<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Baja producción y falta de divisas disparan precios de vegetales

En diciembre, el tomate, la cebolla y el pimentón, alcanzaron precios que en algunos casos rozaron los Bs 2.000 el kilo. Sin embargo, comenzado 2016 se observa una disminución de 50%, de acuerdo con comerciantes del Mercado de Quinta Crespo y sus adyacencias.

Baja producción y falta de divisas disparan precios de vegetales

El director general de la Confederación de Asociaciones de Producciones Agropecuarios (Fedeagro), Gerson Pavón, indicó que el repunte de diciembre se explica en la falta de producción, principalmente en Los Andes, y de divisas para la importación de semillas.

La baja de enero se debe a que en los dos primeros meses del año aumenta la producción en Altagracia de Orituco, estado Guárico y que por la cercanía a la capital, se reducen los costos, dijo Pavón.

En el Mercado de Quinta Crespo de Caracas la hortaliza más cara en diciembre era el pimentón, que llegó a costar hasta Bs 2.000. La cebolla alcanzó los Bs 1.800. Ahora, el pimentón cuesta en promedio Bs 1.400 y la cebolla, Bs 1.200.

“Las hortalizas no tienen fecha de producción como ocurre con el maíz o el arroz. Se siembran todo el año y por eso requerimos semillas y químicos todo el tiempo, pero como el gobierno asumió las importaciones y no hay dólares, no nos llegan los recursos que necesitamos y que nos tiene que dar Agropatria”, explicó Pavón.

El tomate y la zanahoria tienen precios más bajos. El primero se ubica aproximadamente en Bs 700 el kilo en el mercado, mientras que en las afueras se venden a Bs 500. La zanahoria cuesta Bs 300  en la mayoría de los puestos. Otros vegetales como calabacín, ají y berenjena, no cuestan más de Bs 500.

En los supermercados Plaza y Excelsior Gama el tomate tiene precio de entre Bs 550 y 700; el pimentón, al menos Bs 900 y la cebolla se ubica en Bs 1.300.

Pavón señaló que el alto precio se debe además a que los productores tienen que conseguir la semilla en el mercado negro, lo que encarece el producto al consumidor final. “Por eso es que tienen que pagar tanto, y eso cuando se consigue, porque nosotros en Los Andes también sufrimos la escasez desde hace más de seis meses”, dijo.