Banctrust calcula que la cesta venezolana cerrará 2015 en $49-$54 el barril

El banco revisó a la baja sus proyecciones iniciales para la cesta venezolana, la cual valoraba en $55-$60 el barril, y concluyó que cerrarían el año entre $49 y $54 por barril, con un pequeño incremento en el último trimestre.

Banctrust calcula que la cesta venezolana cerrará 2015 en $49-$54 el barril

El motivo, expone Banctrust en su último informe, recae en el cambio de estrategia de mercado a mediano plazo que podría implicar la situación macroeconómica de Arabia Saudita, y las señales de caída en la producción de shale oil de Estados Unidos.

Esto último, considera el banco, debe ser analizado con cautela, debido a que los productores norteamericanos de esquisto han conseguido rápidamente la forma de reducir costos y aumentar la producción de los pozos de mayor rendimiento. En pocas palabras, no hay que dejarse despistar por la caída en el número de taladros activos.

A esta situación se une el hecho de que la apreciación del dólar hace que los contratos de crudo sean más costosos, y el aumento de la producción de crudo iraní para 2016 en un mercado ya sobreabastecido.

Con estas nuevas proyecciones de precios, tomando en cuanta la banda inferior, el déficit de caja de Pdvsa cerraría el año en $23 mil millones en comparación con 2014, por lo que las necesidades financieras alcanzarían los $5,3 mil millones en lo que queda de 2015.

En el escenario más optimista, con un barril en $54, el hueco en las cuentas de Pdvsa se reduciría $20,1 mil millones y las necesidades de financiamiento serían más bajas, contando los acuerdos ya cerrados por el gobierno para obtener ingresos adicionales. En esta situación, los gastos podrían ser cubiertos a través de las reservas internacionales sin afectar las proyecciones sobre las importaciones.

-China al rescate-

La firma también destaca el papel de China como financista de la crisis venezolana. El banco ve al gigante asiático “dispuesto a no permitir que Venezuela caiga fácilmente, ya que Beijing parece estar enfocado en un criterio de largo plazo cuando se trata de observar las reservas de petróleo más grandes del mundo”.

Tomando en cuenta los precios actuales, la lógica dice que Pdvsa tiene que aumentar los envíos a China para compensar las obligaciones del Fondo Chino-Venezolano. Sin embargo, hay que considerar la flexibilidad que el país asiático ha mostrado después de eliminar la cuota mínima por sección del fondo.

La última reforma a las condiciones del esquema de financiamiento elevó de $4 mil millones a $5 mil millones el aporte asiático en los desembolsos de los Tramos B y C. Además, permitió un aumento en el plazo de pago a 5 años.

Si se toman en cuenta las proyecciones en los precios del crudo local, Pdvsa tendría que enviar alrededor de 52.000 barriles diarios por los próximos cinco años para compensar la renovación del último préstamo de $5 mil millones. Para la firma, esta cantidad es manejable y permite incrementar los envíos a mercados “más líquidos”, es decir, clientes que paguen en efectivo.

El banco opina que Venezuela continuará pidiendo prestado a China por “cuestión de necesidad”. Lo más probable, pese a la desaceleración económica china, es que el país pueda recibir otro préstamo de $5 a $7 mil millones en el último trimestre de 2015 o el primer semestre de 2016, dependiendo de “que tan inteligentes” sean los negociadores por el lado de Caracas.