Diputado Duarte: La presión sobre el Gobierno fue clave para entrega de cuerpos

El diputado a la Asamblea Nacional, Franklin Duarte, integrante de la comisión que investiga los sucesos del pasado 15 de enero en El Junquito, denunció que con la exigencia de la instancia que integra y la demanda de los familiares, es que se logra finalmente la entrega de los cadáveres de los siete venezolanos asesinados durante el operativo desplegado por los órganos de seguridad del Estado, contra Óscar Pérez e integrantes del grupo de resistencia. 

Diputado Duarte: La presión sobre el Gobierno fue clave para entrega de cuerpos

Criticó la manera “despiadada” con la que el gobierno del presidente Nicolás Maduro, “juega” con los sentimientos de siete familias que ya se encuentran destrozadas anímicamente “por la saña con la que fueron masacrados sus parientes y no obstante dilató y condicionó a su antojo la entrega de los cadáveres para darles cristiana sepultura”.

El cuerpo de la tachirense Lisbeth Andreina Ramírez Mantilla llegó al Táchira al final de la tarde de este sábado y fue enterrada en el cementerio Jardines de la Consolación, mientras familiares y amigos esperaron más de siete horas en el Jardín Metropolitano de El Mirador, lugar donde se había acordado la sepultura, precisó el diputado nacional.

“El gobierno ha temido entregar los cuerpos debido a que en todo el mundo se sabe que los cadáveres muestran las consecuencias de su muerte. El mundo debe estar claro que lo que sucedió en El Junquito fue una masacre, un ajusticiamiento en contra de los nuevos siete héroes venezolanos”, dijo Duarte.

 

Según el parlamentario, la acción de las fuerzas de seguridad venezolanas, que conllevó al deceso de los siete venezolanos, responde a una nueva manera de “sembrar psicoterror en el pueblo, enviándonos un mensaje que ellos son quienes tienen el poder y las armas. Y cualquier intento de disidencia tendrá los mismos resultados y así ya lo han anunciado los delincuentes y bandidos que dirigen a Venezuela”.

La Comisión especial del Poder Legislativo, de la que Franklin Duarte forma parte, ha estado al frente dando acompañamiento y apoyo a las familias de los caídos en El Junquito.

“A nosotros como Asamblea Nacional o Comisión especial que investiga el caso, la Fiscalía Militar nunca nos ha dado la cara ni respuesta alguna de lo sucedido. Para nadie es un secreto que esa Fiscalía es un trapo rojo más que le esconde los secretos y hechos criminales que comete el gobierno de Maduro”, alertó.

 

Aseguró que a pesar de las dificultades que se han interpuesto,  desde la Asamblea Nacional se va a continuar insistiendo en la investigación de los hechos hasta llegar a las últimas consecuencias.

Denunció amenazas

Responsabilizó al Gobierno de cualquier cosa que le suceda, no solo a los integrantes de la comisión que está abocada a la investigación de los hechos de El Junquito, sino también a los familiares de los caídos.

“El Gobierno será responsable directo de lo que suceda a cualquiera de los familiares de los héroes asesinados o lo que nos pase a nosotros mismos como diputados integrantes de la comisión especial y a nuestras familias”, denunció.

 

Pidió Duarte a la opinión publica mundial tener en cuenta esta última denuncia pues “ya han empezado a generarse amenazas, pero hay tres cosas que no se pueden ocultar: la luna, el sol y la verdad y muy pronto el pueblo venezolano y la familia de estos siete héroes conocerán la verdadera causa de sus muertes, que fueron masacrados y rematados con tiros de gracia”.

Aseguró que “nadie nos va a doblegar, ni Nicolás Maduro, ni Tareck, ni Diosdado Cabello”, porque a su juicio, los diputados del Parlamento nacional no temen y no los van a amedrantar con el psicoterror.

“Nosotros estamos con el pueblo y el pueblo nos apoya y el sentimiento de los venezolanos ahora es Óscar Pérez y cada uno de esos venezolanos que ustedes asesinaron”, puntualizó Franklin Duarte.

Salario universal y reducción de las jornadas: propuestas del papa Francisco

El líder de la iglesia católica propone acciones globales para asegurar ingresos dignos a los trabajadores en estos tiempos duros. Mientras, la Organización Mundial del Trabajo (OIT) alerta que muchas de las personas que logren obtener o conservar su empleo no estarán exentos de caer en la pobreza, porque la pandemia también se encargó de derrumbar los ingresos de los trabajadores, así como de disminuir el número de horas de trabajo.