<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

El chavismo se vacuna primero: los diputados son prioridad

Todavía no han aplicado la vacuna a 10% del personal sanitario y ya los diputados están recibiendo sus dosis, incluso antes de las personas de la tercera edad. ¿Sorprende?

El chavismo se vacuna primero: los diputados son prioridad

Las 277 personas que conforman la Asamblea Nacional (AN, Parlamento) de Venezuela comenzaron a recibir la vacuna Sputnik V contra la covid-19, en cumplimiento del plan propuesto por el Gobierno, que hasta este martes ha inmunizado a menos del 10% del personal sanitario y que excluye a la tercera edad.

Al menos tres diputados «opositores» informaron a través de las redes sociales que les habían inoculado una dosis del fármaco ruso, cuyo primer lote con 100.000 aplicaciones arribó al país a mediados de mes y alcanzará para proteger a menos del 0,5% de la población.

Los legisladores Alfonso Campos, Anyelith Tamayo y Rubén Limas anunciaron que ya habían sido vacunados, pero la lista de diputados inmunizados es más larga e incluye, hasta este martes, al menos a una decena, según fuentes legislativas consultadas por Efe.

De todas formas, se prevé la vacunación total del pleno, que es -formalmente- 92% oficialista, pues así lo contempla el plan gubernamental que, no obstante, aseguró que los trabajadores del área médica serían los primeros en recibir la protección en esta primera etapa.

Este esquema de vacunación incluirá a los familiares directos del presidente venezolano, Nicolás Maduro, pues tanto su esposa, Cilia Flores, como su hijo, Nicolás Maduro Guerra, tienen un escaño en la Cámara.

El mandatario explicó la semana pasada que luego de toda la vacunación a los sanitarios sería inmunizado el personal «social» que está «protegiendo» a la gente en las calles, los cuerpos de seguridad y las altas autoridades del Gobierno, incluyendo a los diputados del Parlamento.

De esta manera, varios dirigentes del chavismo también se beneficiarán de este tratamiento preferencial, entre ellos el diputado Diosdado Cabello, quien padeció la enfermedad en 2020.

Mientras tanto, el plan de vacunación que comenzó el jueves pasado ha brindado protección a varias decenas de trabajadores sanitarios, sin que se conozca hasta el momento un balance oficial al respecto.

Varios gobernadores y alcaldes oficialistas han informado de la llegada de algunas dosis de Sputnik V en sus regiones, mientras el Gobierno asegura que esta fórmula ya se está aplicando en todo el país, sin explicar las cantidades en cada caso.

Por su parte, la gobernadora de Táchira (fronterizo con Colombia), la opositora Laidy Gómez, denunció el «desvío» de algunas vacunas en esa región, por lo que pidió al Gobierno apegarse a los estándares internacionales y dar prioridad al personal sanitario.

Sin vergüenza alguna

La oposición venezolana condenó este martes que las autoridades venezolanas tomen como prioridad a los políticos en la vacunación contra la covid-19, luego de que en las últimas horas varios diputados afines al Gobierno de Nicolás Maduro fueran inmunizados.

«No tienen nada de vergüenza. Son solo 100.000 vacunas, que además, necesitan 2 dosis para ser efectivas, pero no se las ponen a personal sanitario, policial, militar o en el área de servicios como la alimentación, lo lógico en cualquier país civilizado, sino a ‘políticos'», dijo el dirigente Marco Aurelio Quiñones en Twitter.

En la misma línea también se pronunciaron varios antichavistas que criticaron el hecho de que estos diputados se vacunen cuando «no representan la primera línea de personas a ser inmunizadas», según una nota de prensa de la oposición.

«Por estas mismas razones funcionarios de otros países que se han vacunado saltando normas, han tenido que renunciar y ser sometidos a una investigación con posibles consecuencias penales», dijo la exdiputada Dinorah Figuera.

Varios opositores se reunieron este martes de manera virtual para debatir sobre la forma en que el Gobierno ha llevado la vacunación contra la covid-19 iniciada hace cinco días en Venezuela.

Los opositores se reúnen bajo una instancia denominada comisión delegada, una figura que el líder Juan Guaidó puso en marcha en diciembre pasado para prolongar el mandato que entonces ejercía como jefe del Parlamento.

Guaidó decidió usar esta instancia como una forma de dar validez a sus decisiones, tras considerar que las elecciones legislativas que se celebraron en diciembre carecían de estándares democráticos y por ello su coalición no participó.

La comisión, una figura que el Parlamento activa cuando se encuentra en período de receso, es reconocida por algunos países como Estados Unidos o Colombia, pero en Venezuela ha perdido su validez ante la instalación de un nuevo ente Legislativo que es controlado por el chavismo.

La oposición considera que el chavismo está politizando la vacunación contra la covid-19 por haber puesto como prioridad a los diputados, alcaldes, gobernadores y demás autoridades de Gobierno.

Manifestó también su desacuerdo con que el Gobierno permita un mercado privado de vacunas porque, según dijo la opositora María Mulino, «se traducirá en ventas en dólares y solo el 5% de la población venezolana podrá pagar», pues el salario promedio del venezolano es de menos de un dólar mensual.