<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

El este y sureste de Caracas llevan 10 días sin agua

En medio de una prolongada sequía, una enorme parte de la capital venezolana lleva 10 días sin agua. Desde hace 6 años, el este y sureste de Caracas solo reciben el servicio dos o tres días a la semana. Esta vez la situación empeoró

En medio de una prolongada sequía, una enorme parte de Caracas lleva 10 días sin agua. El servicio es responsabilidad de Hidrocapital, organismo manejado por el gobierno.

Con respecto al servicio de agua, Caracas vive en racionamiento desde hace varios años, pero concretamente desde hace seis, muchas urbanizaciones del este y sureste solo reciben agua dos o tres días a la semana.

Esta vez todo empeoró. Estos sectores ya tienen 10 días sin agua.

El fin de semana, Hidrocapital informó de una falla en Taguacita, el embalse que surte de agua los sistemas Tuy II, que abastece el oeste, centro, este, suroeste y sureste de la capital. El lunes aseguró que la había reparado, pero ese día realmente solo se reactivó el servicio en el centro de Caracas.

«Hemos logrado iniciar el restablecimiento progresivo del sistema tuy II. La estación debombeo de taguacita está operativa al servicio del pueblo», notificó Hidrocapital.

El miércoles se reactivó el servicio en zonas del suroeste y del oeste.

«Aquí estuvimos 4 días sin agua. Ayer comenzó a entrar pero no suficiente. En el edificio la tenemos racionada», dijo Carolina Valdez, una vecina de la parroquia San Pedro, en el suroeste de la capital.

El racionamiento permanente obliga a los caraqueños a guardar agua en distintos envases. Muchos han construido tanques adicionales en sus viviendas para guardar más. Algunos edificios cuentan con perforaciones o pozos propios para surtirse parcialmente del líquido. Sin embargo, cuando la falta del servicio es tan prolongada, las reservas no alcanzan y deben comprar lo que llaman cisternas, camiones que almacenan 6.000 litros de líquido, que recogen agua de tomas públicas y la venden a edificios o casas.

El precio de un camión cisterna, actualmente, está entre los 60 y 80 dólares. En Venezuela, el salario mínimo mensual es de 4 dólares aproximadamente.

Otros cargan sus «botellones», envases de 30 litros muy utilizados en Caracas, en tomas de agua del cerro Ávila, que corona el norte de Caracas, y los llevan a sus casas.

10 días sin agua

Foto: Daniel Hernández

8 días «a punta de cisternas»

Después de dos semanas días con un pobrísimo servicio de agua, ayer comenzaron a recibir agua en Montalbán, una urbanización clase media y media-alta en el oeste.

«Estuvimos 8 días a punta de cisternas», se expresó coloquialmente el vecino Darío Planas.  «Hubieran sido 15 días, pero el martes antepasado entró agua», agrega Planas, que vive en una calle residencial pero con un importante movimiento pues tiene un centro comercial y mercados itinerantes de alimentos perecederos.

cisternas

El drama de esta familia va más allá de la falta de agua.
«La historia de terror incluye que con los bajones de luz se dañó el flotante del tanque del edificio y ahora se está  desbordando», narra. Los llamados «bajones de luz» son fluctuaciones en el voltaje, muy frecuentes en toda Venezuela por falta de mantenimiento del sistema eléctrico, que afectan los aparatos y los equipos.

Escurridiza y de madrugada

Después de nueve días, los vecinos de La Boyera, al sureste, recibieron agua esta madrugada pero solo durante unas horas.

«Fue suficiente para llenar el tanque de las casas, pero la válvula check de nuestro tanque está dañada, y no nos habíamos dado cuenta. No tenemos nada de agua», dijo desolada María Expósito, mamá de un bebé de un año.

La válvula check es la que regula la entrada de agua a los depósitos. Si está dañada, hay que abrir manualmente para que se llene de líquido. Esto no pudieron hacerlo porque el agua entró de madrugada, mientras dormían. «Ahora está entrando pero muy poquito. No llena nada», expresa.

Desde hace varios años, La Boyera y las urbanizaciones del sureste solo reciben agua de jueves a domingo. La semana pasada no recibió nada por la falla en el embalse de Taguacita.

La sed del este

En sectores del este la situación es aún más grave. Desde el martes pasado, hace 10 días, no han recibido agua.

«Ayer entraron, literalmente, unos hilos de agua pero por menos de una hora. No llenaron ni la décima parte del tanque. Y solo entraron por una de las dos tomas de agua que tenemos en el conjunto residencial», explicó una vecina de Los Dos Caminos.

Esta zona de Caracas recibe agua, desde hace 6 años, solo lunes y martes. Cuando hay suerte, la dejan hasta el miércoles a comienzos de la tarde. A pesar que Hidrocapital informó el lunes que ya Taguacita estaba operativo, aún no han recibido el servicio.

En las barriadas del este de Caracas, cuyas precarias viviendas se construyen cerro arriba, la falta de agua ya suma meses. Algunas de ellas, como la José Félix Ribas en Petare, han colocado pozos y tanques para que los vecinos recarguen sus envases.

botellon recargando agua

Foto: Daniel Hernández

En Brisas de Turumo en Caucagüita, una zona de barriadas más lejana que Petare, el agua no ha salido de los grifos en todo 2020. Esto los obliga a vivir un auténtico éxodo en búsqueda del agua para beber, cocinar, asearse y limpiar la casa.

Según contó Daniel Hernández, fotoperiodista de El Estímulo en esta nota, esto implica caminatas diarias cercanas a una hora para llegar a un pequeño río en el que desembocan las aguas servidas de un sector industrial. Y luego hacer el camino de retorno, con ese peso al hombro. Niños, mujeres y hombres cargan bidones de hasta 50 litros para poder tener algo de normalidad en sus hogares. Muchas veces les toca subir centenas de escalones para llegar a sus casas.