<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

El embajador de España "negoció" la salida de Leopoldo López, dice Maduro

"Te vas, Jesús Silva, y no te queremos ver la cara más nunca en este país por colonialista, racista, golpista": esa fue la despedida que dio este miércoles Nicolás Maduro al saliente embajador de España en Venezuela, a quien hace responsable de la evasión del líder opositor. El mandatario también vaticinó que Juan Guaidó pronto se irá al exilio

El embajador de España "negoció" la salida de Leopoldo López, dice Maduro

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, aseguró este miércoles que el jefe parlamentario Juan Guaidó acabará «huyendo» como su mentor Leopoldo López, quien dejó el país el fin de semana tras pasar 18 meses como húesped en la residencia del embajador de España en Caracas.

Guaidó «va a terminar en el exterior huyendo, cuántas veces dijo Leopoldo López: ‘yo no me voy'», expresó el mandatario durante una rueda de prensa.

«Le dice a Guaidó que se prepare para ir preso y él sale corriendo de Venezuela a vivir en el barrio Salamanca de Madrid, ¡qué valiente es Leopoldo López! ¡Ese es mi líder, compadre!», ironizó Maduro ante declaraciones ofrecidas el martes en la capital española por López, que prometió luchar desde el extranjero por «salir del dictador».

Maduro aseveró que el embajador de España en Caracas, Jesús Silva, «negoció» con el gobierno de Pedro Sánchez para concretar la salida de López, acusado de incitación a la violencia en manifestaciones que dejaron unos 40 muertos y 3.000 heridos en Venezuela en 2014 y condenado a más de 14 años de prisión en 2015.

El domingo, en un comunicado, el gobierno venezolano había tildado de «cómplice» del ahora exiliado dirigente opositor al diplomático, que está próximo a cumplir su misión en Caracas.

«Te vas, Jesús Silva, y no te queremos ver la cara más nunca en este país por colonialista, racista, golpista», lanzó Maduro.

López, quien cumplía arresto domiciliario desde 2017, fue liberado por sus custodios para participar junto con Guaidó en una fallida insurrección militar el 30 de abril de 2019. Permanecía como huésped en la residencia oficial del embajador español tras el fracaso de ese levantamiento.

El pasado 23 de agosto, Maduro señaló que, si lo determina la justicia, no le «temblará el pulso» para ordenar el arresto de Guaidó, reconocido como presidente interino de Venezuela por medio centenar de países encabezados por Estados Unidos. Washington ha advertido que detener al jefe parlamentario sería «el último error» del mandatario.

Como presidente del Parlamento -único poder en manos de la oposición-, Guaidó reclamó en enero de 2019 la presidencia encargada luego de que la cámara declarara «usurpador» a Maduro acusándole de haber sido reelecto fraudulentamente en mayo de 2018.

Desde entonces, la justicia venezolana, a la que los adversarios de Maduro acusan de servir al chavismo, ha abierto múltiples procesos penales contra Guaidó, pero el líder opositor de 37 años no ha sido detenido.

El mandato de Guaidó en la unicameral Asamblea Nacional vence en enero de 2021.

Las elecciones legislativas del próximo 6 de diciembre son boicoteadas por los principales partidos políticos opositores, que las califican de «farsa». Estados Unidos adelantó que no reconocerá las votaciones y la Unión Europea pidió, sin éxito, aplazarlas.

La invasión del edificio Saverio Russo

El domingo 22 de noviembre, aproximadamente a las diez de la noche, un grupo de unas noventa personas organizadas para “tomar los apartamentos vacíos”, llegó a las puertas del edificio Saverio Russo, localizado entre las esquinas de Reducto y Municipal, justo frente al teatro. Forzaron las puertas y entraron.