<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

El presidente de Kirguistán renuncia tras 10 días de protestas

Las manifestaciones se desataron tras unas polémicas elecciones legislativas y causaron la renuncia de Sooronbai Jeenbekov. "No quiero entrar a la historia como el presidente que causó un derramamiento de sangre", dijo. Los resultados electorales fueron anulados

El presidente de Kirguistán renuncia tras 10 días de protestas

El presidente de Kirguistán, Sooronbai Jeenbekov, anunció el jueves su dimisión, después de 10 días de manifestaciones salpicadas de violencia y de turbulencias políticas tras unas polémicas elecciones legislativas en este país de Asia central.

Estas elecciones del 4 de octubre, en las que ganaron partidos favorables al presidente, desataron una ola de manifestaciones violentas, que causaron un muerto y unos 1.200 heridos.

Tras estas protestas y la ocupación de varios edificios oficiales por grupos de opositores, los resultados electorales fueron anulados, enturbiados por acusaciones de fraude.

«No me aferro al poder. No quiero entrar en la historia de Kirguistán como el presidente que provocó un derramamiento de sangre al disparar contra sus conciudadanos. Por eso he decidido dimitir», declaró Sooronbai Jeenbekov, según la presidencia de esta antigua república soviética fronteriza con China.

El jefe de Estado había prometido la semana pasada que dejaría el poder cuando el país recuperara la estabilidad, pero después dijo que esperaría la celebración de nuevas elecciones legislativas.

Kirguistán

Foto de archivo de Sooronbay Jeenbekov ( AFP / Vyacheslav Oseledko

Obtuvo el apoyo de Rusia, principal potencia en Asia central y que dispone de una base militar en Kirguistán.

Jeenbekov decidió dimitir el jueves, presionado por el primer ministro elegido por el Parlamento, el nacionalista Sadyr Japarov, que exigía su salida inmediata del poder.

El presidente explicó que la entrada en funciones del nuevo jefe de gobierno no había «reducido su agresividad» ni «los llamadas a mi dimisión».

«Para mí, la paz en Kirguistán, la integridad de nuestro país, la unidad de nuestro pueblo y la paz en nuestra sociedad son lo más importante», dijo el mandatario.

También pidió a «Japarov y a otros políticos que retiren a sus adeptos de las calles».

El presidente de Kirguistán, Sooronbai Jeenbekov, anunció el jueves su dimisión, después de 10 días de manifestaciones salpicadas de violencia y de turbulencias políticas tras unas polémicas elecciones legislativas en este país de Asia central.

Foto AFP

Presidencia interina

Sin embargo, varios cientos de manifestantes, partidarios del primer ministro, seguían en la calle hoy jueves. Reclaman ahora la dimisión del presidente del Parlamento que, según la Constitución, debe ponerse al frente del país de forma interina.

Si dimite, la presidencia estará en manos de Japarov.

Hasta hace una semana, Sadyr Japarov estaba en la cárcel por haber tomado como rehén a un gobernador regional. Fue liberado por sus adeptos e hizo que su condena fuera anulada.

Gracias a sus partidarios, que ocuparon la calle y varios edificios públicos, consiguió imponer su nombramiento como primer ministro. Jeenbekov intentó frenarlo al principio.

Kirguistán es el Estado más plural pero también el más inestable de todas las antiguas repúblicas soviéticas de Asia central. Es también muy represivo. Desde su independencia ya vivió dos revueltas y tres presidentes terminaron encarcelados o en el exilio.

Este país montañoso es también uno de los más pobres.

En 2010, fue escenario de violencia étnica contra la minoría uzbeka en el sur, en la que murieron cientos de personas.