Eduardo Manuitt fue capturado por la justicia costarricense

El exgobernador de Guárico fue capturado junto a su hijo, Carlos Manuitt, y un hermano, Alberto Martínez Camero. La policía judicial de Costa Rica decomisó armas de fuego y documentos de identidad durante la detención

Tres venezolanos, entre ellos el exgobernador del estado de Guárico Eduardo Manuitt Carpio y su hijo, así como dos costarricenses fueron detenidos por secuestro y tortura de peones, informó este miércoles, 23 de julio, una fuente oficial.

El director general del Organismo de Investigación Judicial, Walter Espinoza, informó en una conferencia de prensa que los cinco hombres fueron capturados por privación de libertad, amenazas, tortura, lesiones, agresión con arma y coacción.

Los sujetos fueron identificados como Eduardo Manuitt Carpio, de 63 años; Carlos Manuitt Morado, de 25 años, y Alberto Martínez Camero, de 38 años, todos de nacionalidad venezolana, además de los costarricenses Juan Aguilar Aguirre, de 36 años, y José Francisco Villalobos Montero, de 22 años.

Los hechos que están siendo investigados se remontan al 14 de abril pasado, cuando los sospechosos de nacionalidad venezolana fueran víctimas del robo de ganado de una finca de su propiedad ubicada en el sector de Coronado, en San José.

Luego del robo, los detenidos privaron de libertad a los ofendidos y los trasladaron hasta una finca donde en apariencia los golpearon, torturaron y amenazaron con arma de fuego, con el fin de obtener información de dónde estaría el ganado que les habían robado y quiénes serían los ejecutores del hecho criminal.

«De manera paralela e ilegal las personas que se sentían ofendidas por la sustracción de los semovientes realizaron acciones aparentemente de carácter delictivo que sucedieron los días 14, 15 y 23 de abril (…) Los maniataban, torturaban, golpeaban, amenazaban con armas de fuego y los mantenían privados de libertad por distintos espacios temporales, algunos hasta 15 horas», explicó Espinoza.

Posteriormente, cuando se percataban de que las víctimas no tenían ni información, ni relación el robo de ganado, los trasladaban en un vehículo y los liberaban en vía pública en distintos sectores cerca de la localidad de Coronado.

La Sección Delitos Varios recibió las denuncias y tras una serie de investigaciones allanaron varias viviendas en los sectores de Coronado, Santa Ana y Escazú, así como dos fincas en Coronado, todos ubicados en la capital, lugares donde lograron detener a los sospechosos.

Como parte del operativo han decomisado dos armas de fuego tipo escopeta, dos pistolas (una calibre 9 milímetros y otra calibre 22) y cuatro vehículos, los cuales en apariencia están relacionados con las privaciones de libertad.

Además, documentos (cédula y licencia) aparentemente falsos de Eduardo Manuitt Carpio, quien indicó ser de nacionalidad costarricense.

«Uno de los venezolanos aparenta tener la nacionalidad de nuestro país, específicamente Eduardo Manuitt Carpio. Esta persona fue exgobernador de un condado en Venezuela y es residente en nuestro país desde hace aproximadamente cinco años y se dedica a actividades empresariales vinculados con la crianza o comercialización de ganado y productos derivados», manifestó Espinoza.

El Organismo de Investigación Judicial informó que los venezolanos interpusieron la denuncia por el robo del ganado y los agentes realizaron las investigaciones del caso, que culminó con la ubicación de las cinco cabezas de ganado, el 22 de abril, y que les fueron devueltas.

Sin embargo, aparentemente aún ya habiendo recuperado los animales, los sospechosos supuestamente privaron de libertad a una persona más, el 23 de abril, con el mismo objetivo de lograr tener información de quién fue la persona que sustrajo el ganado y al no obtener la información dejaron a esta persona en libertad en Coronado.

Los sospechosos serán presentados con un informe al Ministerio Público para que se les determine su situación jurídica.

Se tranca el juego de los venezolanos para una salida a la crisis

Nicolás Maduro se encuentra sin recursos para atender la crisis económica y de salud que padecen los venezolanos; en la que tampoco sus aliados China y Rusia podrán suplir los requerimientos del país, como la escasez de gasolina. Sin un acuerdo político con la oposición que abra el país a nuevos recursos la crisis podría ser incontrolable