El régimen pega con el garrote y luego da zanahorias a la oposición

El politólogo John Magdaleno, el diputado Edgard Leoni, fiel a Bernabé Gutiérrez y Juan Guaidó dan sus opiniones de un escenario político confuso. Tan confuso que mientras se detienen a figuras de oposición, se anuncian mejoras en las condiciones para las próximas elecciones

El régimen pega con el garrote y luego da zanahorias a la oposición

Venezuela transita por un sendero aciago. Es palpable, es tangible. Sólo basta con salir a la calle y la tragedia del ciudadano de aquel país que llamaban “petrolero”, es visible. Largas colas para adquirir algún bien esencial como la gasolina, o ver los carritos en los supermercados casi vacíos de productos que, ahora no escasean, pero, que casi nadie puede comprar. El poder adquisitivo está sepultado. Eso es el día a día.

A eso debemos agregar dramas sociales como los que se vivieron en la Cota 905 en el oeste de Caracas, o la falta de vacunas. La mayoría de los venezolanos quisieran que esto cambie. De hecho, en el mes de mayo Juan Guaidó confirmó reuniones con funcionarios del Reino de Noruega para iniciar una fase de “pendulación” con la dictadura que dirige Nicolás Maduro. Esto abrió el debate en las calles, partidos políticos, redes sociales, en los diferentes espacios generándose opiniones contrarias y a favor de buscar una salida a la crisis.

Menos de un mes de después, el propio Maduro manifestó que las reuniones con la oposición se realizarían en México. Al mismo tiempo, se sentó cual show de televisión con diputados de “oposición” que fueron “electos” el pasado 6 de diciembre de 2020 para ocupar una curul en la Asamblea Nacional que dirige Jorge Rodríguez. Posteriormente, un comando del Sebin interceptó al dirigente de Voluntad Popular Freddy Guevara en la autopista Francisco Fajardo de Caracas y se lo llevaron detenido al Helicoide.

Pasadas 24 horas apareció Jorge Rodríguez con unas supuestas capturas de Whattssap en Venezolana de Televisión, diciendo que Guevara estaba vinculado con las bandas de la Cota 905, y que estas a su vez guardaban relación con una empresa que contrató mercenarios para asesinar al presidente de Haití Jovenel Moise. Por supuesto, en el mismo saco introdujeron al mandatario colombiano Iván Duque y al Coordinador Nacional de Voluntad Popular Leopoldo López, hoy exiliado en Madrid, España. Un guión de miniserie de streaming.

Además, agentes encapuchados sin identificación llegaron hasta el sótano de la vivienda de Juan Guaidó e intentaron detenerlo. Alguna contra orden detuvo el operativo.

Con todo este estadio político, lleno de macabra fábula, que a veces pareciera tener visos paranoicos, está el escenario del diálogo, negociación, acuerdo, salvación, hay muchos nombres pero todos llenos de incertidumbre que solo genera más desconfianza en la población hacia cualquier intento que pretenda sentar en una misma mesa a ambos bandos políticos, aunque de un lado traten de convertir a sus adversarios en un archipiélago de “oposiciones”.

El politólogo John Magdaleno, tienen todos estos elementos en cuenta. Dijo que uno  a considerar inmediatamente es que en cuatro meses habrá un proceso electoral en Venezuela.

“El gobierno (Maduro) vienen dando señales de mejoras relativas en las condiciones electorales y los partidos políticos incluyendo Voluntad Popular están considerando participar en esas elecciones. Quizá el momento nos está comunicando que el Gobierno tiene incentivos en procurar la mayor fragmentación de la oposición, generando algunos desincentivos a algunos actores, esto no es una estrategia novedosa, porque en el pasado ha dado señales de querer presentarles incentivos a unos y desincentivos a otros para que las agendas de intereses se divorcien y sea cada vez más complicado lograr coordinación estratégica entre los actores de oposición”, manifestó Magdaleno.

Para Magdaleno el segundo factor que se debe considerar, es el rol de estos actores en la eventual ronda de conversaciones o negociación. Considera que esos actores son importantes, incluyendo a los que pertenecen a Voluntad Popular, de cara también a un proceso de movilización social antes y después de las elecciones regionales.

El régimen pudo haber considerado la prisión para Freddy Guevara, después de observar las movilizaciones internas en Cuba. Es por ello que, según Magdaleno, el gobierno de Maduro “puso el foco, el lente, en aquellos factores políticos que podrían contribuir a ese proceso”, de movilización interna en Venezuela.

“Hay una tercera pista que arroja el gobierno con la invitación a Henrique Capriles a participar en la elección del 21 de noviembre. La participación de Capriles podría estimular determinados cursos de acción y determinados enfoques estratégicos en el seno del propio G4, así que Capriles tiene un dilema frente a sí, es decir, si participa, cuán factible y capaz es Capriles de lograr la mayor coordinación estratégica en la oposición para que se pueda ir en bloque de cara a la elección, o en el caso de no participar cuál sería su rol en lo sucesivo”, dijo el politólogo.

Lo que pasó en esta última semana con Guevara y Guaidó en medio del proceso de acercamiento, pareciera ser contradictorio dijo Magdaleno, pero, cuando se recuerda que se trata de un régimen autoritario hegemónico, que está forzado a reducir la incertidumbre frente a una consulta electoral, particularmente la incertidumbre de que la oposición pueda avanzar en esa consulta, “por supuesto puede ser contradictorio, es decir, puede ser contradictorio desde la lógica y el lente de la oposición pero, desde la lógica y el lente del oficialismo es perfectamente compatible como un componente de la estrategia”, afirmó.

– ¿El régimen fija su meta en el proceso electoral más no en la búsqueda de una global política para el país?

“En efecto el gobierno no pareciera estarse planteando con seriedad la idea de contribuir al inicio de una transición a la democracia en Venezuela. El gobierno básicamente está maniobrando para disminuir la presión externa, esa es la principal motivación por la cual el gobierno se ha planteado y ha enviado señales de mejoras relativas en las condiciones electorales. Ahora el mejor escenario del gobierno sigue siendo ofrecer algunas garantías para algunos grupos, mientras procura generar desincentivos para otros de forma tal que haya fragmentación y evite la mayor coordinación estratégica de la oposición. Si lo logra reduce la incertidumbre que le plantea la participación de sectores de oposición sobre la consulta del 21 de noviembre”.

La agenda de la oposición

Con todas estas acciones que viene realizando el régimen de Nicolás Maduro, qué pasa con los diferentes factores que se oponen a este sistema de gobierno. Tiene cada uno su ruta propia, o desde Miraflores han logrado su cometido de dividirlos de cara al proceso electoral de noviembre. Para Magdaleno lo que plantea el gobierno de Maduro no es un factor decisivo para la agenda de la oposición, ya que esta viene “meditando” desde hace un tiempo sobre su participación o no en la regionales.

“Creo que la idea de participar o no en las elecciones regionales es más bien una función de otros factores, por ejemplo, los costos asociados a un cambio en la estrategia. Hay que recordar que la oposición tomó la decisión de no participar en ninguna otra consulta de cara a las elecciones de 2017. La última vez que la oposición participó fue en las elecciones de gobernadores de octubre de ese año, y de allí en adelante no lo hizo en las presidenciales ni en las parlamentarias. Ahora que se está planteando un cambio en la estrategia, eso puede generar algunos costos en algunos sectores de la oposición”, dijo Magdaleno.

También señaló el asesor político que, la observación internacional es un factor importante para tomar la decisión de participar o no, si la Unión Europea va a entrar o no a monitorear el proceso y las condiciones en que eso ocurriría. Además de la capacidad que tenga la oposición y su dirección política de lograr coordinar, es decir, presentar una plataforma electoral unitaria, algo que calificó Magdaleno como “compleja”. La forma en como elegirían las candidaturas también es importante porque según las reglas que se coloquen sobre la mesa podría traer acuerdos o desacuerdos.

– ¿El régimen apunta a Henrique Capriles porque lo ve como el rival más débil, o es Capriles quien se suma para tratar de recuperar capital político?

Cuando el régimen apunta a Capriles pareciera estar buscando dos propósitos. Primero intentar genera incentivos a un actor que ha venido proponiendo la tesis de retomar el camino electoral para fortalecer las capacidades de la oposición. Lo apunta porque eso calza con lo que el propio Capriles ha planteado. Y Segundo, lo hace en un contexto en el que actores de Voluntad Popular están siendo perseguidos y hostigados, así que juega con el garrote para unos actores de la oposición, y juega con la zanahoria con otros, en este caso con Capriles, y eso evidentemente puede generar alguna fricción si no se sabe administrar en el seno del G4. Creo que ese es el propósito básico que persigue el régimen.

Magdaleno cree que hay maneras de responder a ese desafío que propone Maduro. “Si la respuesta de Capriles es más bien elevar el costo de la jugada al Gobierno, entonces no sería tan sencillo fragmentar a la oposición. Sí la respuesta de Capriles es formularle nuevas demandas para que mejore aún más las garantías, ahí hay un nuevo desafío que podría preservar la coordinación estratégica entre factores de oposición”.

Indicó que la jugada de Maduro no se traduce inmediatamente en la fragmentación de la oposición, esto depende también de cómo reaccionen en el lado opuesto al régimen. Asimismo, piensa que una manera de subirle el costo al régimen autoritario es organizar una poderosa fuerza social que aproveche el momento electoral como una palanca para mejorar el nivel de movilización social, y por otro lado, la organización de cara a la consulta electoral de noviembre y en el futuro. “La consulta del 21 de noviembre puede ser un pretexto para mejorar la capacidad de la oposición de cara a las siguientes rondas del conflicto político”, agregó Magdaleno.

Según el análisis del politólogo venezolano, las elecciones regionales por si solas no tienen la capacidad de alterar la trayectoria que hasta ahora plantea el régimen. Lo que sí podría contribuir a cambiar el cuadro político venezolano, es que la oposición se reorganice teniendo como punto de partida la elección del próximo 21 de noviembre, para poner en marcha una nueva estrategia que debería estar orientada en una fuente de presión interna. “La presión externa ya está clara, y ya sabemos que la presión externa no es suficiente para precipitar el inicio de una transición a la democracia, durante 5 años lo dije. Ahora se tienen que trabajar en aquello que se descuidó, en el frente interno, si no hay presión interna las perspectivas de acercarnos a una transición hacia la democracia son muy limitadas”, afirmó Magdaleno.

¿Y Juan Guaidó? Según Magdaleno, Guaidó se encuentra en un momento político en el que ya no cuenta con el mismo respaldo popular de comienzos de 2019. “Me parece que esto es favorable, aunque sea contra intuitivo, para inducir una reflexión detenida acerca de la trayectoria estratégica que se ha seguido, lo que se ha alcanzado que es básicamente la presión externa, pero también para reenfocar los errores y de lo que hace falta hacer en el plano doméstico. Es un momento desafiante para él, y al mismo tiempo interesante, porque puede permitir una modificación de la estrategia, de la acción que se ha venido realizando en el pasado reciente y esto puede abrir la puerta para nuevos acuerdos en el seno de la oposición”.

La “mesita” y el diálogo

Uno de los 20 diputados de la oposición en el parlamento electo el 6 de diciembre de 2021 es Edgard Leoni. Es de los adecos que se plegó a Bernabé Gutiérrez y logró su escaño en la Asamblea Nacional. Sobre lo que viene haciendo la oposición que encabeza Guaidó, fue tajante, “eso no condujo a nada. La ruta que siguió la asamblea pasada, la que culminó su mandato el pasado 4 de enero, esa ruta que fue la ruta subversiva, la ruta de sanciones, no condujo a nada”, afirmó.

Inmediatamente reafirmó que quienes sí tuvieron éxito, fueron los integrantes de la denominada “mesita” y que hoy constituye un frente democrático conformado por 25 organizaciones políticas. “Nosotros lo que hacemos es el llamado a la madurez política de esa oposición extremista que tiene una agenda particular, y la agenda no es precisamente las elecciones, que es lo que el pueblo de Venezuela reclama. Entonces les decimos vamos a tener madurez política y vamos a tener consciencia con el pueblo venezolano”, aseveró.

Indicó que es a través de la vía del sufragio, del voto, es donde es posible derrotar al régimen totalitario. “Ya lo hicimos en el 2015, después hubo una agenda que no funcionó. Hemos demostrado también o se ha demostrado todos los efectos perniciosos de la abstención. Por eso hacemos ese llamado de recapacitación a esa oposición a que atiendan al llamado del pueblo, y que es lo que quiere el pueblo, rescatar cierta normalidad con respecto al salario del venezolano, los servicios, y eso solo lo vamos a lograr a través de la pacificación, a través de la negociación y a través del voto”, dijo Leoni.

– ¿Qué oposición representa a los venezolanos?

Los representa los que verdaderamente estamos trabajando por rescatar esos factores, los salarios, los servicios, la salud, la salud de los que prestan el servicio médico, nosotros estamos dando constantemente una batalla en el parlamento y en las calles recorriendo el país porque el otro sector opositor desestimuló el voto, desestimuló a la población para salir a las calles a votar y a expresarse democráticamente.

Manifestó que, dentro del parlamento, han logrado “relentizar” el proceso de desarrollo y sanción de la Ley de Ciudades Comunal, que es un proyecto del gobierno y que está bien avanzado. Dijo que han tratado que ellos (parlamentarios PSUV) entiendan que esa no es la prioridad del venezolano, aseguró.

“Por otro lado, hemos hecho propuesta como la de Ciudades Inteligentes, una contra propuesta a los que es las ciudades comunales, también hemos presentado una ley para acelerar el proceso de vacunación, que las vacunas estén exentas de ciertos registros de propiedad intelectual para poder producir vacunas en Venezuela”, manifestó Leoni.

Guaidó sigue con su agenda

Algunos califican su trabajo como un fracaso. Otros han dicho que se trata de un gobierno de mentira. Pero Guaidó, sigue adelante, aunque ha mutado en su propuesta de cese de la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres, a Acuerdo de Salvación Nacional. A pesar de las criticas señala que ahora el camino es llegar a un acuerdo, con el Reino de Noruega como mediador, y el régimen.

A su salida de la reunión que sostuvo con la Comisión Técnica de la Unión Europea, de visita en Caracas, Guaidó aseguró que “la alternativa democrática quiere una solución, los que bloquean que haya una solución, es decir, que haya agua, comida, luz, libertad, elecciones libres y justas, democracia, son precisamente los que persiguen, amenazan, secuestran a Freddy Guevara”.

– ¿Hasta cuándo está dispuesto a llevar adelante este proceso de negociación, después de todas las acciones de Maduro?

Esto no es con Maduro, esto es con los venezolanos, el monopolio de la interlocución tampoco lo tiene Maduro, las garantías son a todos los venezolanos. Si no se genera un acuerdo habrá más presión. Si no hay un avance habrá más presión y no se levantarán las sanciones. El objetivo no es otra fallida negociación

Manifestó que el régimen debe dejar de hacer reuniones con factores puestos a la medida. «La solución es un acuerdo», cerró.

Los juegos olímpicos más allá del deporte

Maduro, en medio de la ola de triunfos en los juegos olímpicos, presiona, chantajea e intenta controlar el discurso del triunfo de nuestros deportistas para hacerlo suyo; para tratar de vender la idea de que estos jóvenes triunfaron porque el Estado venezolano los apoyo. Nada más lejos de la realidad