Despiden al policía que mató a tiros a un joven negro en Atlanta

El incidente, captado parcialmente en un vídeo, ocurre en plena ola de protestas, que se han extendido por todo el mundo para denunciar la violencia policial contra las minorías, a raíz del asesinato de George Floyd, asfixiado por un policía en Mineápolis. 

Despiden al policía que mató a tiros a un joven negro en Atlanta

Atlanta enciende nuevas protestas en EEUU. La muerte de otro joven negro, Rayshard Brooks, disparado por un agente blanco, causa una profunda conmoción en Atlanta (Georgia, Estados Unidos). El agente que apretó el gatillo fue despedido y la jefa de Policía de la ciudad, Erika Shields, dimitió. La muerte de Brooks desencadenó protestas masivas en la ciudad, que han derivado en el incendio del local de la cadena Wendy’s frente al que se produjo el disparo.

Brooks, de 27 años, falleció tras ser tiroteado la noche del viernes en el aparcamiento de un local de la cadena de comida rápida en Atlanta. El informe del Departamento de Investigación de Georgia (GBI) dice que Brooks se resistió a ser detenido y forcejeó con dos agentes blancos.

Los detalles del episodio

El suceso comenzó en la noche del pasado viernes, cuando la policía acudió al aparcamiento “tras recibir una queja de que un hombre estaba dormido en un vehículo aparcado delante de la ventanilla” del restaurante, lo que dificultaba la recogida de alimentos a otros clientes, según ha informado el GBI.

Los agentes hicieron una prueba de alcoholemia a Brooks y, tras confirmar que estaba ebrio, intentaron detenerle, pero el joven “se resistió y comenzó un forcejeo” entre los tres, apunta la nota.

“El agente de policía sacó una pistola de descarga eléctrica, y los testigos dicen que, durante el forcejeo, el hombre (Brooks) agarró esa pistola eléctrica y se hizo con ella”, agrega.

Un primer vídeo difundido en las redes sociales muestra el forcejeo con los agentes y cómo el hombre consigue zafarse de ellos y sale corriendo, perseguido por uno de los policías.

Un segundo vídeo publicado por el GBI muestra cómo Brooks, tras huir de los agentes, alargó su brazo hacia atrás y apuntó aparentemente al agente con la pistola de descarga eléctrica. En ese momento el agente de Atlanta agarró su arma, la disparó e impactó en el señor Brooks, y éste cayó al suelo. Murió horas después en el hospital al que había sido trasladado.

Otro punto de vista

Un abogado de la familia de Brooks, L. Chris Stewart, disputó la versión oficial en una rueda de prensa, al asegurar que los testigos con los que ha hablado no vieron a la policía hacer un test de alcoholemia a la víctima y subrayar que una pistola eléctrica no es un arma letal. “Su vida –la del policía blanco– no estaba en riesgo inmediato cuando disparó ese tiro”, recalcó Stewart.

La alcaldesa de Atlanta, la afroamericana Keisha Lance Bottoms, anunció en una rueda de prensa durante la tarde del pasado sábado que la jefa de Policía de la ciudad, Erika Shields, había presentado su dimisión, exigida por activistas locales y decenas de manifestantes en la ciudad.

Este artículo fue publicado originalmente en The Objective.