Banco Popular cambia a su presidente tras fuerte caída en la bolsa

Banco Popular cambia a su presidente tras fuerte caída en la bolsa

El Banco Popular, séptima entidad bancaria española por capitalización bursátil, anunció este jueves la marcha de su presidente, Ángel Ron, provocando una subida de sus acciones tras el fuerte descenso de las últimas semanas.

“Se ha convocado para esta mañana una reunión extraordinaria del consejo de administración con un único punto en el orden del día, relativo a la apertura del proceso de sucesión del presidente, Ángel Ron Güimil”, anunció el Popular en un comunicado.

El sucesor será Emilio Saracho, de 61 años hasta ahora vicepresidente de JP Morgan Chase, al término de un proceso que concluirá “en el primer trimestre de 2017”, precisa el banco.

A las 12:52 (11:52 GMT), la acción del Banco Popular subía 8,95%, a 90 céntimos, tras haber rozado el 10% poco después de la apertura de la Bolsa de Madrid.

La incertidumbre planeaba desde hace varias semanas sobre el futuro de Ángel Ron, en el cargo desde el año 2006, tras publicarse en la prensa que una parte del consejo de administración pedía su renuncia.

Desde principios de año, el Banco Popular está bajo presión de los mercados financieros y los fondos especulativos y su acción, que valía 2,73 euros al inicio de 2016, ha perdido casi un 70% de su valor. Desde principios de octubre, la caída se aceleró y perdió 17%.

El desplome se explica por dudas de los inversores en cuanto a la capacidad del Popular de cumplir el compromiso de deshacerse, de aquí al año 2018, de 15.000 millones de euros de activos inmobiliarios tóxicos acumulados durante la crisis iniciada a finales de 2008.

El cambio de Ron se produce después de muchos rumores, que apuntaban al descontento de algunos consejeros, como la familia mexicana Del Valle o la consejera independiente Reyes Calderón, con la gestión de Ron, y con la pérdida de valor en Bolsa de la entidad, entre otras razones.

El Banco Popular, históricamente una de las entidades más rentables y eficientes de España, con una gestión caracterizada por la prudencia, cambió de estrategia cuando Ros asumió definitivamente las riendas del banco en 2006.

Al año siguiente, poco antes del estallido de las hipotecas “subprime”, el Popular dio el salto a Estados Unidos con la compra de Totalbank en Florida y en plena crisis económica se atrevió a absorber en España al Banco Pastor, sin necesidad de ayudas públicas.

En una entrevista con Efe, Ángel Ron, desveló que Banco Popular pretendía sentar las bases para que 30% de su beneficio procediera del exterior en 2018.

Con ese objetivo el grupo optó por dar el salto a Latinoamérica y empezó por México con la compra del Bx+, lo que llevó aparejada una ampliación de capital para hacer asumible la adquisición.

Esa operación incluyó una alianza con la familia del magnate Antonio del Valle y otros empresarios de ese país, que se convirtieron en uno de los principales accionistas del banco español.

Pese a la recuperación económica de España, los bajos tipos de interés y la fuerte exposición al ladrillo lastraron las cuentas del Popular, que sopesó la posibilidad de fusionarse con otros bancos, aunque las negociaciones no fructificaron.

Para fortalecer su balance, el banco planteó una macroampliación de capital de 2.500 millones de euros, lo que le ha hecho perder más del 65 % de su valor en bolsa en lo que va de año, y planteó un recorte del 20% de su plantilla en España.

Con información de AFP y Efe