<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Primer buque iraní arribó a Venezuela, ¿se resolverá la escasez de gasolina?

Con una demanda nacional, que se ubica en torno a 50 mil barriles de gasolina diarios, los 1,5 millones de barriles que vienen de irán alcanzarían para 30 días de abastecimiento nacional

Finalmente, tras días de polémica por el traslado a Venezuela de cinco tanqueros cargados de combustible, el primer buque iraní atracó hoy en el puerto de la Refinería El Palito, en el estado Carabobo.

A través de un mensaje publicado en su cuenta de twitter, el ministro de Petróleo, Tareck El Aissami anunció la llegada del tanquero Fortune a Venezuela. El ministro mostró las imágenes que muestran al buque iraní en la refinería venezolana.

La llegada de este buque se genera en medio de una escasez de gasolina sin precedentes en el país petrolero. Esta escasez ha paralizado a Venezuela, en medio de la cuarentena por la pandemia del covid-19.

5 buques traen la producción de gasolina que un día tuvo Venezuela

La llegada del primer buque iraní a Venezuela representa una victoria para el Gobierno de Maduro. Las amenazas de Trump sobre la llegada de los buques parecen haber quedado en solo eso.

La flota de navieros iraníes está conformada por los buques Fortune, Forest, Petunia, Faxon y Clavel. Entre los cinco, transportan 1,5 millones de barriles de gasolina, una cifra similar al combustible que producía Venezuela en tan solo un día (1,3 millones de barriles).

Sin embargo, la caída de la producción petrolera y la paralización de las refinerías en el país llevó a Venezuela a importar gasolina para abastecer la demanda nacional, lo cual no fue sostenible por mucho tiempo.

Con una industria petrolera en números rojos, aunado a sanciones de EEUU que prohíben la venta de combustible a Venezuela, la llegada de la escasez era solo cuestión de tiempo.

¿Se resolverá la escasez de gasolina?

Los analistas señalan que la entrada de los buques de gasolina al país resolverán la escasez, aunque solo de forma momentánea.

Con una demanda nacional, que se ubica en torno a 50 mil barriles de gasolina diarios, los 1,5 millones de barriles que vienen de Irán alcanzarían para 30 días de abastecimiento nacional. Además, según la AP, Venezuela está pagando cerca de 45,5 millones de dólares por esta carga.

Con una economía paralizada y con una industria petrolera que trabaja a pérdida, el pago por combustible sale del oro guardado en la bóveda del Banco Central de Venezuela. Para los analistas, esto es matemáticamente insostenible.

Sin embargo, si el Gobierno de Maduro deja de regalar la gasolina en el país y los precios se internacionalizan, el pago por el combustible importado podría ser cubierto con la venta del mismo.

Otra opción que, según la agencia Bloomberg, está sobre la mesa del ministerio de Petróleo es la privatización de la importación de gasolina. De concretarse, empresas privadas podrían traer gasolina y así sortear las sanciones de EEUU.

De esto ocurrir, el precio de la gasolina se pagaría a precios internacionales. En este momento el litro de gasolina en el mundo se paga en cerca de $1, por debajo de lo que los venezolanos están pagando en el mercado negro (entre $2 y $5 por litro).

Mientras todas las opciones se evalúan, la asociación de Irán y Venezuela continúa. Ambos países, sancionados por Estados Unidos, buscan reactivar las refinerías venezolanos, paralizadas por falta de mantenimiento e inversión.