El Salvador confirma condena a expresidente Tony Saca

La Corte Suprema de Justicia confirmó el jueves la condena de 10 años de prisión al expresidente Tony Saca y que devuelva al Estado 260,7 millones de dólares.

El Salvador confirma condena a expresidente Tony Saca

La Corte Suprema de Justicia confirmó el jueves la condena de 10 años de prisión al expresidente Tony Saca y que devuelva al Estado 260,7 millones de dólares.

La Sala de lo Penal de la Corte Suprema también ratificó las condenas a tres de sus exfuncionarios más cercanos y tres exempleados de Casa Presidencial, que además deberán de regresar el dinero que robaron.

En un hecho histórico, en septiembre de 2018, un tribunal de justicia de El Salvador condenó al expresidente Saca a diez años de prisión luego de procesarlo por desviar más de 300 millones de dólares de las arcas del Estado para favorecer a sus empresas y a terceros.

Saca que se convirtió en el primer exmandatario de El Salvador al que se le condenó por corrupción, también debe responder civilmente por 260,7 millones de dólares de los más de 300 millones que el Ministerio Público asegura que la red de corrupción sacó de los fondos públicos.

Los abogados del expresidente presentaron amparos ante la Cámara Segundo de lo Penal, que en julio suspendió el reintegro del dinero sustraído, y favoreció también a los tres exfuncionarios y tres exempleados de Casa Presidencial.

La Cámara resolvió que Saca y los otros seis vinculados a la trama de corrupción no debían de regresar el dinero por el momento, y ordenó que se siguiera un proceso de recuperación del dinero a través de un juicio civil.

Pero ahora la Corte Suprema ratificó la condena que el Tribunal de Sentencia impuso a Saca y los otros seis implicados y determinó que los imputados deberán de cancelar 347,117.17 dólares adicionales que, por error, no había se incluyeron en la condena de cada uno de ellos.

Otros condenados

Según la resolución de la Corte Suprema, Saca deberá de reintegrar 260,7 millones de dólares y cumplir los 10 años de prisión; el exsecretario de Comunicaciones, Julio Rank, cinco años en la cárcel y reintegrar 8,3 millones; el exsecretario privado Elmer Charlaix, diez años de prisión y regresar 15 millones; mientras que el exsecretario de Juventud, César Funes, cinco años de cárcel y regresar 886.697 dólares.

Francisco Rodríguez Arteaga, jefe de la unidad financiera de la Casa Presidencial, recibió una pena de tres años por el delito de peculado, y por lavado de dinero y activos otros tres años, mientras que a Jorge Alberto Herrera, tesorero de la misma, se le condenó a tres años de prisión por peculado.

Pablo Gómez, contador del exsecretario privado de la Presidencia, también se le señaló por lavado de dinero y peculado pero no aceptó declararse culpable ni negoció con la fiscalía, por lo que decidió someterse al juicio ordinario y recibió una condena de 16 años de prisión.

Rodríguez Arteaga deberá de regresar siete millones de dólares, Herrera tres millones y Gómez cinco millones.

Saca de 54 años de edad, que gobernó el país de 2004 a 2009, fue detenido el 30 de octubre de 2016 y es el tercer exmandatario salvadoreño en ser procesado judicialmente por enriquecimiento ilícito o por desvío de recursos públicos durante su mandato.

Los otros son Francisco Flores (1999-2004), quien murió de un derrame cerebral mientras estaba en arraigo familiar, y Mauricio Funes (2009-2014), que goza del asilo de Nicaragua.

Barrancas, Barinas ¿barrena?

"En la oscuridad, saber dar con la luz. En la incertidumbre, saber generar certezas", escribe Ramón Guillermo Aveledo enlazando hechos recientes que dejan lecciones a quienes sepan entenderlas

Prospectos de Grandes Ligas: $183 millones para 418 adolescentes (varios venezolanos)

Ricardo Cabrera es el venezolano con mejor cotización, aunque no se ha develado el monto de su firma con los Rojos de Cincinnati. Le sigue Diego Benítez, con un bono de $2,5 millones por parte de los Bravos de Atlanta. Se le compara con Manny Machado por su estatura y poder. Se llevó el 48% del presupuesto del equipo para firmas, la apuesta está enfocada en él. Los prospectos y sus familias están más cerca de alcanzar sus sueños.