Avelina crea programa nutricional "Mi avena" para niños en escuelas

Con el objeto de ofrecer herramientas que apoyen el alcance de un adecuado nivel nutricional en niños de educación primaria, la Industria Procesadora de Cereales (Inproceca) diseñó el programa “Mi Avena”, con el apoyo y asesoría de la Fundación Bengoa.

La empresa Inproceca, que elabora la marca de avenas Avelina, asumió el compromiso de garantizar a los niños de las escuelas primarias públicas una comida cuya base sea la avena.

“Mi Avena es un programa con el que esperamos poder lograr una importante contribución en el componente nutricional de los niños, lo cual es fundamental para ayudarlos en sus procesos de desarrollo físico y cognitivo. Estamos convencidos de la importancia de invertir nuestro esfuerzo en los más pequeños y ayudar en la consolidación de generaciones de relevo saludables”, indicó Mauro Libi Crestani, presidente de Inproceca.

El plan piloto de “Mi Avena” se está aplicando en 13 escuelas públicas estadales del Municipio Zamora (Guarenas-Guatire) adscritas a la Gobernación del estado Miranda que cuenten con comedor escolar y con madres procesadoras. Incluye la formación de los involucrados en temas nutricionales, además de la realización de jornadas de despistaje de trastornos nutricionales en los niños, y la dotación de la avena como parte fundamental de la dieta diaria, gracias a su contenido proteico y de hidrato de carbono.

“Hasta la fecha hemos dictado talleres con 95 participantes, entre docentes y madres procesadoras, quienes además reciben la dotación para la preparación del alimento. Nuestro propósito, sin embargo, es continuar ampliando el alcance de este programa con miras a beneficiar al mayor número posible de niños”, agregó Libi.

Según explicó el vocero de la organización, uno de los criterios que privaron para la escogencia de las escuelas para este plan piloto es el alto porcentaje de ausentismo entre los escolares, el cual alcanza 40% y se asocia presuntamente a la dificultad que tienen en los hogares para darles el alimento adecuado y enviarles meriendas al colegio.

Hasta el momento se han realizado evaluaciones nutricionales a 702 niños, incluyendo 47 pequeños que están en la Colmena de la Vida, un refugio de atención integral para niños de la calle que también se ubica es esta zona del estado Miranda y que, dada su reconocida y positiva labor, será incorporada al proyecto.

Gracias a la asesoría de la Fundación Bengoa, el programa “Mi Avena” elaboró una guía nutricional que sirve de base para la formación de las madres procesadoras que muestra, de forma amigable, información nutricional y una guía para elaborar comidas balanceadas y completas y, al mismo tiempo, se incluye recetas fáciles de meriendas elaboradas con avena. Esta guía forma parte del material que se distribuye en las escuelas para el uso de docentes y representantes.