¿El Rey está vestido?

El diputado Carlos Berrizbeitia denunció que en el primer semestre de este año el presidente Nicolás Maduro ha gastado en ropa 701.747 bolívares. En realidad, la suma empleada por el hijo parece modesta, si se compara con la millonada que despilfarró el padre para hacer del Estado venezolano un traje a su medida.

¿El Rey está vestido?

Los primeros en protestar fueron los miembros de la MUD (Modistas Unidos y Divinos), grupo que -como se sabe- no da puntada sin dedal. Indignados, destacaron una evidente contradicción: si el líder de la revolución es antiadeco, por qué derrocha tanta plata para lucir de punta en blanco.
En realidad, el presupuesto para vestir a Maduro está totalmente justificado. Primero, muchos le exigen que para enfrentar la debacle económica del país se ponga los pantalones largos. Otros han advertido que el vástago jamás calzará los zapatos del Comandante, lo que obliga a comprarle otros de su talla. Por último, si la crisis obliga a apretarse el cinturón, al menos que sea de cuero legítimo.
Quienes cuestionan que se «bote» este caudal de fondos públicos en la ropa presidencial, olvidan que la imagen del Mandatario es fundamental para fortalecer la seguridad y defensa de la República. Si la Armada tiene corbetas, Maduro lleva corbatas.
Para comprender esta cifra, habría que analizar en detalle las prendas que usa el Jefe de Estado. Recordar que Cabello dijo un día: «Chávez era el muro de contención de nuestras locuras». Ausente el loquero mayor, quizás en Miraflores tienen que adquirir muchas camisas de fuerza para evitar males mayores.
Antes de que Berrizbeitia revelara este dato, todos sabíamos que Maduro era un apasionado de la moda. Por eso su gestión es de-sastre. Sin embargo, pese a todo ese dineral en ropa, la carta de Giordani y las críticas que brotan del chavismo demuestran que el rey está desnudo.