<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

"El poder y el servicio", la practicidad del pasado para construir el presente

La vida política y empresarial de Venezuela, sino exitosa por lo menos relevante en un pasado con otras directrices, se desarrolla como eje del último libro del historiador venezolano Rafael Arráiz Lucca: El poder y el servicio.

"El poder y el servicio", la practicidad del pasado para construir el presente

La historia ha comprobado, sin muchas redenciones exitosas, que el poder en manos equivocadas puede desestabilizar al más resistente, la autoridad implícita en la palabra implica una lógica que debe actuar en armonía con su operador para el bien “común”. En un sistema de gobierno, el poder es aquél comensal incómodo que afecta la conducta y acciones de los invitados, y es la relación entre el poder y el servicio la que puede hacer o deshacer esa jerarquía constructiva deseada por los países.

Mediante las únicas biografías escritas del ex presidente Raúl Leoni y el general Rafael Alfonzo Ravard, dos valiosas figuras criollas, el ensayista, poeta e historiador venezolano, Rafael Arráiz Lucca, repasa el tránsito de los años, acciones e influencias doctrinales de quienes “no buscaban el poder por el poder”, sino con una vocación de servicio público. No fueron estos los únicos que en la historia del país han actuado por encima de los intereses personales y burocráticos para beneficiar a un todo, pero para el historiador son importantes ejemplos de cómo cultivar un proceso legítimo y democrático.

En teoría el político transforma anhelos en realidades, antes de imponer, respeta la mayoría de voluntades; Arráiz resalta la despersonalización del poder, el brillante entendimiento entre el capital y el trabajo, y una importante suma de reivindicaciones laborales, entre otras cosas, como un patrón favorable para la gerencia de Raúl Leoni (Presidente entre 1964 y 1969). Para finales del mandato de Leoni el 85% del consumo alimentario era producido en Venezuela, únicamente se importaba el 15% de la oferta total, la tasa de desempleo bajó del 14,2% en 1962 hasta el 6,4% en 1968, y la economía nacional contó con un crecimiento anual de 6,5%. El bolívar se mantuvo estable durante todo el período, situándose la inflación anual en apenas 1,4%, se creó el Banco de los Trabajadores y se fijó por primera vez una tasa de salario mínimo.

Estos son algunos de los aspectos por los cuales «El poder y el servicio» recopila como eje de la historia política del país la única biografía conocida de Leoni, publicada en 2005 con motivo del centenario de su nacimiento, junto con un ensayo inédito sobre Rómulo Betancourt y un texto panorámico sobre la globalización.

En la línea de historia empresarial, el texto muestra los trabajos inéditos: “La energía en Venezuela” y “Pacific Rubiales: un estudio de caso”, junto con la biografía de un empresario venezolano que le dio a la gerencia pública uno de sus mejores representantes: Rafael Alfonzo Ravard. A lo largo de treinta años de servicio ininterrumpido su legado incluye la conducción de un plan concebido para la industrialización y desarrollo de la región sur del país; además de fundar Ciudad Guayana, ejerció la presidencia de EDELCA, la vicepresidencia de Aluminios del Caroní (Alcasa) y fue el presidente fundador de Petróleos de Venezuela (PDVSA), entre otras grandes empresas de envergadura nacional que hoy en día se encuentran estatizadas y bajo importantes detrimentos. Este “servidor público venezolano” forma una de las figuras más significativas de nuestra historia republicana.

– Una obra constructiva –

Como un puntal ante la carencia de biografías publicadas en Venezuela, el escritor se concentró en la pedagogía e historia criolla de dos poderes constructivos que, de haber continuado con la herencia de individuos como Leoni y Ravard, tal vez hubieran contribuido a escribir una historia menos funesta que la actual. A pesar de los factores que puedan distorsionar la práctica de la realidad, el historiador insiste en que el único poder legítimo que puede ostentarse es el que se obtiene para servir.

Para Arráiz, la pregunta de si en Venezuela se ejerce el poder como servicio o como simple acólito de la palabra se responde a sí misma, “pareciera más lo segundo” señala.

“En Venezuela han habido grandes funcionarios públicos, Jesús Muñoz en el siglo XIX o Gumersindo Torres, primer Contralor General de la República. La lista es larga, pero sin duda el general Alfonzo la encabeza. Una hoja de servicio de esa magnitud es imposible de ignorar, y todo fue para el servicio de los venezolanos”, explica Arráiz.

Ante todo, las últimas investigaciones publicadas por el historiador buscan servir como una recopilación de obras constructivas que exponen a esa Venezuela construida por servidores públicos, con miras a una escala constructiva y positiva que generó importantes niveles de desarrollo.

“El libro busca señalar aspectos positivos de Venezuela, ejemplos de gente que ha construido un país”, añade.
El poder y el servicio, editado por Ediciones B, está disponible en las principales cadenas de librerías a nivel nacional.

Maradona, un astro mundial que marcó al fútbol para siempre /PERFIL

Diego Maradona, considerado por algunos como el mejor futbolista de todos los tiempos y uno de los mejores de Argentina, disputó 676 partidos y anotó 345 goles en sus 21 años de carrera, entre la selección albiceleste y los clubes donde militó. Pero en años más recientes muchos conocieron más bien las extravagancias de su borrascosa vida personal y en la política.

El ascenso de Maradona al Olimpo de los dioses

El 22 de junio de 1.986 se jugaba un partido más de los cuartos de final del Mundial de México 86. Esa era la lectura de todos aquellos que no nacieron en el país de Gardel, Perón, Evita y el Che; la lectura de aquellos que pensaban que el deporte nada tiene que ver con la política. Hoy, a propósito del fallecimiento de Diego Maradona, recordamos este momento épico del fútbol