<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Dos pacientes murieron durante las 12 horas que estuvo el HCU sin luz

 

Dos pacientes murieron durante las 12 horas que estuvo el HCU sin luz

Doce horas estuvo el Hospital Clínico Universitario (HCU) sin luz tras registrarse una falla a las 5:00pm de este sábado. Una falla que, según Luis Motta Domínguez, ministro de Energía Eléctrica del gobierno de Nicolás Maduro, se debió a un «sabotaje».
Una versión que niegan los trabajadores del centro de salud para quienes lo ocurrido es producto de la negligencia de las autoridades. Dennis Guedez, delegado del Sindicato de Trabajadores de Hospitales y Clínicas, señala que hace dos meses denunció que las tres plantas eléctricas con las que cuenta el Hospital se encontraban sin gasoil y sin baterías.
Las tres plantas están ubicadas en el primer piso de la institución. Una se encuentra en el economato y área de oxígeno, abastece el alumbrado del Hospital. Otra surte la emergencia de adultos y la terapia intensiva y la tercera, es para radioterapia. Esta planta de origen chino, llegó al Hospital con una tarjeta equivocada y nunca la cambiaron por lo que hay que encenderla manualmente. Son plantas que tienen 15 años. A eso se le suma el robo de cables desde hace un año que no han sido repuestos.
Una enfermera del HCU con más de 18 años de servicio y que prefirió el anonimato, le contó a El Estímulo que una falla así jamás había ocurrido.
Esta enfermera confirma la muerte de dos personas, un joven de 27 años y un adulto mayor, ambos de la emergencia. Sin embargo tanto ella como otros trabajadores no descartan  que la cifra sea mayor (extraoficialmente se habla de seis o siete personas) ante el caos que se vivió. En el caso de esta enfermera, señala que vio camilleros de la morgue en otros pisos.
Como ya es habitual en este tipo de hechos, hay hermetismo por parte de las autoridades. La fuente confirma que el ministro de Salud, Carlos Alvarado, no estaba en el lugar pero sí el viceministro así como Fernando Alvarado, director del HCU y Motta Domínguez.
Otra fuente relato a El Estímulo que fueron trasladados alrededor de diez pacientes: un neonato de tres días de nacido, un lactante y un niño de 11 años. Una persona que estaba con ventilación, dos de la unidad de cuidados coronarios y cuatro mujeres embarazadas. Los traslados estuvieron a cargo de funcionarios de Protección Civil y los bomberos.
El personal del HCU, que arriba a 56 años de existencia, manifiesta que «echaron a perder el hospital». A las inexistentes condiciones de trabajo se le suma la falta de insumos y recursos como agua y precisamente, luz.
«Es insólito como hay dinero para otras cosas como garotas  y no hay dinero para hacer mantenimiento al HCU», cuestiona Guedez al recordar unas fotos que se hicieron públicas donde el director de la institución aparecía bailando en la fiesta de navidad, algo que fue cuestionado por los trabajadores del recinto de salud. «La vida de muchos está en riesgo», alerta el delegado sindical.
La fuente de El Estímulo confirmó que el servicio eléctrico se fue restableciendo por etapas. A las 3.00 am de este domingo ya el Hospital contaba con luz pero volvió a irse hasta las 5:00am que fue restablecido totalmente el servicio.
También explicó que como a esa hora falleció un paciente por complicaciones «no atribuibles a la falla eléctrica». y que a las 2:00am ingreso una señora en estado crítico a raíz de un infarto, que no sobrevivió.
Hasta el momento, ni el director del HCU ni el ministro de Salud se han pronunciado. Motta Domínguez relaciona lo sucedido al incendio ocurrido esta misma semana en unos galpones del Seguro Social ubicado en Guarenas, estado Miranda.
Los trabajadores no descartan tomar medidas de protesta ante lo ocurrido. De hecho, exigen la renuncia del director de la institución.]]>

¿Por qué muta el coronavirus?

El descubrimiento de variantes del coronavirus SARS-CoV-2 más contagiosas en el Reino Unido, Sudáfrica y Brasil añade incertidumbre a la posibilidad de atajar la pandemia. Los científicos, que esperaban estos cambios, hacen un llamado a la calma