Dismaland en Caracas

El nombre elegido por Banksy para el parque juega con la palabra inglesa "dismal", que significa deprimente, y pretende ser una crítica irónica de Disneyland / por Mariana Silva

Fotos, videos, memes, historias en Instagram y un sinfín de postales en redes sociales enaltecen una cloaca iluminada.

Ciudadanos comunes con sonrisas genuinas, posan con sus mejores atuendos ante cientos de luces que generan un pasillo amplio y basto de color y “esperanza”; un pote de humo iluminado que intenta tapar el hedor de un país en ruinas, donde un poeta muere por falta de medicamentos y otros nadan en Nutella y burbujas de jabón Tyde.

Unas dos o tres cuadras alumbradas de manera vulgar y al mejor estilo burgués, iluminan un caudal de agua sucia, del vertedero fluvial que atraviesa casi toda la ciudad, de donde quienes perdieron todo buscan comida y sustento y a veces compañía en la complicidad del desesperado…

En 2015 el artista urbano Banksy crea una instalación, la cual recibió más de 430.000 visitantes; Dismaland fue un parque de atracciones creado por el artista, ubicado en el complejo Weston- Supermare en Somerset, Inglaterra. Concebidos como un proyecto artístico, Banksy lo describe como “un parque temático inadecuado para niños”.

En la construcción del parque participaron más de 58 artistas invitados personalmente por el autor. Se podían ver obras de artistas como Damien Hirst, Jenny Holzer y Jimmy Cauty, además de Banksy.

El nombre elegido para el parque juega con la palabra inglesa «dismal», que significa deprimente, y pretende ser una crítica irónica de Disneyland, algo que ponen de manifiesto donde se leía en un cartel a la entrada lo siguiente: se prohíbe la entrada al parque de spray, pinturas, rotuladores, cuchillos, armas y representantes legales de la corporación Walt Disney.

El parque fue una instalación temporal inaugurada el 22 de agosto de 2015 y clausurada el 28 de septiembre del mismo año.

En dicha instalación parte importante y hasta protagónica, eran los actores contratados para deambular como zombis por el parque, simulando nuestro estado mental actual. Acá en las riberas del Guaire también los hay, solo que no son actores, no están contratados; ellos asisten voluntaria y espontáneamente cada noche y no solo se toman fotos, también comen, si, aunque parezca sacado de un cuento de Poe, la “gente” paga en dólares por comer en los de moda food truck a las orillas del Guaire…

Comen, bailan, hacen vida social sin importar o mejor dicho acostumbrados a la putrefacción.

Estoy consciente que al leer este articulo muchos dirán: ¿y qué importa que uno disfrute un poco ante tanta adversidad?, ¿Qué tiene de malo pasar un buen rato si el Guaire esta tan bonito? Y claro que lo entiendo, sin embargo el cuestionamiento es ¿en que nos hemos convertido que ante la debacle, no solo nos conformamos, si no que nos alegramos con un caudal inmundo iluminado, que refleja el estado del país?

Las noches que me ha tocado pasar por las Mercedes y veo este espectáculo, viene a mi mente ¿Qué pensaría Banksy de esto?, ¿qué performance u obra se le ocurriría viendo que la instalación que hizo hace ya unos años en contra del sistema, de las malas políticas públicas, de la corrupción y la alienación de los ciudadanos, es una realidad en Caracas?

En mi experiencia en el medio de las artes, es difícil encontrar un artista que se sorprenda, pero créanme esto es digno de hacer del conocimiento de Banksy… espero con ansias su respuesta.