<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Diseñadores y makers venezolanos ofrecen ayuda contra coronavirus

Los diseñadores y "makers" venezolanos consideran la factibilidad de fabricar localmente y en impresión 3D materiales contra el coronavirus

Diseñadores y makers venezolanos ofrecen ayuda contra coronavirus

Se ha creado una página web para que todo los diseñadores y makers que posean impresoras 3D, cortadoras láser y materiales como acetato, contribuya a la fabricación de máscaras protectoras para médicos y demás personal de nuestros hospitales y clínicas.

Viernes 13 de marzo de 2020: Delcy Rodríguez, vicepresidente del gobierno de Nicolás Maduro confirmó la aparición del Covid-19 en nuestro territorio.

«Makerspaces»

A los días del anuncio y la declaración de cuarentena en el país, los «makers» venezolanos se reunieron en un grupo online creado por el diseñador industrial José Ignacio Sánchez para analizar la factibilidad de fabricar localmente, en impresión 3D, algunas piezas necesarias para los hospitales y clínicas, tal y como ya ha ocurrido en Europa.

José Ignacio Sánchez trabaja actualmente en el Fab Lab Recife, en Brasil, el cual se ha puesto en alerta y a la orden para las solicitudes del sistema sanitario brasileño. Viendo la ayuda que se puede brindar desde este tipo de centros, llamados también «makerspaces» por su capacidad tecnológica para la producción local, el diseñador decidió convocar a organizaciones, empresas e individualidades (makers) que dispongan de impresoras 3D, cortadoras láser y otros equipos para fabricar los insumos necesarios en Venezuela.

Una válvula y una careta señalaron el camino

Como antecedente se cuenta la experiencia del hospital de Chiari (Italia), que ante la falta de válvulas para los respiradores y la incapacidad del fabricante en surtírselas con celeridad, aceptó la ayuda de dos makers y diseñadores que fabricaron los repuestos con impresoras 3D, primero en máquinas FDM y luego, en SLS, mucho más resistentes.

Válvulas para respiradores desarrolladas en Italia para el coronavirus. Foto: Cortesía

Válvulas para respiradores desarrolladas en Italia para el coronavirus. Foto: Cortesía

Con estas válvulas se presenta la dificultad de que no son universales, sino que se han creado a la medida del modelo de cada marca, por lo tanto están patentadas y no se pueden replicar ni distribuir libremente. En el caso italiano, los makers lograron rediseñar el modelo comercial, presentaron el prototipo a las autoridades sanitarias, que luego de probar las piezas, las aprobaron, debido a la urgencia.

Válvulas para respiradores desarrolladas en Italia para combatir coronavirus. Foto: Cortesía

Esas son unas válvulas de respiradores en Brasil | Foto: Cortesía

La otra experiencia internacional ha sido la careta protectora a cargo de lo diseñadores de la empresa checa Prusa, para proteger a los médicos de los estornudos y la tos de los pacientes, un adminículo que debe ser combinado con el tapaboca y los lentes para blindar al personal que atiende a los contagiados.

Careta protectora diseñada por la empresa checa Prusa. Foto: Cortesía

Careta protectora diseñada por la empresa checa Prusa. Foto: Cortesía

El modelo desarrollado por los diseñadores de Prusa tiene un cintillo que se ciñe a la cabeza del profesional de la salud, hecho en impresión 3D, al que se le inserta un «escudo de acetato» que cubre totalmente el rostro, como las máscaras que utilizan los soldadores.

Diez mil máscaras diarias

Prusa es un gigante de la impresión 3D que produjo 800 «Face Shield» diarios hasta llegar a las diez mil unidades que donó al ministerio de salud de la República Checa. Luego, colgó los archivos «open source» del diseño, para que sea descargado gratuitamente por quien lo necesite. Un aporte generoso para el mundo.

Careta protectora contra el coronavirus. Diseño de la empresa checa Prusa. Foto: Cortesía

Careta protectora contra el coronavirus. Diseño de la empresa checa Prusa. Foto: Cortesía

En el fragor ocasionado por la pandemia también han surgido en España iniciativas como coronavirusmakers, el espacio para quienes desean ofrecer su trabajo y máquinas de forma voluntaria para ofrecer soluciones a la crisis.

Impresión 3D para ayudar en Venezuela

A consecuencia de la iniciativa del diseñador industrial José Ignacio Sánchez, han coincidido en el grupo makers venezolanos que intercambian ideas para colaborar con nuestros médicos y enfermeras a la medida de sus posibilidades técnicas, materiales y logísticas, ante la falta de un fab lab en el país.

Para ello se utiliza el diseño distribuido como herramienta, es decir, a través de las facilidades de interconexión que brinda la tecnología digital, se comparten archivos que permiten a cualquier persona en cualquier lugar del mundo descargar un diseño, modificarlo, adaptarlo y producirlo de manera local.

Diseño industrial para combatir el coronavirus. Foto: Cortesía

Diseño industrial para combatir el coronavirus. Foto: Cortesía

Entre los voluntarios del grupo está el ingeniero Eduardo Álvarez, director de En3D Venezuela, quien ha ido levantando la información sobre las necesidades específicas de la comunidad médica a través de diferentes ONG’s. También está elaborando un inventario de máquinas y capacidades de fabricación, así como generando las estrategias de distribución del material que se produzca.

Modificaciones y ajustes

«Hasta hace dos días, los hospitales y clínicas con las que hemos tenido contacto no habían tenido requerimientos de emergencia, pero ya han solicitado kits para el área de Caracas y para Aragua. Queremos informar que los makers venezolanos nos hemos ido preparando, produciendo los kits y mejorando la logística de fabricación, recolección y distribución de los mismos para donde sean solicitados”, informa Álvarez.

Piezas impresa en 3d para combatir el Covid-19. Foto: Cortesía

Piezas impresa en 3d para combatir el Covid-19. Foto: Cortesía

El ingeniero reconoce que a la fecha, sería complicado fabricar en impresión 3D las válvulas para los respiradores, por la poca disponibilidad de filamento, sin embargo, ha estado en contacto con fundaciones que pudieran favorecer su importación al país, si fuera preciso.

Lo factible son las máscaras

“Por ahora, lo factible es la fabricación de las máscaras protectoras, como las de Prusa, para todo el personal sanitario, desde los chóferes de las ambulancias, hasta los camilleros», señala el ingeniero, quien también dice que le han hecho modificaciones y ajustes a los diseños aprobados por los organismos de sanidad españoles, para optimizar la cantidad de material y reducir el tiempo de impresión, para ello, cuentan con la participación de varios diseñadores que trabajan con los criterios de seguridad y ergonomía.

Diseñadores contra la pandemia. Foto: Cortesía

Diseñadores contra la pandemia. Foto: Cortesía

En cuanto a los aspectos técnicos, señala Eduardo Alvarez que los filamentos adecuados para fabricar las máscaras son el ABS y el PET, porque son polímeros, mientras que el tipo PLA no se debe emplear, porque proviene del mundo vegetal, lo que lo hace sensible a la aparición y alojamiento de microbios.

Los involucrados

Mientras que el acetato puede ser el de 180 gr o 0.37 mm, que es el de las carpetas de oficina en tamaño carta, para lo que los makers están buscando librerías que las proporcione en calidad de donación.

Para conectar a los makers de todo el país, se ha abierto un registro a través de la página web c193d.com.

Hasta los momentos, además de En3D, los otros makers que se han involucrado son Nedraki, GraphoLab, 3D3 y 3DxCub3.

Espacio de contacto

La web también posee un espacio de contacto por el que se pueden recibir donaciones de material, así como un botón para realizar aportes a través de un portal de donaciones opencollective.com

En el momento de escribir esta nota, los diseñadores y  makers venezolanos están ultimando detalles para producir las primeras máscaras en Caracas y afinando la metodología y protocolos para replicarlos en cualquier otra parte del país. Esta información rodará por internet, siguiendo las pautas del diseño distribuido.