<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

El “análisis” del grupo de Venezuela en el clásico

Este mismo jueves hicieron el sorteo de la fase de grupos Champions League de fútbol. No me pida el mismo nivel de precisión con un pronóstico de la llave “C” del IV Clásico Mundial de Beisbol 2017, que se va a jugar en Guadalajara con Venezuela, México, Puerto Rico e Italia aparentemente entre el 9 y el 12 de marzo (¡ojalá no coincida con el revocatorio, Tibisay!). Lo que voy a decir va a sonarle a chicle mascado y a excusa anticipada: que la pelota es impredecible. Que la estructuración de los rosters tiene mucho de “vente tú” y que algunos nombres se pueden caer. Que en una temporada larga generalmente ganan los mejores, pero que en un partido o una serie corta puede ganarte cualquiera si tus pitchers tienen una mala tarde.

El “análisis” del grupo de Venezuela en el clásico

Pero en fin, es un juego. ¡Vamos a jugar!

Imagínate este lineup de la Vinotinto dirigido por Omar Vizquel: José Altuve (2B), Martín Prado, Rougned Odor o Hernán Pérez (3B), Miguel Cabrera (1B), Carlos González (LF), Víctor Martínez (BD), Salvador Pérez o Wilson Ramos (C), Elvis Andrus o Alcides Escobar (SS), Odubel Herrera o Gregor Blanco (CF) y Ender Inciarte, Gerardo Parra o David Peralta (RF), con un cuerpo de lanzadores integrado por Carlos Carrasco, Félix Hernández, Eduardo Rodríguez, Aníbal Sánchez y Martín Pérez, con Francisco Rodríguez o Héctor Rondón de cerradores.

Generalmente, en un grupo de primera fase del Clásico Mundial hay dos países de tradición beisbolera y dos comparsas. Sin embargo, en 2017 nos toca un grupo con tres beisboleros cuyos clubes juegan la Serie del Caribe (Venezuela, México y “Puertorro”) y un solo comparsa (Italia). Va a haber otro grupo (el “B”) en el que los dos “fuertes” serán Corea del Sur y Taiwán. ¿Por qué? ¿La tienen agarrada con nosotros? ¿Hay una conspiración del imperio? En parte, la culpa es de de los mexicanos. Quedaron últimos en su llave en el Clásico Mundial de 2013 (perdieron 6-5 con Italia) y por eso tuvieron que jugar eliminatoria previa para clasificar a la edición de 2017 (con Nicaragua, Alemania y República Checa… imagina un checo jugando pelota). Es decir, se convirtió en una falsa cenicienta.

El análisis rival por rival:

1)   México

Juegos previos con Venezuela en el Clásico: ninguno

Mejor figuración en el Clásico: pasaron a segunda ronda en 2006 y 2009

Manager: Edgar González, ex infielder

El pitcheo: en teoría es su punto fuerte, si reúnen a talento de Grandes Ligas como Jaime García (Cardenales), Marco Estrada (Azulejos), Yovani Gallardo (Orioles), Jorge de la Rosa (Rockies), el chamo Julio Urías (Dodgers) y relevistas como Sergio Romo, Joakim Soria o Roberto Osuna.

El bateo: la única gran referencia es Adrián González, el veterano primera base de los Dodgers que ya no batea muchos jonrones pero siempre impulsa carreras con su buen contacto, y rebuscando en las sobras, quizás Jorge “Chato” Vázquez, verdugo de Tigres de Aragua en la Serie del Caribe. Pero México tiene al menos dos ligas muy competitivas con un montón de peloteros cuyos nombres no nos dicen mucho, pero suelen responder.

Nivel de alerta: naranja. Venezuela es muy superior ofensivamente. Pero ellos serán locales en Guadalajara y México siempre fastidia mucho.

2)   Puerto Rico

Juegos previos con Venezuela en el Clásico: tres (2-1). Venezuela le ganó 6-0 en el Hiram Bithorn de San Juan en la segunda fase de grupos de 2006, con jonrón con las bases llenas de Víctor Martínez y victoria de Carlos Zambrano. Después repitió 2-0 en Miami en la segunda fase de 2009, con cuadrangular de Ramón Hernández y triunfo de Félix Hernández. Puerto Rico se vengó 6-3 y eliminó a la Vinotinto en la primera ronda de 2013, con derrota de Henderson Álvarez. Pablo Sandoval era el cuarto bate: ¡qué tiempos aquellos!

Mejor figuración en el Clásico: subcampeón en 2013

Manager: Edwin Rodríguez

El pitcheo: en general, la liga de beisbol en la isla ha tenido un gran bajón, pero eso no quiere decir que no haya muchos puertorriqueños o descendientes de puertorriqueños con mucho nivel en Granes Ligas. Hablen o no una papa de español, si convencen a Jake Arrieta (Cachorros) o Marcus Stroman (Azulejos) para que se vistan de boricuas, podrían amargarle al menos unos innings a la Vinotinto.

El bateo: un caso similar. Si reúnen a todos los boricuas y no tan boricuas, podrían armar un trabuco similar al de la Serie del Caribe de 1995. Allí podrían quizás los dos mejores campocortos jóvenes de Grandes Ligas, Carlos Correa y Francisco Lindor, junto a uno de los supremos antesalistas con guante y bate, Nolan Arenado, el también infielder Javier Báez y jardineros como Carlos Beltrán (que ha tenido un renacer a los 39 años en 2016), Ángel Pagan y George Springer, aunque este último lo pongo en duda. Detrás del plato se arrodillaría el veterano Yadier Molina, en sus buenos tiempos el mejor cátcher defensivo del planeta.

Nivel de alerta: si de verdad convencen a Carlos Correa, Francisco Lindor, Nolan Arenado, George Springer o Jake Arrieta, casi que alerta roja. Pero el beisbol lo juegan nueve contra nueve (o diez contra diez, contando al designado) y la pelota es redonda. Venezuela tendría más profundidad en la banca.

3)   Italia

Juegos previos con Venezuela en el Clásico: tres, con tres palizas para Venezuela. La Vinotinto le ganó 6-0 en la primera fase de 2006 en Lake Buena Vista (Florida), con jonrón de Miguel Cabrera, Bob Abreu también volviéndolos locos y triunfo de Freddy García. Después les venció hasta dos veces en el formato de primera ronda que se usó en 2009, en el Rogers Centre de Toronto: 7-0 con cuadrangulares de Carlos Guillén y Melvin Mora y par de dobletes de Celestino López (victoria de Félix Hernández en relevo de cuatro episodios) y luego 10-1 con partido ganado para Enrique “Fresita” González y vuelacercas de Bob Abreu, Celestino López, Miguel Cabrera y Ramón Hernández.

Mejor figuración en el Clásico: pasaron a segunda ronda como el acontecimiento sísmico (alegre) de 2013 y así aseguraron clasificación directa a 2017

Manager: parece que un tal Marco Mazzieri

El pitcheo: esteeeeee… A lo mejor vemos por ahí montados en la lomita a Tiago Da Silva, viejo conocido de los Leones del Caracas (si es que Brasil no consigue el único cupo que queda disponible para el Clásico), o al veterano relevista Jason Grilli (Azulejos de Toronto), e inclusive al fenómeno circense Pat Venditte, el insólito caso de lanzador ambidestro (puede tirar pelotas como derecho o como zurdo, aunque en ningún caso es un Cy Young). De resto, pura incógnita, por no decir puro fantasma, pero en las ligas menores siempre hay talento ítalo-estadounidense.

El bateo: ¡en 2006, jugó para la azzurra Mike Piazza, miembro del Salón de la Fama y probablemente el mejor cátcher ofensivo de la historia! Y a lo mejor esta vez ayuda como coach. Francisco Cervelli (que no tiene mucho espacio en la Vinotinto), al parecer, ha declinado reforzar a los italianos. Si acepta entrar en la convocatoria, ojo con Anthony Rizzo (1B de Cachorros), uno de los más excitantes toleteros zurdos de Grandes Ligas. Otros nombres más o menos familiares: Drew Butera (cátcher), Alex Liddi (infielder), Chris Denorfia (jardinero)…

Nivel de alerta: amarillo. De la segunda línea de las selecciones que juegan el Clásico, Italia siempre es una de las más peligrosas. Y no hay que confiarse con las tres pelas que les ha metido la Vinotinto en 2006 y 2009. Un estadístico podría indicar que eso solo incrementa las probabilidades de que esta vez haya un batacazo azzurro en 2017.

—  o — o —

Pronóstico final: hay que ganarle sí o sí a la Squadra Azzurra y fajarse con mariachis y reguetoneros. En el papel Venezuela cuenta con uno de los rosters más completos del mundo (sobre todo del lado del bateo y la defensa) y Omar Vizquel no la tiene muy difícil para ser un mejor manager que Luis Sojo. Yo digo que esta vez en 2017 pasaremos sobrados al menos la primera ronda. ¡Pare de sufrir!

Alto ahí coronavirus: ya es Navidad en octubre

El presidente receta gotas mágicas, decreta la Navidad y se lanza una flexibilización casi total: ¿basado en qué? Puro voluntarismo y conveniencia política: empieza a sentirte "seguro", sueña con tu pernil y piensa en salir a votar. Parece que lo malo ya pasó. Ponte a creer