<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

El Bafta enrumbó a “1917” hacia el Oscar

La epopeya bélica de Sam Mendes arrasó en el premio de la Academia británica y todo indica que ese triunfo se replicará esta semana en Hollywood, en un año sin mayores sorpresas en otros rubros ganadores

El Bafta enrumbó a “1917” hacia el Oscar

Tal como ocurrió en la pasada entrega de los Globos de Oro, Martin Scorsese volvió a irse con las manos vacías de la entrega de los premios Bafta, celebrada anoche en el Royal Albert Hall de Londres, al no obtener su filme, El irlandés, ningún galardón. Y como en aquella oportunidad, fue desplazado por el realizador británico Sam Mendes, cuya película, 1917, epopeya bélica ambientada en la Primera Guerra Mundial, se alzó con siete de las nueve distinciones a las que aspiraba, en los rubros de mejor película, director, mejor filme británico, sonido, fotografía, diseño de producción y efectos visuales. Sólo se le escaparon los de música y mejor maquillaje y peluquería.

Con todo para ganar

Al ser generalmente los Bafta, junto con los Globos de Oro, termómetros por excelencia de lo que ocurrirá en los Oscar, se estima que 1917 tiene prácticamente aseguradas varias estatuillas, de las 10 a las que aspira, entre ellas las de mejor película y director. Las otras son las correspondientes a guión original, fotografía, banda sonora, sonido, efectos visuales, diseño de producción, edición de sonido y maquillaje. ¿Se convertirá allí nuevamente en la gran triunfadora de la noche? La incógnita se develará en menos de una semana, el próximo domingo 9 de febrero, en el Teatro Dolby de Los Ángeles.

El Bafta enrumbó a “1917” hacia el Oscar

1917, a estrenarse esta semana en Venezuela, sorprende por ser un verdadero prodigio técnico, al recrear en un impresionante plano secuencia falso de 110 minutos, perfectamente bien logrado, la historia de dos jóvenes soldados británicos en la Primera Guerra Mundial que deben cumplir una misión casi suicida: atravesar las líneas enemigas para entregar un mensaje que evite la muerte de cientos de personas, incluyendo al hermano de uno de ellos.

La película cautiva desde un primer momento y mantiene al púbico atento a todas y cada una de sus escenas, que son literalmente una lección del mejor cine, a tono con el rango profesional de su realizador, quien ya en el año 2000 obtuvo cuatro Oscar por American Beauty, una de sus obras maestras, en los apartados de mejor película, director, actor (Kevin Spacey) y guión original.

Triunfadores habituales

Salvo que haya algún batacazo de última hora, algo que a estas alturas resulta ciertamente improbable, existe la certeza de que en los Oscar también veamos subir al escenario a recoger sus galardones y pronunciar sus consabidas palabras de agradecimiento a las luminarias que en esta temporada de premios han tenido todas las de ganar. Son ellas: Joaquin Phoenix y Renée Zelweger, imbatibles en sus formidables roles protagónicos en Joker y Judy, respectivamente, así como Brad Pitt y Laura Dern como actores secundarios por Érase una vez… en Hollywood e Historia de un matrimonio.

En ese grupo por supuesto que figura también la sensación de los amantes y conocedores del séptimo arte en esta temporada. Hablamos del filme surcoreano Parásitos, de Bong Joon-Ho, distinguido con la Palma de Oro en Cannes, que además de ganar en el apartado de mejor película internacional podría obtener también otro Oscar, el de guión original, por su habilidad de saber mezclar magistralmente varios géneros tan aparentemente disímiles, como la comedia, el drama, el terror y el suspenso con fluidez, pericia e inteligencia.

Un español en la lista

Otra virtual ganadora de un premio de la Academia, esta vez como cinta animada, es Klaus, reinterpretación de la leyenda de Santa Claus, obra del español Sergio Pablos, que ayer recogió el Bafta en Londres desplazando a la todopoderosa factoría Disney, que tenía nominados a dos de sus títulos más taquilleros, Toy Story 4 y Frozen 2 (también derrotados en la contienda de los Globos de Oro por Mr. Link. El origen perdido, una producción estadounidense en stop motion). Pocos días antes, Klaus se hizo de siete premios Annie, considerado el Oscar de la animación, incluido el de mejor película.

El Bafta enrumbó a “1917” hacia el Oscar

No lo tendrán tan fácil otros dos españoles en la pelea del Oscar, Pedro Almodóvar, aspirante por Doloy y gloria entre los cinco nominados al mejor filme internacional; y Antonio Banderas, en el quinteto de actores protagónicos por esta misma película. Ocurre que están compitiendo con dos pesos pesados de sus respectivos rubros, como lo son Parásitos y Joaquin Phoenix (Joker).

La audiencia disminuye

Con todo el despliegue mediático que genera la entrega del Oscar, que hace que se hagan predicciones sobre virtuales ganadores o perdedores durante las semanas previas a la ceremonia, hay que decir que el interés del espectáculo vía TV ha venido decreciendo. La audiencia de 2018 fue la peor de la historia y en 2019 solo se recuperó un 12%, según datos de Statista, la empresa encargada de medir su sintonía.

Las razón de esto es que, por un lado, el cine ha dejado de ser una opción de entretenimiento para las generaciones más jóvenes. Esto se debe, sobre todo, a la aparición de nuevas plataformas audiovisuales como Netflix, HBO o Amazon Video, que han cambiado la forma de producir y ver películas.

Además, estas plataformas ofrecen un catálogo más extenso, están disponibles para ver en streaming y permiten acceder a los estrenos a un precio más reducido que una entrada de cine. Es más que evidente que el futuro del cine también pasa por internet.

Atrio Restaurante: sabor con arte y cultura

José Antonio Casanova, cocinero destacado por sus artísticas propuestas, y la asesora gastronómica Mónica Sahmkow, asumieron la elaboración de dos menús de degustación donde cada plato es una sorpresa gustativa y visual