7 claves para entender el impuesto a las compras en dólares y criptos

Pagar en dólares o criptomonedas en Venezuela saldrá caro. La dolarización transaccional que en gran medida brindó un aire a una economía hiperinflacionaria como la venezolana es castigada por el Gobierno de Maduro. Al menos eso se deja entrever en la Reforma de la Ley Impuesto a las Grandes Transacciones Comerciales

7 claves para entender el impuesto a las compras en dólares y criptos

La Reforma a la Ley de Impuesto a las Grandes Transacciones Comerciales ya está aprobada. Ahora, la dinámica de las transacciones en dólares y criptomonedas en el país parece estar penalizada con un impuesto que discrimina a quienes pagan con bolívares o petros y a quienes lo hacen con divisas o criptos.

La nueva Ley ahora establece una serie de alícuotas que, según la propia exposición de motivos de la reforma presentada en la Asamblea Nacional, busca desestimular el uso de otra moneda distinta al bolívar. Esto, en un país inflacionario y con 65% de sus transacciones en divisas puede tener un impacto importante en las cuentas de las empresas y en el bolsillo de los venezolanos.

En El Estímulo te presentamos 7 claves para entender de qué se trata el nuevo impuesto a las transacciones en dólares y criptomonedas que aprobó el Gobierno de Maduro.

También puedes leer: Pagar en dólares saldrá caro: conoce el nuevo impuesto que trae Maduro

1. Hasta 8% de impuesto por transacciones financieras

La reforma de la Ley de Impuesto a las Grandes Transacciones Comerciales establece que los pagos en divisas o con criptoactivos distintos al petro que haga cualquier persona natural o jurídica, a través de la mediación de una institución financiera, deberán pagar un impuesto que puede comprender entre 2% y 8$. El porcentaje del impuesto queda a disposición del Ejecutivo Nacional.

En este caso, las personas que paguen con tarjetas de débitos asociadas a un cuenta en dólares o las empresas que paguen la nomina de sus empleados con una transferencia en dólares mediante cuentas en bancos venezolanos deberán cancelar el impuesto de forma automática. Además, lo mismo ocurre con los criptoactivos que se muevan a través de las plataformas registradas en la Sunacrip.

2. Hasta 20% de impuesto a compras en efectivo

Por otra parte, en el caso de que una persona natural o jurídica desee pagar con divisas en efectivo o criptomonedas sin utilizar una institución financiera avalada por el Gobierno de Maduro, entonces el impuesto podría ir desde 2% a 20% del valor de la transacción. Al igual que en el primer caso, la alícuota la decidirá el Ejecutivo Nacional, en este caso, Maduro.

Esta situación se establece para el pago en dólares en efectivo en cualquier establecimiento comercial, por ejemplo, al ir al supermercado y pagar la compra con divisas en efectivo o con pagos por una billetera digital de criptomonedas como Binance.

3. La alícuota quedó en 2,5%, por ahora

Mientras La Ley sale en Gaceta y hasta que el Ejecutivo Nacional se pronuncie al respecto, el impuesto a las transacciones en dólares queda con una alícuota de 2,5% para las transacciones en dólares en criptomonedas, sean realizadas por vía de intermediación de una institución financiera nacional o se realice en efectivo o por otras billeteras digitales.

Sin embargo, esta alícuota de 2,5% podría cambiar en el momento que el Ejecutivo así lo considere.

4. Sector Público exento del impuesto

La Ley no se aplica a todos. La Ley de Impuesto a las Grandes Transacciones Comerciales reconoce la existencia de actores que pueden tener transacciones que se consideran exentas por la naturaleza de su gestión, tales como los pagos que realiza el Estado y el Banco Central de Venezuela.

También están exentas las operaciones en las mesas de cambio, donde cada banco diariamente abre sistema y se intercambia la moneda nacional por una extranjera.

5. Una Ley antiproducción

Los especialistas señalan que esta Ley marca otro desincentivo a la producción empresarial en Venezuela, al establecer un nuevo impuesto que puede incluso acrecentar la estructura de costos. Incluso, esto llega en un momento en el que se extiende la exención del pago de impuestos para los productos importados.

6. El comerciante podría escabullirse de la Ley

El talón de Aquiles de la Ley se encuentra en la incapacidad del Gobierno de poder determinar a ciencia cierta cómo fue el pago en un establecimiento. A menos que se pague con una tarjeta de débito asociada a una cuenta en dólares de la banca nacional, el uso del efectivo podría pasarse como pago en bolívares sin mucho inconveniente.

“Generalmente cuando te dan una factura, así pagues en dólares, el valor de la factura se ve reflejado en bolívares a la tasa de cambio del día”, apunta el economista y profesor del Iesa, Aaron Olmos.

Con el tema de las criptomonedas es aún mucho más complicado: “La única manera que el gobierno de un país pueda imponerte una alícuota para el pago de impuestos es que ellos sepan y tengan el conocimiento técnico de quienes hacen, qué operaciones, en que medida y por cual vía”,

7. La banca entre las más afectadas

Para el economista Aaron Olmos, uno de los objetivos de la banca venezolana para este año es que tú puedas utilizar tu tarjeta de debito para pagar en dólares cuando tú vayas para la panadería y compres el pan, el queso y la leche para la cena.

Sin embargo, con esta nueva Ley se podría reducir el avance de este proceso debido a que parte de las personas que podrían tener estas cuentas en dólares no lo hagan porque no están dispuestos a pagar este dinero.

LEY DE REFORMA PARCIAL DE L… by Ariana Briceno