<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Buques con combustible se dirigen a Zulia y Puerto La Cruz

La escasez generalizada de gasolina en Venezuela ha colocado al estado Zulia entre los más afectados por las fallas en el suministro de combustible, a pesar que este fue el estado emblema del país petrolero

Buques con combustible se dirigen a Zulia y Puerto La Cruz

Desde la Refinería de Amuay dos buques petroleros, que pertenecen a la flota de Pdvsa, salieron rumbo a dos puertos venezolanos, según reporta marinetraffic.com.

El buque petrolero Morning Sun es uno de ellos. Salió el domingo 20 septiembre desde Amuay con dirección a Cabimas. Según el reporte de la página, este tanquero «es un petrolero que fue construido en 1996 (hace 24 años ) y navega bajo la bandera de Panamá . Su capacidad de carga es de 98.743 t DWT y su calado actual es de 9,4 metros».

Otro de los buques que salió de la Refinería de Amuay fue el tanquero con bandera venezolana Genoveva. Este es un buque más pequeño que el Morning Sun, con una capacidad de carga de 4.990 t DWT y su calado actual es de 4 metros.

El Genoveva va en curso hacia Puerto La Cruz, por lo que podría repartir combustible al oriente del país.

Buque Lizzie con rumbo a Puerto La Cruz

¿Un buque para Zulia?

La escasez generalizada de gasolina en Venezuela ha colocado al estado Zulia entre los más afectados por las fallas en el suministro de combustible, a pesar que este es el estado emblema del país petrolero.

La llegada del buque Morning Sun podría llevar combustible a un estado en el que la gasolina que se consume en este momento proviene principalmente del contrabando con la frontera colombiana. Incluso, el mismo gobernador del estado Zulia aprobó la venta de gasolina por encima del precio ya dolarizado.

Buque Morning Sun rumbo a puerto de Cabimas

Hace ya una semana, en una rueda de prensa, el gobernador chavista, Omar Prieto, autorizó que los dueños de las estaciones de servicio que venden combustible en dólares, pudieran importar combustible y venderlo por encima de $0,50.

Desde el puerto de Cabimas pueden recibir gasolina otros estados además de Zulia. Gandolas de Pdvsa también pueden surtirse desde allí para transportar combustible a estados cercanos como Trujillo o Mérida.

¿Por qué los buques salen desde Amuay?

Las refinerías en Venezuela dejaron de producir combustible desde hace años. Sin embargo, en los últimos meses el gobierno de Maduro ha intentado reactivar, con poco éxito, la producción de combustible en el país, tras el corte en el suministro por parte de otras naciones que no quieren enfrentarse a ser sancionados por EEUU.

La refinería de Amuay es una de los plantas que se han intentado reactivar, aunque el sindicalista petrolero Iván Freites señala que todas las refinerías están paralizadas y que posiblemente la refinería de Cardón sea la que tiene más oportunidades de arrancar.

A pesar de esto, la salida de buques venezolanos desde Amuay hasta otros puertos del país abre la incógnita sobre la procedencia del combustible. A juicio de Freites mucho combustible se está importando.

Nacional o importado, lo cierto es que las colas para abastecerse de combustible continúan en Venezuela y que los movimientos internos de los buques responden a un reparto, aún insuficiente, de combustible durante esta semana de flexibilización.

Mientras tanto

Los buques con gasolina que vienen desde Irán siguen avanzando. Los buques Forest, Faxon y Fortune zarparon con 820.000 barriles apagaron sus localizadores. No pasaron el Canal de Suez, por donde tendrían una ruta más corta para llegar a Venezuela. Aunque la administración del canal recibió comunicación de que los barcos navegarían a principios de septiembre, esto nunca sucedió.

Finalmente, y como lo habían ya advertido algunos analistas, las embarcaciones decidieron bordear África en una ruta mucho más larga para llegar a un país con sed de combustible. Completar esta ruta larga toma al menos un mes más, según la trayectoria y el tamaño de las embarcaciones.

Se estima que en los próximos 15 días, los buques iraníes puedan entrar a aguas venezolanas.