<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

El poder femenino en Star Wars

En los últimos años, el revival de la saga Star Wars ha rendido homenaje a esa inclinación tan formidable de la franquicia por celebrar a sus heroínas. Hagamos un repaso de las grandes mujeres de una galaxia muy, muy lejana de la década

 

Sin duda, Disney tiene toda la intención de explorar en profundidad el vasto universo de Star Wars imaginado por George Lucas. Durante diez años, dedicó esfuerzos e interés no sólo a expandir la mitología de la versión cinematográfica de la saga, sino también a reflexionar sobre las múltiples posibilidades que ofrece una historia que abarca prácticamente todos los registros.

Con una nueva trilogía, dos spin off, libros que reflexionan sobre los mitos y nuevas aristas mostradas en la pantalla grande y en la chica, series de dibujados animados, una live action en pantalla rompiendo récords de audiencia y con el beneplácito de la crítica, es notorio que la franquicia demuestra sus enormes capacidades para cautivar la imaginación del público de varias generaciones.

Pero en especial, este nuevo recorrido por los linderos de una galaxia muy, muy lejana, brindó una renovada mirada a una de las características más llamativas de la space opera imaginada por George Lucas: naves, planetas, batallas y puentes de mando, se poblaron de nuevas heroínas que, blaster en mano, hacen honor al legado de la ya icónica Leia Organa interpretada por la fallecida actriz Carrie Fisher.

Ya sea que se trate de una forma de integrar las historias más recientes de la franquicia a la sensibilidad moderna, o de sostener una vieja tradición de considerable importancia dentro de un universo que celebra la fuerza de voluntad, la diversidad y la solidaridad, las mujeres de Star Wars de la actualidad son más poderosas y visibles que nunca.

Hagamos un recorrido por todos los rostros de las mujeres de la saga galáctica:

Rey (Daisy Ridley)

La última escena de Star Wars: Episodio VII — El Despertar de la Fuerza (J.J Abraham — 2015) muestra al personaje de Rey extendiendo a un envejecido y silencioso Luke Skywalker (Mark Hammil) su viejo sable láser. No resulta casual que la mirada que ambos cruzan sea ambigua, melancólica e impaciente. Se trata de una ruptura entre la vieja percepción sobre el poder místico e invisible que sostiene la trama entera y su rostro más joven.

rey star wars

Luke y Rey simbolizan un espacio formal de enorme importancia entre la noción sobre la fuerza tal y como la conocemos y algo más profundo, novedoso y construido a partir de una idea más amplia sobre el concepto. Al final, El despertar de la fuerza es el preludio a una percepción más compleja de la saga creada por George Lucas hace casi cinco décadas.

No es casual que la figura central de la nueva trilogía de Star Wars sea una mujer. Y no es una mera concesión comercial a la sensibilidad contemporánea, sino en especial al hecho de que Star Wars, como historia, nació desde la connotación de brindar poder a personajes usualmente relegados a un segundo plano.

En Star Wars: Episodio IV — Una nueva esperanza (1977), Leia Organa era la encarnación de la resistencia, el poder de los ideales y la capacidad para enfrentar una amenaza de proporciones colosales, contra las que tenía pocas armas para luchar. La primera gran aparición de Leia, fue para encarar con valentía a Darth Vader, símbolo del mal absoluto, y el autoritarismo que Lucas imaginó para metaforizar los dolores de una mitología aplastada bajo el yugo de un oscuro poder. Leia, llevando un traje blanco y sin flaquear en su intención de salvar los pocos fragmentos de libertad que aún se mantenía en pie en una Galaxia sometida al miedo, se convirtió de inmediato en la encarnación de una época en que el papel de la mujer se hizo más relevante y poderoso.

Otro tanto ocurre con Rey, que comienza su tránsito a través de la historia más reciente del universo de la saga como una chataterra sin pasado en un planeta anónimo, y la culmina siendo el último miembro en activo del poderoso linaje Jedi. Con su considerable habilidad como piloto, portentosa sensibilidad para La Fuerza, compasión y voluntad, esta heredera de la visión de Star Wars sobre la mujer poderosa se convirtió en la evolución de un tipo de personaje capaz de transformarse a través de sus ideales: de una sobreviviente sin norte ni objetivo, al final Rey mira los soles doblels de Tattoie para celebrar una herencia que la convierte — para agrado, sorpresa o descontento de los fanáticos — en el último miembro de la familia Skywalker.

Jyn Erso (Felicity Jones)

Interpretada por la actriz británica Felicity Jones, Jyn es, quizás, la adición más interesante, profunda y conmovedora a la mitología Star Wars de los últimos años.

Líder del grupo de voluntarios de la misión suicida que sostiene el brillante argumento de Rogue One (Gareth Edwards -2016), es también una versión novedosa sobre los personajes capaces de atravesar significativas epifanías espirituales hasta alcanzar la redención, que con tanta frecuencia forman parte de los momentos más emocionales de la space opera imaginada por George Lucas.

Star wars

Con un turbulento pasado, una complicada historia familiar y, al final, un firme rasgo heroico que se convirtió en una espléndida reflexión sobre el valor de los ideales en Star Wars, es quizás uno de los rostros emblemáticos que permiten recordar el motivo por el que la franquicia continúa siendo de inmenso valor para generaciones de fanáticos.

Val (Thandie Newton)

Aunque la película Han Solo: Una Historia de Star Wars (Ron Howard — 2018) fue un desastre de crítica y estuvo muy cerca de convertirse en, quizás, el primer fracaso de taquilla de la franquicia, dejó a su paso varios inolvidables para engrosar el cuadro honor de las mujeres formidables que sostienen la saga.

Una de ellas es Val (interpretada por Thandie Newton), que a pesar de su escasísimo tiempo en pantalla y la poca información sobre ella que ofrece el guion, es el centro de varias de las escenas más memorables de un filme deslucido y carente de originalidad.

ST Val

¿Un dato curioso? El guionista Jon Kasdan admitió en una entrevista para Variety que habría deseado brindar mayor protagonismo a esta mujer de pocas palabras, enorme habilidad con el blaster y, al final, una conmovedora humanidad.

Hera Syndulla (con la voz de Vanessa Marshall)

Star Wars: Rebels tiene el raro privilegio de ser la primera serie de dibujos animados (con un hilo que afecta el canon principal) de la saga. Y como no podía ser de otra manera, también incluye a un extraordinario personaje femenino que, de alguna forma, resume las virtudes Leia y Rey, en un ámbito más pequeño y, sobre todo, entrañable. Hera Syndulla es una piloto experto con una formidable fortaleza espiritual, que refleja un tipo de poder mezclado con una dosis de compasión, muy poco frecuente en el universo de George Lucas.

Star Wars

Sabine Wren (con la voz de Tiya Sircar)

También parte de los interesantes personajes de Star Wars: Rebels, Wren es una visión atípica sobre la misteriosa cultura mandaloriana, que la serie The Mandalorian ha explorado desde la perspectiva de mando con un cuidado argumento sobre sus ritos, costumbres y creencias.

No obstante, la versión de Wren brinda una extraña relevancia a la noción moral de una civilización basada en el enfrentamiento y el poder de batalla, lo que suscita intrigantes reflexiones sobre una cultura a que atravesó durante milenios las más duras condiciones.

Sabine Wren Star Wars

Por si todo lo anterior no fuera suficiente, Wren también tiene una considerable capacidad artística, que no deja de mostrar en cada oportunidad posible a través de varios capítulos de la serie.


Qi’ra (Emilia Clarke)

Qi’ra tuvo la dura misión de competir en la imaginaria de la cultura pop con la inmensa figura de Leia Organa: como interés amoroso de un jovencísimo Han Solo, la mayoría apostó que el personaje terminaría por ser antipático solo por el hecho de rivalizar (incluso a la distancia de décadas), con una de las heroínas más queridas del cine y, en especial, de la saga cósmica de George Lucas.

Star Wars Qira Qi’ra (Emilia Clarke)

Pero Clarke logró lo imposible y creó un personaje trágico, dolorosamente humano y, finalmente, peligroso y ambiguo, que sorprende por su poder para cautivar incluso en un argumento flojo como el de la película de Ron Howard.

Rose Tico (Kelly Marie Tran)

Rose no tenía motivos para ser otra cosa que un añadido amable a una historia que la sobrepasaba, pero por alguna razón, este anónimo soldado de rango, que termina protagonizando un hilo argumental de considerable importancia en Star Wars: Episodio VIII — Los últimos Jedi (Rian Johnson -2017), se convirtió en motivo controversia, discusión e incluso violencia en contra de la actriz Kelly Marie Tran, quien debió cerrar su cuenta de Instagram debido a los ataques de un grupo de fanáticos que consideraban su personaje innecesario, gris e incluso, simplemente una adición complaciente, sin el menor valor argumental.

rose tico star wars

Pero Rose tuvo la capacidad para generar una discusión interesante sobre el valor de los ideales y el motivo por el cual es necesario luchar en medio de las condiciones más adversas. No obstante, la polémica tuvo su peso y el personaje desapareció de la historia de la llamada “nueva trilogía” Star Wars: apenas si podemos verle un par de minutos en Episodio IX.

L3–37 (con la voz de Phoebe Waller)

Este robot, con la voz de la magnífica Phoebe Waller de Fleabag, representa no solo una dimensión por completo nueva de los droides en la saga galáctica, sino también un punto de inflexión acerca de la identidad de la inteligencia artificial en la space opera de George Lucas.

Maz Kanata

Revolucionaria, y en busca de sus derechos como criatura viva más allá de las órdenes de un confuso Lando Calrissian, es una compleja connotación de la forma en que se analiza la libertad y el poder en la franquicia. Además, le dio una nueva personalidad al querido Halcón Milenario, lo que de ya de por sí es toda una proeza.

Maz Kanata (Lupita Nyong’o)

Maz Kanata es una mezcla de varias de las características más importantes y entrañables de los grandes sabios en Star Wars: no sólo es la “reina pirata” milenaria que obtuvo, conservó y al final entregó en las manos correctas el sable láser de Luke Skywalker, sino que también fue la voz de la conciencia que animó a los héroes de Episodio 7 a luchar contra la Primera Orden.

Maz Kanata

Como si todo lo demás no fuera suficiente, también fundó y regentó por siglos un bar que reunió lo más granado y extraño de la galaxia. Toda una proeza en medio de guerras civiles, luchas interinas y enormes enfrentamientos estelares.

Vicealmirante Holdo ( Laura Dern) 

La vicealmirante Holdo  —interpretada por una exquisita Laura Dern—   expresa no solo toda la propuesta de Star Wars: Episodio VIII — Los últimos Jedi sobre los mecanismos de poder, sino que además logra elaborar una meditada visión sobre el liderazgo y la responsabilidad que atañe el manejo de los hilos de la representatividad y la estructura de mando, más allá de la noción del héroe en estado puro que representa Cameron Poe.

Con una asombrosa habilidad, el guion plantea varias nociones sobre el hecho del ejercicio del mando, y lo hace con una notable atención a la visión de la resistencia como un conglomerado de la voluntad colectiva y, lo que resulta aún más interesante, su percepción sobre lo moral en el liderazgo. Holdo, altiva, silenciosa, sin el brillo o el carisma poderoso de Poe, llega para no solo ejercer el control en medio de una situación caótica, sino que además razona sobre las necesidades del equipo como un punto de vista de intrínseco deber personal. La almirante viene a sustituir al liderazgo espiritual de Leia, y lo hace con una sobridad que sabe a poco, en comparación con la vistosa rebeldía de Poe.

Holdo ( Laura Dern) 

Es entonces cuando el guion establece una línea evidente de la relación entre ambos personajes. Poe mira a la discreta Goldo y sonríe. “No es lo que esperaba” admite, con lo que parece resumir la interpretación acerca de la sobria ejecución del poder que representa Holdo.

Cara Dune: (Gina Carano)

Esta ex soldado de choque es una de las figuras más formidables en la serie The Mandalorian, y también la gran sorpresa en medio de un argumento poblado de figuras masculinas. Poderosa, fuerte, compasiva y hábil con las armas en el momento necesario, es sin duda una de las personalidades más atractivas en medio de la enrevesada travesía de Mando y el querido Baby Yoda.

cara dune

Capitán Phasma (Gwendoline Christie)

Espléndida en su refinada e implacable maldad, el personaje sorprendió por su firmeza, habilidad y capacidad para sostener una historia en apariencia pequeña que, sin embargo, en manos de una actriz menos hábil hubiera sido por completo insignificante.

Pero a pesar de sus escasas apariciones y de un final indigno de su portentosa estampa, el personaje interpretado por Christie es la encarnación de la codicia y la fría violencia de la Primera Orden, que no duda en mostrar en todo su esplendor.

Star wars Capitán Phasma (Gwendoline Christie)

General Leia Organa (Carrie Fisher)

Fue la princesa de un planeta devastado, el rostro de la rebelión, la hermana del jedi más poderoso de la galaxia e hija del villano más temido. Pero Leia tuvo que esperar la reinvención moderna de su personaje para brillar en todo su poderoso esplendor.

star wars leia

Ya desde sus orígenes, Leia era un personaje dinámico, que desafiaba a los símbolos de poder y lo hacía con un desparpajo que todavía asombra y deja muy en claro que Leia no vino a este mundo  galáctico   a sufrir o a aceptar nada. Pero como la general Organa fue un poco más allá: no solo comandó una rebelión en medio de la precariedad, sino que además se convirtió en el centro origen de toda la capacidad ideal del enfrentamiento entre bien y el mal al que la saga de George Lucas siempre ha otorgado primordial importancia.

Y aunque la muerte de Carrie Fisher impidió que pudiéramos ver al personaje cerrar su arco argumental en toda la gloria de su poder como líder y jedi a pleno derecho, queda para la historia ese pequeño parpadeo de en The rise of the skywalker que la muestra entrenando con un sable láser entre las manos junto a Luke.

Te vamos a extrañar, querida Leia.