastecimiento generalizado de necesidades básicas como los alimentos, el combustible y las medicinas, el Gobierno de Maduro ha seguido restringiendo las informaciones sobre la emergencia sanitaria.

Espacio Público ha documentado el cierre de 9 radioemisoras en los primeros cinco meses de 2020, entre ellas Rumbera 106.9, la cual fue cerrada en mayo por Conatel.

200 efectivos de la GNB para cerrar una pequeña emisora

A mediados de julio pasado, el periodista Otilio Rodríguez resultó detenido en Carúpano, estado Sucre. Otilio en ese momento era el director de la emisora Pura Candela 93.3 FM. Una noche estuvo detenido. Según su propio testimonio, los efectivos de la Guardia Nacional que le custodiaban se portaron de manera decente y argumentaron que no les tocó otra opción que meterlo preso porque había “órdenes de arriba”.

De forma muy rápida, a Otilio se le montó un expediente. Resultó acusado de “instigación al odio”, uno de los “delitos” que la neolengua del poder chavista terminó imponiendo desde la Asamblea Nacional Constituyente.

El periodista había denunciado irregularidades en la venta de combustible en Carúpano. No lo confirmó él, pero todo apunta a que con sus denuncias sobre la gasolina molestó a algún alto oficial militar. Esto se desprende de una única declaración en la que ofreció detalles sobre su detención, la cual se extendió por unas 20 horas.

La actuación de la Guardia Nacional contra Rodríguez no se detuvo allí. Dos semanas después de ser llevado a un calabozo y luego liberado, efectivos de este cuerpo irrumpieron en la sede de Pura Candela 93.3 FM para sacar del aire a esta estación.

El 31 de julio, unos 200 efectivos de la GNB se presentaron para tomar las instalaciones de la emisora y llevarse confiscado el transmisor y otros equipos técnicos.

Traje a colación este caso, muy reciente, que simboliza el cómo se viene cercando al periodismo radial local e independiente en Venezuela. Como parte de una estrategia para desinformar a los venezolanos, para que un ciudadano de a pie ni siquiera sepa lo que acontece en su pueblo o ciudad.

Radios en turn off

En 2017 la cifra de cierres llegó a su máximo nivel, con 57, según Espacio Público. Ese mismo año, el país fue escenario de una ola de protestas duramente reprimidas. Una ola de 27 cierres ocurrió en 2019, cuando el presidente de la Asamblea Nacional y líder opositor Juan Guaidó encabezó un infructuoso alzamiento contra Maduro, en lo que se conoció como “Operación Libertad”.

Tras reportar en vivo lo que acontecía, el 30 de abril de 2019, Radio Caracas Radio (RCR 750 AM) fue cerrada, luego de haber transmitido su señal por 89 años. Este caso simboliza el turn off que pesa sobre la radio venezolana sí se dedica a informar u opinar de forma crítica.