<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

El primer confinamiento salvó 4.000 vidas en España

Según un estudio del Instituto Leibniz de Alemania, la estricta cuarentena redujo en 16 % los contagios. Sin embargo, advierten que, si las medidas se hubieran tomado tan solo una semana antes, el luto sería mucho menor

El primer confinamiento salvó 4.000 vidas en España

El primer confinamiento que vivió España a inicios de la pandemia salvó al menos 4.000 vidas, según un estudio independiente hecho por especialistas alemanes del Instituto Leibniz.

Fue estricto e incómodo, pero necesario. Ese primer confinamiento logró reducir en 16 % el número de contagios en los dos primeros meses de la pandemia de coronavirus en España.

El informe concluyó, además, que se salvan más vidas cuanto antes se apliquen las medidas para frenar la propagación del virus. Esto incluye restricción de contactos, cierres parciales de la actividad económica y educativa y énfasis en el cumplimiento de las normas de higiene.

El estudio calcula que, si no se hubiese declarado el estado de alarma en marzo, para el 14 de mayo la cifra de fallecidos por el coronavirus habría sido 31.000 personas. La cifra oficial en esa fecha es de 27.000.

Una semana hace la diferencia

Los autores destacan que de haber aplicado antes las restricciones, el número de muertos sería significativamente menor. La diferencia sería apenas una semana.

«La efectividad del confinamiento en España hubiera sido significativamente menor que si esas medidas se hubiesen implementado una semana antes», asegura el economista Alexander Ludwig, uno de los responsables del estudio.

Clave para esta conclusión es la comparación regional de la efectividad de las medidas teniendo en cuenta el momento de expansión del coronavirus por territorios.

«En regiones que estaban en un estadio más inicial de la epidemia en el momento en el que entró en vigor el confinamiento, las medidas tuvieron mayor efectividad que en las regiones en las que la epidemia estaba en una fase más avanzada», explica Ludwig.

El estudio se basa en un nuevo modelo empírico desarrollado por los autores del Leibniz que compara la propagación de la enfermedad y las medidas para contenerla por regiones.