3 estrategias que todo comerciante en Venezuela debe seguir

Sin crédito para financiar el negocio, los comerciantes venezolanos deben ingeniárselas para mantener su negocio a flote. El economista Asdrúbal Oliveros brinda 3 claves para que poder operar en las condiciones venezolanas

3 estrategias que todo comerciante en Venezuela debe seguir

En Venezuela, el crédito no existe. Desde hace años la cartera de créditos de la banca se ha reducido a un tamaño insignificante como para influir en la economía venezolana. Así lo ha querido el Gobierno. Ante la hiperinflación, el encaje legal a la banca se ha convertido en la carta bajo la manga, a pesar que ello vaya en contra de la producción, la cual también continúa en picada.

Para tener una idea acerca de la contracción del crédito en Venezuela, Asdrúbal Oliveros en su cuenta de Instagram lo explica de forma didáctica: “En América Latina, el promedio de la cartera de crédito de la banca respecto al PIB es de 30%. En Venezuela no es ni 1%”. Esto implica que el crédito en Venezuela debería ser de 12 mil millones de dólares, y no llega ni a 400 millones de dólares.

Al menos el 60% de los depósitos en bolívares de la banca no pueda prestarse por el encaje y el 100% de los depositos en dólares tampoco se pueden prestar porque la legislación lo prohíbe.

“No solo no hay crédito a las empresas, sino que no hay crédito a los proveedores, ni tampoco crédito al consumo”.

¿Qué hacer frente a esta realidad? El economista y presidente de Ecoanalítica, Asdrúbal Oliveros, brinda tres opciones:

1. Recurrir al crédito comercial

El crédito comercial está volviendo a Venezuela y promedia alrededor de 30 días de crédito. Esto es posible porque se indexa al tipo de cambio. Sin embargo, Oliveros señala que hay que tener cuidado.

“Hay que tener presentes dos temas claves: en primer lugar el perfil de riesgo de la persona a la que le estoy otorgando el crédito comercial y en segundo lugar el control de cuentas por cobrar. Es un sin sentido tener dinero en la calle y no cobrarlo a tiempo”.

2. Optimizar el portafolio de productos y servicios

En un país con capital limitado es importante decidir qué comprar. “Tengo que decidir muy bien mi portafolio, tener productos de rápida rotación y que me permitan generar flujo de caja”, señala el economista.

3. Crear una estrategia comercial

Con un capital de trabajo limitado, hay que pensar bien donde colocar los productos para lograr una estrategia comercial que limite los riesgos, asegura Oliveros.