<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

El TSJ contra los partidos: le llegó el turno a Bandera Roja y al chavista Compa

El Gobierno de Maduro no solo quiere una oposición a la medida: también "ajusta" a las organizaciones políticas de izquierda a sus deseos a través del Tribunal Supremo de Justicia. Bandera Roja y Compromiso País se suman a la lista de partidos intervenidos junto a Tupamaro, PPT, Copei, Acción Democrática, Voluntad Popular y Primero Justicia

El TSJ contra los partidos: le llegó el turno a Bandera Roja y al chavista Compa

El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela intervino este martes los partidos de izquierda Bandera Roja (BR) y Compromiso País (Compa), y les impuso sendas juntas directivas, igual que ya ocurrió la semana pasada con las formaciones Tupamaro y Patria Para Todos (PPT).

El Supremo informó en dos escuetos comunicados que habilitó a Pedro Celestino Veliz como presidente de BR y a Olga Alejandra Morey como coordinadora nacional de Compa para realizar postulaciones ante el Consejo Nacional Electoral (CNE) para las elecciones parlamentarias del próximo 6 de diciembre.

Un grupo de 27 partidos de oposición, entre ellos BR; anunciaron que no comparecerán al proceso electoral por considerarlo un «fraude».

El partido BR nació en los años 70 del siglo pasado y conformó una guerrilla. En la década de 1990 dio el salto a la política legal.

Por su parte, el pequeño partido Compa se ha unido a la coalición Alternativa Popular Revolucionaria (APR) impulsada por varios partidos tradicionalmente aliados del chavismo y que han roto con el oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) de cara a las elecciones legislativas.

Dicha coalición disidente de nueve partidos está encabezada por el Partido Comunista de Venezuela (PCV), Patria Para Todos (PPT) e Izquierda Unida (IU).

El grupo de partidos busca crear una «una alianza antiimperialista y verdaderamente socialista» y critican «la aplicación, por parte del Ejecutivo nacional, de una política de ajuste macroeconómico burgués», por la que habían mostrado su rechazo anteriormente.

Poco después de la conformación de esta coalición, el TSJ intervino el PPT y nombró una junta directiva ad hoc, encabezada por la diputada Ileana Medina, que debe adelantar «un proceso de reestructuración» de la organización.

Esta nueva directiva podrá «utilizar la tarjeta electoral, el logo, símbolo, emblemas, colores y cualquier otro concepto propio» del PPT, un partido que históricamente ha sido aliado del chavismo.

Días antes, el Supremo había emitido una medida similar contra el partido Tendencias Unificadas Para Alcanzar el Movimiento de Acción Revolucionaria Organizada (Tupamaro), un movimiento que ha estado siempre del lado del chavismo y que ha constituido la considerada primera línea de defensa de la revolución bolivariana.

El TSJ también intervino y nombró juntas ad hoc en los partidos opositores Copei, Acción Democrática, Voluntad Popular y Primero Justicia.

Las siglas y símbolos de estos partidos estarán en las papeletas electorales pero no bajo el liderazgo de sus líderes, sino de exmilitantes nombrados por el Supremo y considerados traidores que se han dejado sobornar por sus excompañeros.

Emilio Graterón, la persistencia de Voluntad Popular

Emilio Graterón, coordinador político nacional de Voluntad Popular, el partido de Leopoldo López, conversa con Omar Lugo en El Estímulo sobre las estrategias de la oposición en respuesta al evento electoral organizado por el chavismo para el 6 de diciembre. ¿Cómo funciona uno de los principales partidos políticos de oposición en la Venezuela actual? ¿Cuál es la estrategia más allá de la simple abstención electoral? ¿En qué consiste el pacto unitario que  impulsa Juan Guaidó y cómo lo reciben las principales organizaciones?