<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

El soundtrack electoral del chavismo: de las peores a las mejores canciones

No importa pertenecer a la resistencia, adorar a María Corina Machado o ver los programas de Jaime Baily por Internet. Menos haber votado infinidades de veces por Henrique Capriles, haber tragado gas en una marcha o recibido dolorosas dosis de "patria". Las canciones electorales del chavismo son buenas. Y se quedan en nuestra mentes y ponen a mover nuestros pies.

El soundtrack electoral del chavismo: de las peores a las mejores canciones

No es una cuestión ideológica o de apoyo políticos, es un tema de gustos. El chavismo no sabrá de democracia o pluralismo, pero sí conoce de cómo venderse como una marca. Seamos francos y hagamos un ejercicio mental: nombre en cinco segundos una canción del oficialismo en tiempo de campaña electoral. Ahora, haga lo mismo con una melodía en la oposición. El resultado es claro y antipático para muchos.
Las canciones del oficialismo durante las campañas electorales están perfectamente diseñadas para que se adhieran y calen en la mente de cada uno de nosotros. El ‘Chávez corazón del pueblo’ ya es parte de nuestros.

A continuación el Top 5 de la mejores canciones del chavismo en campaña

1) «Chavez corazón del pueblo», interpretada por Omar Enrique, Hany Kauam y Los Cadillacs. La canción forma parte de la última campaña presidencial del difunto Chávez, diseñada por el brasileño Joao Santana. Fue producida para la campaña presidencial del «Supremo Comandante» en el año 2012 y  hasta la fecha permanece invicta en el primer lugar de la lista de las mejores canciones del chavismo.

2) «Adelante Comandante», otra de las piezas musicales de la campaña presidencial de Hugo Chávez del 2012. La canción fue interpretada por el grupo español Ska-p. Al ritmo de  un pegajoso ska que pone a bailar a cualquiera.

3) «Mi comandante». La canción reza «Mi comandante… ¡Chávez!, mi presidente, ¡Yo quiero más! ¡Uh, ah Chávez no se va!» Una balada para los comicios presidenciales del año 2012.

4) «Uh, ah, Chávez no se va». Interpretada por el Grupo Madera en el año 2006 que en su letra expresaba que el pueblo estaba contento y por eso el Supremo Comandante no se iría del poder.

5) «Juntos todo es posible», la canción oficial de la campaña presidencial 2018 de Nicolás Maduro que se estrenó el 23 de abril al ritmo de un merenguetón. Interpretada por Omar Enrique, Omar Acedo, Cucho Flash y Los Cadillacs.

Las peores

Así como el chavismo ha «pegado» hits en los corazones y mentes de sus simpatizantes, también les presentamos las peores canciones de su playlist.
1) «Palo por ese culo», una changa merengue usada al principio de las campañas chavistas. Es una de las peores por ser tan ofensiva sin necesidad.

2) «El quinto levanta«, mejor conocido como el «Toque de Diana» en los cuarteles militares sonaba a las 5:00am en la mañana de los comicios electorales para despertar y hacer un llamado a los electores -adeptos o no- al oficialismo.

3) «Mi comandante se queda», interpretada por el grupo Lloviznando Cantos para los comicios presidenciales que se realizaron el 3 de diciembre del año 2006. Hugo Rafael Chavez Frías dio inicio a la campaña Miranda y expresó que sacarían 10 millones de votos «por el buche» para «reafirmar al comandante del amor».

4) «La Constituyente va», un tema compuesto por Chucho, ex-integrante de la agrupación «Los Tres», y quien posteriormente se retiró de la movida musical tras las quejas recibidas por el tema. Cyborg Vzla fue el cantante que interpretó la pieza en junio del 2017.

]]>

Cuatro divas emblemas del exilio y símbolos de libertad

Los ojos del mundo están sobre Cuba, escenario de inéditas y encendidas protestas ciudadanas. El momento es oportuno para recordar a dos de las luchadoras más emblemáticas del exilio cubano, Celia Cruz y Olga Guillot, dos cantantes que compartieron su arte con su activismo por ver libre a la isla. Otras dos mujeres en otras latitudes hicieron lo mismo: Melina Mercouri en la Grecia de la “Dictadura de los coroneles” y Miriam Makeba en la Suráfrica del apartheid. He aquí sus historias