El Cuerpo Nacional Contra la Corrupción no tiene ni sede

Los recursos llegan tarde y los procesos son lentos. Así funcionó en 2015 la “superagencia” creada por el presidente Nicolás Maduro para combatir el saqueo al erario público, según el informe de gestión del Despacho.

El Cuerpo Nacional Contra la Corrupción no tiene ni sede

El Cuerpo Nacional Contra la Corrupción (CNCC) está en la calle. Literalmente hablando. “La institución no cuenta con una sede administrativa para el funcionamiento y la ejecución efectiva de los procesos administrativos llevados a cabo por cada una de las Direcciones y Oficinas que conforman el Cuerpo, interfiriendo así, con el cumplimiento de sus objetivos y el desarrollo pleno de sus competencias”, admite el CNCC en la memoria y cuenta del Ministerio del Despacho de la Presidencia.

En el marco de su última Ley Habilitante, el presidente Nicolás Maduro firmó el decreto que creaba este organismo el 19 de noviembre de 2014. Allí estableció que el CNCC tendría la misión de “planificar, organizar y ejecutar de manera sistemática e integrada las acciones preventivas, investigativas y operativas necesarias contra la corrupción”.

Al ordenar la activación del nuevo cuerpo, Maduro afirmó que “la lucha contra la corrupción es la lucha contra el capitalismo”. Ahora, ¿cómo enfrentar tan feroz enemigo si los recursos no llegan a tiempo? “Aún cuando el Cuerpo Nacional Contra la Corrupción fue constituido en el mes de diciembre del 2014, la distribución presupuestaria fue aprobada a finales del mes de agosto del año 2015”, reconoce el CNCC en el informe de gestión que presentó ante la Asamblea Nacional.

La que está llamada a ser la “superagencia” anticorrupción bajo el control directo del Presidente de la República, tampoco “cuenta con un sistema administrativo que garantice la rapidez en la ejecución de los procesos institucionales, necesarios para el apoyo de las actividades programadas y ejecutadas por las unidades sustantivas”, según refleja en el recuento de los obstáculos que padeció en 2015.

¿Qué hace?

El balance del CNCC está contenido en la memoria y cuenta del Ministerio del Despacho de la Presidencia. Sin ofrecer mayores detalles, asegura que el año pasado “implementó acciones orientadas a minimizar la comisión de delitos derivados y conexos con el fenómeno de la corrupción en el ámbito político, económico y social de la Nación”.

De acuerdo con esta información oficial, el Cuerpo Nacional Contra la Corrupción solo ejecutó 17,84% de su presupuesto de 98.127.634 bolívares. La cifra equivale a 17.514.544 bolívares. Ese dinero habría sido utilizado en un proyecto cuya efectividad se mide por la elaboración de “informes”. En este caso, dice haber hecho cinco en todo 2015. Es decir, que en promedio cada informe requirió 3.502.908 bolívares.

Los “informes” en cuestión contendrían “información estratégica que permita orientar la toma de decisiones al Ejecutivo nacional en materia contra la corrupción”, y persiguieron el objetivo de “disminuir los delitos de corrupción a través de la recuperación de los valores morales y éticos”.

El Gobierno ha indicado que el CNCC participa en la “Operación Ataque al Gorgojo”, que en febrero de este año capturó a 49 funcionarios públicos que desviaban alimentos de la red de Abastos Bicentenario hacia establecimientos privados.