El Parque del Este celebra su semana aniversario con despidos masivos

Un grupo de trabajadores de Inparques, entre ellos personal del Parque Generalísimo Francisco de Miranda (Parque del Este) de Caracas, denunció ante la Inspectoría del Trabajo una ola de despidos masivos “de manera fraudulenta e injustificada”.

El Parque del Este celebra su semana aniversario con despidos masivos

El Parque del Este cumplió el martes 55 años de haber sido inaugurado entre problemas de sequía e inseguridad; y un día después el Sindicato de Trabajadores de Inparques (Sunepimparques) denunció que 69 de sus trabajadores fueron despedidos.

Ese grupo forma parte de los 135 trabajadores de Inparques que han sido botados de esa institución desde diciembre por distintas razones, denunciaron dirigentes sindicales a El Estímulo.

Los despedidos ocupaban cargos de aseadores, mantenimiento, jardinería, taquilleros, técnicos y guardaparques nacionales.

Según los dirigentes gremiales, los despidos fueron justificados como “finiquitos de trabajo” aunque muchos ocupaban cargos “contemplados en el tabulador de oficios de la institución y en la escala de sueldos y salarios del registro de asignación de cargos de la administración pública”, y que por lo tanto sus contrataciones debieron hacerse bajo la figura de tiempo indeterminado.

Leiber Morales es uno de los trabajadores despedidos. Ocupaba el cargo de timonel de embarcaciones, aunque en los últimos meses también prestó servicios en la jardinería del Parque del Este.

Ingresó a trabajar para Inparques el 22 de enero de 2015 y le fue informado el 31 de diciembre que sus labores ya no eran requeridas. Según relató a El Estímulo, la dirección de recursos humanos le notificó que se le había acabado el contrato, “uno, que nosotros nunca firmamos”, afirmó.

Erlich Stalin Monterrey trabajaba en el Parque del Este en la parte de seguridad. Denuncia que el 27 de diciembre le informaron que no le renovarían un contrato que nunca firmó. Pidió un justificativo de despido, pero Inparques no le entregó ningún documento que validara esa relación laboral.

Monterrey indica que en el Parque del Este no han suplido, con nuevo personal, los despidos en el área de seguridad. Asegura que esto afectará la seguridad del parque y la de sus usuarios, pues -recuerda- hasta su despido había 45 vigilantes, que se repartían en 3 turnos.

Explica que 15 personas, repartidas en turnos de 8 horas diarias, resultaban insuficientes para resguardar las 82 hectáreas que ocupan el Parque Generalísimo de Miranda. En la actualidad, el personal de vigilantes fue reducido aún más. Aparte de Erlich, otros cuatro trabajadores del área de seguridad fueron despedidos.

En el último año, el estacionamiento el Parque del Este ha sido el lugar predilecto para que los ladrones cometan sus fechorías. Los 13 vigilantes de cada turno, además de resguardar los vehículos, deben vigilar las áreas de recreación.

Por su parte, José Cabello trabajaba para la división de informática. Comenzó a trabajar en julio de 2014 pero fue en diciembre de 2015, justo antes de tomar vacaciones, que fue llamado a la oficina de recursos humanos para firmar por primera vez un contrato.

Al regresar de sus vacaciones, él y otros compañeros fueron despedidos el 8 de enero porque se les venció el contrato. Denuncia que al grupo les dieron un “finiquito de trabajo”  y los sacaron de sus puestos de trabajo.

Marlene Sifontes, secretaria de Sunepimparques, denunció las irregularidades cometidas con el grupo de despedidos.

“Es necesario interpelar al director de recursos humanos y a la presidenta de Inparques por la creación de manera fraudulenta de contratos a tiempo determinado”, dijo Sifontes.

Aseguró que el personal ocupaba cargos de permanencia indeterminada y no se justifica que la institución haya terminado con la relación laboral de manera repentina.

– Presiones salariales e ideológicas –

Por su parte, el secretario general del sindicato José Matute, denunció que los despidos responden a las protestas del personal por aumentos salariales, el pago «justo» de horas extras y otras irregularidades laborales cometidas por Inparques.

“Entre los despedidos está un grupo de obreros que protestó en agosto con nosotros porque no les habían cancelado tres meses de horas extras y porque estaban ganando un salario mínimo, apenas Bs 1500 semanales, que no alcanza para nada y el hambre no tiene color político. A esas personas, los jefes y supervisores inmediatos ordenaron que no se le pagasen las horas extras porque eran unos ‘guarimberos’”, aseguró Matute.

El secretario sindical señala que esta situación tiene relación también con el ingreso de nuevos supervisores, cuyos motivos de contratación responden a «amistades» con la directiva actual del instituto. Asimismo, denunció que los cargos directivos estén siendo ocupados por militantes del Frente Francisco de Miranda, quienes -dijo- imponen un marcado acento ideológico al instituto.

“Nos consta que todos los que han metido de cierto rango son del Frente Francisco de Miranda, y que no importa si trabajan o no trabajan, tienen privilegios que no tenemos los demás. Acceso a teléfonos corporativos pagados por el instituto, laptops, viáticos para viajar a todas las regiones, uso de los bienes y vehículos del instituto para ir a determinados sitios”, explicó al tiempo que denunció que los guardaparques y demás personal obrero no tienen los insumos necesarios para hacer sus labores.

“Recién pasadas las elecciones del 6 de diciembre, la actual directora de parques nacionales, Elitany Raga se dedicó a viajar por todo el país con un vehículo del instituto que se lo quitaron a los trabajadores del Parque Nacional Cierra Nevada, en Mérida. Cuando unos trabajadores quisieron plantearle algo en Táchira. Ella les dijo que ella no estaba ahí para escuchar a los trabajadores, sino para hacer un trabajo político. Fue para preguntarle a los recién ingresados que si estaban dispuestos a defender la Revolución con la vida inclusive. Era trabajo político que estaban haciendo, no con reales del partido sino con los vehículos y viáticos de Inparques», denunció.