Argentina, Brasil y Venezuela ayudan a Ford a perder $975 millones

Los beneficios netos de la multinacional estadounidense Ford cayeron en el tercer trimestre del año un 34 % en comparación con el mismo periodo de 2013, para situarse en $835 millones. En América del Sur la firma perdió $170 millones, informó  hoy la compañía, que achacó la reducción a los costos del lanzamiento de nuevos vehículos y a un ambiente económico desfavorable.

Argentina, Brasil y Venezuela ayudan a Ford a perder $975 millones

Pero los ingresos del fabricante de automóviles también se redujeron durante el periodo al pasar de $35.800 millones de julio a septiembre de 2013,  a 34.900 millones de dólares, reportó la Agencia EFE.
Según el informe trimestral, Ford está trabajando para lidiar con los efectos de un crecimiento más lento del Producto Interno Bruto, volúmenes decrecientes en sus mercados más grandes, monedas más débiles y alzas de la inflación, así como incertidumbre política en algunos países.

 Sus operaciones en Sur América reportaron una pérdida antes de  impuestos de $170 millones en el tercer trimestre, una reducción en el resultado de $330 millones  respecto al año precedente, cuando ganó $160 millones. El declive es explicado preliminarmente por  un menor volumen y los efectos cambiarios adversos en los balances.
  En Venezuela, Ford opera su planta ensambladora desde 1962 en la zona industrial de la ciudad de Valencia, donde emplea a unas 2.472 personas. Allí monta sus modelos Ford Explorer, Ford Fiesta, Ford F-250, Ford F-350 y Ford Cargo. Pero trabaja muy por debajo de su capacidad  instalada, al igual que el resto de las automotrices afincadas en este país, donde toda la industria manufacturera atraviesa una severa crisis.
En el acumulado de los  nueve meses del año, la pérdida es de $975 millones en la región, contra una ganancia de $93 millones en igual período 2013.
En  el tercer trimestre, el volumen de ventas y los ingresos cayeron 21% y 17% respectivamente. El menor volumen es explicado preliminarmente  por una reducción de 700.000 unidades en su producción ajustada de 5,7 millones de unidades del año pasado.
“Esto refleja el impacto del debilitamiento económico en Brasil, restricciones a las importaciones en Argentina y una más baja producción en Venezuela como resultado de la limitada disponibilidad de dólares”.
La compañía redujo su participación de mercado en 0,4% hasta 8,8% en la región.
Para todo el año, Ford continúa previendo que sus operaciones en Sur América incurran en una pérdida cercana a $1.000 millones, según el informe.

En los nueve primeros meses de 2014, el beneficio neto de Ford se situó en 3.135 millones de dólares, un 23,8 % menos que hace un año. En el mismo periodo, los ingresos fueron 108.200 millones de dólares, lo que supuso una caída del 1 %.
Ford también dijo que en el tercer trimestre de 2014 incurrió en unos gastos especiales de 160 millones de dólares, en su mayoría fruto de la reestructuración de sus operaciones en Europa.
Por regiones, sólo Norteamérica y Asia-Pacífico reportaron beneficios.
En Norteamérica, Ford ganó 1.410 millones de dólares antes de impuestos, un 38,5 % menos que hace un año. La empresa dijo que el volumen de ventas e ingresos cayeron un 8 % y 6 %, respectivamente.
“La reducción del volumen se explica principalmente por los efectos de lanzamiento de productos, incluidas cinco semanas de parón en el trimestre en la Plan de Camionetas Dearborn para el lanzamiento de F-150”, dijo la empresa en un comunicado.
La camioneta “pickup” F-150 es el modelo más importante de Ford. Durante casi las últimas cuatro décadas, F-150 ha sido el vehículo de más ventas en Estados Unidos.
La nueva generación de la camioneta, que empezará a comercializarse en las próximas semanas, hace un gran uso del aluminio para reducir el peso del vehículo y el consumo de combustible. Pero la incorporación de aluminio ha provocado problemas de producción para Ford.
En Asia-Pacífico Ford ganó 44 millones de dólares, un 62 % menos que en 2013.
En Europa, Ford perdió 439 millones de dólares, 257 millones más que hace un año, por problemas de ventas y producción en Rusia y “otros factores”. Ford dijo que este año prevé perder en Europa 1.200 millones de dólares.
En Suramérica, Ford perdió 170 millones de dólares, tras ganar 160 millones hace un año.
Ford dijo que está trabajando “para gestionar los efectos de la ralentización del crecimiento del producto interior bruto, la reducción de los volúmenes industriales en sus principales mercados, la debilidad de las divisas y elevada inflación, así como incertidumbres políticas en algunos países”.
Finalmente, en Oriente Medio y África, Ford perdió 15 millones de dólares, 10 menos que hace un año.]]>