<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Drama en Ecuador: abandonan a víctimas del coronavirus en las calles

La provincia de Guayas, donde se encuentra Guayaquil, tiene según las cifras oficiales más víctimas del Covid-19 que naciones latinoamericanas enteras: más de 2.300 contagiados y 52 fallecidos

Drama en Ecuador: abandonan a víctimas del coronavirus en las calles

Miles de imágenes han inundado las redes sociales y los medios locales de Ecuador. El drama se intensifica en Guayaquil, donde se multiplicaron en la última semana videos y testimonios sobre personas que murieron en las calles y familias que esperaron por días que recogieran los cuerpos de sus parientes fallecidos en sus hogares por coronavirus.

Ecuador no escapa del colapso del sistema funerario. Inclusive, el presidente Lenín Moreno, conformó una fuerza de tarea conjunta para enterar a todas las personas fallecidas.

Según reportaje de BBC Mundo, que se comunicó con algunos familiares y vecinos de víctimas, los testimonios coinciden y la palabra que mejor califica el drama de los ecuatorianos: horror.

«Mi tío murió el 28 de marzo y nadie viene a ayudarnos. Vivimos al noroeste de la ciudad. Los hospitales le decían que no tenían camillas y falleció en casa. Nosotros llamamos al 911 y nos pidieron paciencia. El cuerpo sigue ahí en la cama donde falleció», cuenta Jésica Castañeda, sobrina de Segundo Castañeda.

Al sureste de Guayaquil, otra joven que pidió el anonimato, relató que su padre murió en sus brazos y estuvo 24 horas en la casa.

«Nunca le hicieron la prueba del coronavirus, solo nos decían que nos podían agendar una cita y que tome paracetamol. Tuvimos que retirar el cuerpo por medio de particulares porque no tuvimos respuesta del Estado. Uno siente impotencia al ver a su padre así y tener que salir a pedir ayuda».

Prometen enterrar a todos los fallecidos

Darwin Jarrín, comandante de la Armada Nacional de Ecuador dijo a BBC News Mundo que hasta el 2 de abril, a más tardar, estarán enterrados todos los fallecidos en Guayaquil.

Según el diario El Comercio, lo ocurrido en la última semana de marzo, cuando más de 300 cadáveres fueron recogidos en distintos domicilios por la policía, puede tener serias consecuencias.

La alcaldesa de Guayaquil, Cynthia Viteri, fue contagiada con el virus. Hoy se encuentra en cuarentena y reclamó el 27 de marzo a las autoridades nacionales por las falencias del sistema público:

«No retiran a los muertos de sus casas. Los dejan en las veredas, caen frente a hospitales. Nadie los quiere ir a recoger. ¿Qué pasa con nuestros enfermos? Las familias deambulan por toda la ciudad tocando puertas para que los reciba un hospital público, donde ya no hay camas».

Sumado al drama de los que fallecen en sus hogares, se agrega la pesadilla que viven aquellos que se enfrentan los muertos en sus calles. Jésica Zambrano, periodista de El Telégrafo cuanta su experiencia desde el centro de Guayaquil.

«Mi pareja salió a hacer las compras y se encontró una persona muerta, en las calles Pedro Carbo y Urdaneta. Más temprano nos dijeron que había otro muerto unos cuantos metros más allá. Aquí estamos acostumbrados a ver a mendigos durmiendo en las calles, pero como resultado de esta crisis personas desahuciadas mueren en el centro de la ciudad».

Con información de BBC Mundo.