<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Canasta de monedas fracasará mientras exista control de cambio

El gobierno de Nicolás Maduro pone en la mesa una nueva estrategia para paliar las sanciones de EEUU: Una canasta de monedas integrada por yuanes, rupias, rublos y euros como medio de pago para dejar por fuera el dólar. Sin embargo, analistas consultados sostienen que mientras no haya disponibilidad de divisas y se mantenga el control de cambio, cualquier mecanismo cambiario fracasará.

Canasta de monedas fracasará mientras exista control de cambio

Durante un alocución dada en la Asamblea Macional Constituyente (ANC), el mandatario entregó ocho proyectos de ley en materia económica con las cual espera superar lo que ha llamado la «guerra económica» y los embates de las sanciones financieras impuestas por la administración de Donald Trump.
Entre ellas, dijo que el gobierno creará un sistema de pago basado “en una canasta de monedas para liberarnos de la opresión del dólar. Monedas de libre convertibilidad para pagar y cobrar, como el yuan, el rublo”.
Pocos países han ejecutado en su política económica la canasta de monedas. Argentina intentó establecerla en el año 2001, a través de su famosa Ley de Convertibilidad, con una canasta integrada por el dólar y el euro. Mientras que la canasta china, además del yuan, está compuesto por el yen, el dolar, el euro y el won surcoreano.  
Zimbabue – por su parte – implementó en 2009 una canasta para reemplazar a su moneda local, tras los altos niveles de inflación que alcanzaron hasta los 14.000.000%. El dólar norteamericano formó parte del grupo de monedas que podrían transarse libremente en ese país.
Para el economista y profesor del IESA (Instituto de Estudios Superiores de Administración), Richard Obuchi, la política de control de cambio impuesta desde el año 2003 por el chavismo, impide que se resuelvan las distorsiones cambiarias caracterizadas por la baja en la disponibilidad de divisas a la tasa preferencia de 10 bolívares por dólar y un alto precio en el mercado paralelo.
«Es difícil de entender de qué se trata la medida. hay que recordar que en Venezuela no existe la libre convertibilidad de las divisas e independientemente de la moneda que sea, todas las transacciones legales son controladas por el gobierno. Con cuál moneda se va a pagar resulta irrelevante, porque el tipo de cambio con que siempre se cotizará será el dólar», explicó Obuchi.
Desde el año 2003, la economía venezolana ha navegado en medio del control de cambio con nueves esquemas cambiarios, los cuales no han evitado las presiones cambiarias en el paralelo, no ha aumentado la oferta de divisas y por ende han caído las importaciones, lo que ha generado escasez generalizada desde hace ya tres años, aproximadamente.
En cuanto a que las casas de cambio en el país deberán operar a través de las monedas que integrarán la canasta propuesta por Maduro, el también director de la firma de análisis ODH Consultores, señala que «es mucho lo que no se dice, y poco lo que aclara», ya que estas empresas seguirán afectadas por los problemas de disponibilidad de divisas.
A juicio del economista y diputado de la Asamblea Nacional, José Guerra, implementar una canasta de monedas para dejar fuera al dólar «es un sinsentido», aparte de lo complicado que resulta calcular la cotización de tres monedas distintas con referencia a una que es el dólar.
Indicó que para que el país pueda contar con yuanes y rupias, se debe exportar productos a China e India para recibir los pagos en esas monedas.
Señaló además que para que funcione una casa de cambio con esa canasta de monedas, igual debe contar con una buena disponibilidad de  divisas «y ni siquiera el Dicom está proveyendo los dólares necesarios».
Explicó Guerra el parlamentario que las casas de cambio por definición, compra y venden divisas al detal, por lo que entran en la duda sobre a cuál tasa de cambio se transarán esas monedas con el bolívar, ya que «necesariamente esta monedas de la canasta transan con el dólar o por el euro. Además, para las personas que compren las rupias y los yuanes, adónde se las van a aceptar, no en América tampoco en Europa, el yuan no es una moneda universalmente aceptada».
Para el economista Ramiro Molina, la propuesta del gobierno «tiene sentido ante un escalamiento de sanciones por parte de Estados Unidos. El gobierno está usando otros vehículos de pago, si está importando de India puede utilizar su moneda para ejecutar su plan de canasta de monedas, ya lo ha hecho con China».
Aunque resalta que falta por conocer cómo será el funcionamiento de esta canasta de monedas en Venezuela, reitera que la medida «no es una locura, si se está expuesto a más sanciones y se prevé incursionar más en otros mercados».
Recordó – no obstante – que las reservas internacionales del Banco Central de Venezuela (BCV) no se han diversificado como para ampliar la oferta de divisas en otras monedas.
En el año 2014 se modificó la Ley que rige al BCV para incluir otras monedas distintas al dólar en las reservas.
«Hay que esperar qué trae el mecanismo, cómo podrán operar las casas de cambio en todo el país, con cuál oferta o disponibilidad de esas divisas se cuenta, porque casi todas las reservas internacionales se encuentran en oro monetario», dijo Molina.
De acuerdo a las cotizaciones con respecto a la convertibilidad de las monedas que integrarán la canasta propuesta por el gobierno, el BCV informa que para el siete de septiembre, el euro se cotizó en 12 bolívares por dólar a tasa Dipro (10 Bs/$), lo que significa 1,2 euros por dólar.
Mientras que la moneda china, yuan, se cotizó en 1,50 bolívares, es decir, 6,4 yuanes por dólar. La rupia no forma parte de la tabla de cotizaciones mostrada por el BCV en su página web.]]>